Entrevista

Emma Suárez: «Implicarse está bien, pero desgasta mucho»

Emma Suárez. /RTVE
Emma Suárez. / RTVE

La actriz protagoniza 'Néboa', una serie de misterio que se graba en Galicia y que emitirá La 1 de TVE

JULIÁN ALÍA

Una serie de asesinatos ocurridos en la isla de Néboa durante el 'entroido', el carnaval gallego, es el punto de partida de la investigación de la teniente de la Guardia Civil Mónica Ortiz, recién llegada a la zona con su hija. Los hechos recuerdan a unos sucesos acontecidos en 1919 y en 1989, que nunca se llegaron a resolver. La creencia popular apunta a que el asesino es el 'urco', un hombre con cabeza de lobo que sale del mar rodeado de cadenas para llevarse a los vivos y que, al mismo tiempo, es una de las figuras representativas de la festividad de la zona. Se trata de una isla «curiosa, singular, extraña y con una atmósfera inquietante», en palabras de la intérprete de la investigadora, Emma Suárez (Madrid, 55 años), uno de los pocos rostros no gallegos de 'Néboa', el 'thriller' de La 1 de TVE que está finalizando su rodaje en distintas localizaciones costeras de Galicia.

Llevaba mucho tiempo sin hacer una serie. ¿Por qué se decidió a protagonizar 'Néboa'?

Ni me acuerdo de cuándo fue la última serie que hice... En los proyectos me gusta implicarme, o porque encuentro una historia maravillosa, o porque el director me gusta muchísimo. En este caso, me llamó Gonzalo López-Gallego, el director, con quien ya había trabajado, que me contó lo que quería hacer, y eso me motivó muchísimo.

¿Quién es Mónica Ortiz?

Es una mujer que viene de fuera y que va a ir descubriendo todo este entramado de seres particulares y extraños que forman parte de la isla. Allí se junta con Carmela (Isabel Naveira), que la va a llevar de la mano en la investigación, porque conoce la zona y los personajes. Una de sus motivaciones es descubrir quién es el asesino, pero además va a ir destapando elementos extraños que están relacionados con crímenes anteriores que no se habían resuelto.

¿Cómo encajan ambos personajes?

Carmela es la antagonista de Mónica y coprotagonista. Somos dos mujeres los dos ejes de la historia, pero dos perfiles muy diferentes. Carmela es el personaje cerebral, y Mónica es más instintiva, que sigue la investigación desde el instinto. Una representa a la extranjera, la que viene de fuera, con un punto de vista más objetivo, y la otra está más identificada con esta isla gallega y con un carácter más desconfiado.

Usted es de los pocos integrantes de la serie que no es de la zona.

Sí, y estamos rodando muchos días, muchas horas, en localizaciones distintas… y hay poco tiempo para hacer turismo. El día de descanso es de descanso, porque no te queda energía para hacer otra cosa. Estoy descubriendo una Galicia que no conocía ni yo ni muchos de mis compañeros. Galicia es inmensa y tiene muchos escondites secretos por descubrir.

¿Cómo está siendo el rodaje?

Muy intenso. Rodamos en muchos lugares, y tenemos como una hora de viaje entre ellos. Nos movemos muchísimo, pero hemos visitado lugares increíbles. Por ejemplo, en Estaca de Bares vimos un atardecer donde se unen el Cantábrico y el Atlántico… Hemos sido testigos de momentos muy impresionantes. Además, las series ahora se plantean como películas, y es como si nosotros estuviésemos haciendo ocho películas. Es una serie muy ambiciosa, y por eso también me he implicado en este proyecto. Es un desafío, porque queremos crear una atmósfera inquietante que enganche al espectador con un lenguaje muy original.

¿Se agradece grabar en exteriores?

Depende del lugar. Si me llevan a un basurero… pues prefiero un plató. Con esto, de alguna forma, también aprendes la importancia de la naturaleza. Tenemos la obligación y la responsabilidad de proteger algunos espacios. Es muy gratificante respirar aire puro, que la vista se te pierda en el infinito, escuchar el silencio… Todo ha sido muy satisfactorio, y al mismo tiempo, estoy muy volcada y viviendo el proceso con muchísima implicación.

La serie tiene un toque de fantasía. ¿Diría que refleja la cultura gallega?

El 'urco' es un animal fantástico que en la serie es usado como el elemento mitológico o de leyenda que acompaña al misterio. Y Néboa es un lugar donde todo el mundo esconde algo, y eso tiene que ver con Galicia también, donde hay un carácter que implica no fiarse del que llega de fuera.

¿Se apuntaría a una segunda parte?

No lo sé. Prefiero dedicarme al presente. Ahora mismo diría que prefiero terminar lo que estoy haciendo y parar un poco. Esta serie está siendo dura. Implicarse está muy bien, pero desgasta mucho.