Entrevista

Yasuhiro Irie: «Pasan cosas deastrosas y terribles en 'Fullmetal Alchemist', pero en la vida diaria también»

Yasuhiro Irie posa en el Heroes Manga Madrid. /Heroes Manga Madrid
Yasuhiro Irie posa en el Heroes Manga Madrid. / Heroes Manga Madrid

El director de una de las series de animación japonesa más reconocidas recuerda las dificultades para adaptar un manga de éxito

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Un genocidio, asesinatos de niños, mutilaciones, resurrecciones... 'Fullmetal Alchemist' no es un manga de acción amable para jóvenes, pero sus argumentos y sus carismáticos personajes lograron atrapar en Japón a una legión de seguidores. Así, el paso a la animación se convirtió en un objetivo tan seductor que se apresuraron los tiempos y finalmente la serie tuvo que recorrer caminos distintos a los del cómic con su finalización en 2003. Sin embargo, hubo tiempo para reengancharse con una nueva tanda al unir en el proyecto a la autora del manga Hiromu Arakawa y a rescatar al director Yasuhiro Irie.

«Cuando empezó a surgir el tema del anime (animación japonesa) empecé a trabajar sobre cómo lo iba a hacer. Los productores pensaron que lo mejor era volver a hacerlo entero desde el principio hasta el final, no había otra manera de abordarlo. Se convirtió en algo que terminó siendo mejor que el anime original porque estaba cubriendo más partes del manga original», asegura Yasuhiro Irie (30 de marzo de 1971) casi una década después de asumir el ambicioso proyecto (que añadió el apellido 'Brotherhood' para que en su distribución internacional no se confundiera con su predecesor).

El director, quien ya había participado en la primera tanda en televisión, vio su libertad limitada por la historia general aunque sin quejas gracias el buen material del que disponía para construir la serie. «No podía quitar esas escenas porque estaban en el manga original. De la mano de Arakawa, lo tenía que transportar exactamente igual que lo había escrito; es lo que había», señala en su paso por Madrid para participar en la Heroes Manga.

Más complicado para Irie fue adaptar una historia compleja en que la discusión sobre la mortalidad añade debates sobre la humanidad, la fraternidad, la crueldad, la responsabilidad, la amistad, el sacrificio y la política. En esa mezcla de torbellino de acción y reflexión, la crudeza de algunos argumentos incomodó al espectador y en, cierta medida, al director. «Precisamente, el episodio en el que muere un niña pequeña era un punto muy fuerte de inflexión sobre la vida y la muerte y era imposible quitarlo por mucho que me doliera esa escena. Fue complicado llevarlo a la pantalla», reconoce con su ritmo pausado y reflexivo.

No sería la única tragedia insospechada e impactante para los personajes de 'Fullmetal Alchemist: Brotherhood', donde se retratan también un genocidio, diversas ejecuciones y torturas descarnadas con rostros adultos e infantiles fundamentales para la historia del tebeo japonés. «Pasan cosas desastrosas y terribles, pero en la vida diaria también suceden. Es como la vida misma, pero animada. Aunque sea muy violento no quiero quitarlo porque en cualquier obra de manga o de anime tiene que aparecer aunque nos parezca horroroso, porque quitarlo sería destruir la obra», argumenta quien también trabajó en la prestigiosa 'Cowboy Bebop' y ahora trabaja en 'Halloween Pijama'.

La otra complicación de 'Fullmetal Alchemist: Brotherhood' fue su intención de sorprender con sus escenas de batallas y enfrentamientos cara a cara por su mezcla de realidad, fantasía y escenas sanguinarias. «En el episodio 60, curiosamente hubo bastante escenas que me resultaron bastante difíciles por el nivel de acción. Aparte, empecé a pensar que se podía hacer demasiadas cosas», recuerda el director. Para solucionar el asunto, optó por una técnica inesperada: «En todas la acciones de grandes luchas pensé cómo las harías yo mismo y ayudó a rodarlas mejor».

Finalmente, 'Fullmetal Alchemist: Brotherhood' consiguió convertirse en una serie reconocida mundialmente y en un clásico reciente para los aficionados al cómic japonés y para aquellos que desconocían la historia original. «Primero, porque el manga era estupendo y maravilloso. Además, en ese periodo con tantísimos animes, éste era el que más impactaba de todos. Se convirtió al final en una obra que podría disfrutar todo el mundo», presume.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos