La 'pop-praganda' de Roy Lichtenstein

Vista general de la exposición sobre Roy Lichtenstein. /Diego Pérez Cabeza (Efe)
Vista general de la exposición sobre Roy Lichtenstein. / Diego Pérez Cabeza (Efe)

Se exhiben por primera vez en España los 'carteles con causa' que el genio del 'pop art' realizó a lo largo de cuatro décadas

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Además de uno de los indiscutibles maestros del arte pop, Roy Lichtenstein (Nueva York, 1923-1997) fue un mago de la autopropagada. Un genio 'pop-pragandístico' y del 'pópster', si se perdona el juego de palabras, que a lo largo de su fructífera vida creativa publicitó sus exposiciones con sus propios carteles. También realizó por encargo afiches para causas políticas, sociales y medioambientales, para eventos culturales y deportivos, y alguna campaña publicitaria. Impresos en 'offset', cotizan al alza y por primera vez se exhiben en España gracias a Fundación Canal.

'Roy Lichtenstein. Posters' se titula la muestra, abierta hasta el próximo enero y que reúne 76 carteles realizados entre 1966 y 1997 por el artista que derribó el muro que separaba el grafismo del arte. Es una aproximación «novedosa» a la obra del creador neoyorquino y «desvela las distintas motivaciones que le llevaron a producir sus famosos carteles». Lo dice el comisario de la exposición, el alemán Jürgen Döring, responsable de la sección gráfica del Museum für Kunst und Gewerbe (MK&G) de Hamburgo, propietario de la colección que se expone por primera vez en España.

«Lichtenstein tardó mucho en hallar su estilo y en desarrollar su lenguaje plástico, que es único, reconocible y que hoy mantiene toda su frescura», afirma el comisario sobre un modo de entender el arte inspirado en la sociedad de consumo, la vida cotidiana y la cultura de masas. Lichtenstein bebe del cómic, la publicidad, el cine y las revistas populares y destila su estilo -«irónico y crítico», según él- en unos pósters agrupados en función de la finalidad para que fueron diseñados y en una selección que combina los carteles más reconocidos con otros desconocidos por el gran público.

Con el inconfundible marchamo de sus lienzos, estampas y escultura realizadas siempre con colores primarios, elaboró unos carteles que se pegaron a las vallas callejeras que se reproducen en la muestra. Desperdigados por las paredes y muros de ciudades como Nueva York o París «hacían innecesario acudir a los museos o galerías para disfrutar de las creaciones de Lichtenstein», ironiza el comisario.

Herramientas publicitarias

En ningún caso hay referencias ciertas sobre la tirada de unos carteles «que no se concibieron como obras de arte» y que cumplieron su función como herramientas publicitarias para galerías, museos e iniciativas muy diversas. «Hoy se los disputan los coleccionistas y de acuerdo a la rareza del cartel, pueden llegar a costar de 300 a 30.000 euros», explica el comisario, que incluye en su selección algunos rubricado por el artista.

Los casi ochenta carteles de la muestra se han repartido en seis secciones temáticas, según la finalidad para la que fueron diseñados. Permiten ver «cómo Lichtenstein crea, altera o repite los motivos principales de los carteles atendiendo a las diferentes circunstancias del encargo».

Destacan los carteles para diversas causas políticas y sociales, a las que dedicó cada vez más tiempo cuando era ya un gigante del arte de la segunda mitad del siglo XX. Pósters para demócratas como Bill Clinton y Dukakis, para campañas contra el racismo y la segregación, en favor de la libertad y contra el hambre, para salvaguardar los océanos y el medio ambiente, ademas de homenajes a Tintín y otros grandes iconos del cómic.

La muestra se abre con 'Carteles para exposiciones en museos', una decena de pósters diseñados para museos tan importantes como el Guggenheim de Nueva York, el Moderna Museet de Estocolmo o la Tate Gallery de Londres. Continúa con los que promocionaron sus obras en legendarias galerías de arte, como la Beyeler de Basilea o la Ace Gallery de Los Ángeles. Pero si hubo una galería clave para Lichtenstein fue la de su representante Leo Castelli, al extremo de que los carteles realizados para el también marchante de Andy Warhol merecen una sección propia y son los más apreciados por los coleccionistas.

Lichtenstein otorgó enorme importancia al diseño gráfico y trabajó durante años en el mundo editorial, como testimonia 'Carteles creados por museos con consentimiento del artista'. Autorizó a editar sus afiches a museos o instituciones como The Smithsonian de Washington o el MoMA de Nueva York, y colaboró incorporando su obras en la composición de los carteles que estos museos le dedicaban.

Se cierra la muestra con 'Carteles para acontecimientos culturales', los que elaboró para publicitar eventos y celebraciones de todo tipo, algunos relacionados con el mundo de la cultura y el espectáculo o acontecimientos deportivos, como los Juegos Olímpicos de Los Ángeles.

Ficha

Qué
'Roy Lichtenstein. Posters'.
Dónde
Fundación Canal. Canasl de Isabel II. Mateo Inurria 2. www.fundacioncanal.com
Cuándo
del 4 de octubre de 2018 al 5 de enero de 2019
Cuánto
Entrada gratuita

     

 

Fotos

Vídeos