Mundial

El paso adelante de Ricky y Claver

Ricky Rubio y Víctor Claver. /Efe
Ricky Rubio y Víctor Claver. / Efe

El base es el máximo anotador y también asistente, así como el jugador más valorado de España, mientras que el ala-pívot firmó sus mejores partidos ante Italia y Serbia

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

«Sabíamos que este era el momento en el que todos estábamos llamados a dar un paso adelante». Son palabras de Sergio Scariolo antes del duelo ante Italia, en el que la selección tuvo un mal día pero tiró de oficio para evitar la eliminación y que permitió a España colarse entre los ocho mejores equipos del mundo. El seleccionador español quiso así dar un toque de atención a sus jugadores, que, como acostumbran en los grandes campeonatos, andaban con el motor diésel y hasta Italia no habían decidido poner la quinta marcha. Ante Serbia lo confirmaron y firmaron el mejor partido de lo que va de Mundial. «A mó no me engañáis, siempre hacéis lo mismo», se temía Sasha Djordjevic antes del duelo que fijaba el orden de los cuartos de final. Scariolo y sus jugadores eran conscientes de que estaban obligados a ofrecer un rendimiento bastante más alto si querían tener verdaderas opciones de hacer algo importante en China. Esta vez no están Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes o José Manuel Calderón para asumir la responsabilidad.

El base está siendo el máximo anotador (14.6 puntos), el máximo asistente (4.8) y el jugador más valorado (14.4) de España durante el campeonato

Así que son otros quienes deben cargar con el equipo en los momentos más complicados. Y si hay dos jugadores que han dado ese paso adelante que pedía Scariolo en España han sido Ricky Rubio y Víctor Claver. El caso del base es más evidente. A sus 28 años, y tras media vida como profesional debido a su precoz debut, ya es un especialista en controlar los tiempos del partido, pero quizá se le podía echar en cara un pequeño lastre: la anotación no acompañaba su magia. Un aspecto que ha cambiado en este Mundial, tras su mejor media de la campaña en la NBA (12,7 puntos por duelo).

Su nueva versión mejora en todos los aspectos. En cuatro de los cinco partidos que por ahora España ha jugado en el Mundial, Ricky ha alcanzado la barrera de los 15 puntos. Una cifra que nunca había logrado en los 16 partidos mundialistas que había disputado antes de la cita china. De hecho, ha sido elegido el MVP en dos de los cinco partidos de España. «Todo el mundo destaca lo malo pero soy positivo y prefiero destacar cosas que hemos hecho bien como la defensa y que estamos en cuartos», confesó Ricky, siempre sonriente derrochando optimismo.

Sergio Scariolo felicita a Ricky Rubio.
Sergio Scariolo felicita a Ricky Rubio. / Efe

Además, su faceta de 'camarero' para que sus compañeros anoten sigue creciendo. El base de los Suns, al que muchos consideran el 'más americano' de nuestra selección, está a sólo una asistencia de convertirse en el mejor asistente de la historia del Mundial desde que en 1994 empezó a considerarse la estadística. Suma 106 y está empatado con otro genio, Pablo Prigioni. El base está siendo el máximo anotador (14.6 puntos), el máximo asistente (4.8) y el jugador más valorado (14.4) de España durante el campeonato. «Él es especial, puede hacer muchas cosas diferentes, en ataque, en defensa… está encontrando ese equilibrio entre dirigir al equipo y anotar y sigue progresando», confesaba Scariolo hace unos días. Sus propios compañeros saben de la importancia de Ricky y el mismísimo Sergio Llull no se esconde para reconocerlo: «Si lo de Llull son mandarinas, lo de Ricky es pura magia». Porque Ricky es la magia de esta selección. Y de su inspiración depende gran parte del juego ofensivo español.

Claver era el más criticado tras sumarse en 2009 al histórico grupo formado alrededor de los juniors de oro de 1999

El otro 'soldado' de Scariolo que ha obedecido al sargento italiano dando un paso al frente ha sido Víctor Claver. Prototipo de jugador de equipo. De los imprescindibles en cualquier grupo ganador -ya lo fue en otros campeonatos, como en 2015- y cuyo trabajo sucio le hace estar siempre alejado de los focos. El seleccionador lo sabe y quiso lanzarle un guiño tras el partido ante Francia como mejor forma de motivarlo: «Merece la pena destacar el esfuerzo, la intensidad y el compromiso de todos los jugadores, pero quizá hoy toca hacerlo especialmente con Claver, decisivo para frenar a Gallinari. Sobre todo para premiar a un jugador cuyo trabajo a veces no se valora».

El italiano no pasa por alto que durante muchos años Claver era el más criticado tras sumarse en 2009 al histórico grupo formado alrededor de los juniors de oro de 1999. Su regreso de la NBA tampoco ayudó a que parte de la crítica le pidiese un rendimiento mayor, que le reclamara ser el nuevo Carlos Jiménez. Palabras mayores. Por eso cuando Claver respondió con un partido sensacional ante Serbia pocos estaban tan contentos como el seleccionador, que le concedió muchos minutos en el EuroBasket de 2015 y los Juegos de Río 2016.

Víctor Claver, contento tras ganar a Serbia.
Víctor Claver, contento tras ganar a Serbia. / Efe

Ante el favorito balcánico dio otra lección de baloncesto. De defensa. Si ante Italia secó a Gallinari, frente a Serbia Bjelica tuvo pesadillas con el español. Claver terminó el partido con 14 puntos, siete rebotes, tres asistencias, tres robos y dos tapones. Su mejor partido con la 'ÑBA'. Solo Marc Gasol promedia más minutos que él en el Mundial y es el tercer mejor anotador, el segundo mejor reboteador y, a excepción de Quino Colom, que apenas ha jugado, el que mejor porcentaje de triples tiene del equipo español. Ha pasado de ser un jugador invisible a imprescindible e incluso los críticos por su 'invisibilidad' en algunas citas anteriores -solo se perdió el EuroBasket de 2017 y fue por lesión- piden a gritos mayor protagonismo del jugador del Barcelona. Que ya suma 145 partidos con España, cuatro medallas europeas y dos olímpicas.