Cuadros de Picasso y Matisse para financiar un museo de exiliados por el nazismo

Un grabado realizado por Picasso en 1904, entre las piezas estrella de la subasta./GRISEBACH
Un grabado realizado por Picasso en 1904, entre las piezas estrella de la subasta. / GRISEBACH

Un coleccionista alemán venderá parte de su colección de más de 300 piezas para recordar a las miles de personas que se vieron obligadas a huir de su país por culpa de los nazis

EUROPA PRESSBerlín

El coleccionista alemán Bernd Schultz subastará parte de su colección, en la que se incluyen obras de Picasso o Matisse, para ayudar a financiar el futuro mueso de Berlín en el que se recordará a las miles de personas que se vieron obligadas a huir al extranjero por culpa de los nazis.

Nacido en la capital alemana, Schultz comenzó a coleccionar arte con ayuda de su padre y fue así como adquirió un retrato de Thomas Mann. En los 60 años transcurridos desde entonces, consiguió una colección única de obras sobre papel, entre las que encuentran trabajos de Rembrandt y Watteau, Kokoschka y Picasso, Baselitz y Bruce Nauman.

El coleccionista de 76 años venderá este jueves y viernes gran parte de esas obras, a las que él llama sus «hijos», en una subasta para poder sacar adelante los planes de levantar el museo.

«Crearemos un museo del exilio en el que recordaremos la historia de las 500.000 personas que nuestro país expulsó del ámbito cultural de la zona de habla germana durante la era nazi», ha declarado Schultz a la agencia alemana Dpa. «Analizar todo lo que pasó es algo absolutamente necesario para poder aceptar nuestra Historia. También debería servir de señal contra todas las formas de expulsión, especialmente hoy en día», asegura.

Como fundador de la renombrada casa de subastas berlinesa Villa Grisebach, Schultz ha conocido a innumerables emigrantes de Alemania durante sus viajes por todo el mundo. «Me encontré con los destinos de estas personas y sentí que éstas nunca habían llegado a encontrar un hogar -explica-. Así es como esto se ha convertido en el tema de mi vida».

500 años de historia del arte

Bajo el título 'Colección Bernd Schultz: Despedida y nuevo comienzo', más de 300 dibujos a mano que abarcan 500 años de historia del arte se venderán entre los días 25 y 26 de octubre en la noble mansión Grisebach, cerca de la popular calle de Kurfürstendamm, en el oeste de Berlín. La subasta tiene un valor total estimado de unos cinco millones de euros. «He decidido vender lo mejor, es decir, también lo que más me gusta», asegura el marchante.

Retratos de Pablo Picasso como 'La mujer en la ventana' (1952) y 'La egipcia' (1953), tienen un precio estimado conjunto de entre 300.000 y 400.000 euros. Dibujos como 'Autorretrato' de Oskar Kokoschka, 'La Persane' de Henri Matisse o 'Despedida' de Käthe Kollwitz se estiman entre 200.000 y 300.000 euros cada uno. Sin embargo, también se subastarán obras cuyo valor se cree que no superará una cifra de tres y cuatro dígitos.

Todo lo recaudado será donado para el futuro Museo del Exilio. «Quiero que podamos poner en marcha el proyecto con gran independencia financiera durante los primeros años», explica Schultz, al tiempo que señala que su esposa comprendió su decisión y su familia lo aceptó «sin quejarse».

De momento, un equipo de ocho personas ya ha reunido un amplio material. «No queremos contar una historia abstracta sobre el exilio, sino hacerla perceptible de nuevo a través del destino de personas individuales», comenta.

La idea del museo fue impulsada por la escritora alemana y Premio Nobel de Literatura Hertha Müller, que perdió su hogar en Rumania debido a la persecución del régimen de Nicolae Ceausescu. Esto le llevó a enviar una carta abierta a la canciller alemana, Angela Merkel, en 2011, en la que defendía la necesidad de crear un museo del exilio en Alemania.

Lugar cargado de simbolísmo

Los promotores del museo trabajan para poder levantar el edificio en un terreno detrás de las ruinas de la antigua estación central de Berlín, un lugar cargado de simbolismo, ya que esa estación decenas de miles de personas partieron hacia un exilio incierto en los años del régimen de Adolf Hitler.

«Desde aquí, decenas de miles de personas se exiliaron, entre ellas Heinrich Mann, Alfred Döblin y George Grosz -señala-. Ese sería un buen lugar para nosotros con las ruinas que quedan de la entrada». El proyecto prevé actualmente una superficie útil de entre 4.000 y 5.000 metros cuadrados para el museo, cuya inauguración está prevista para 2023 o como tarde para 2025, coincidiendo con el 80 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos