Iván Ramiro Sosa muestra sus credenciales en el Picón Blanco

Iván Ramiro Sosa entrando en meta. / BC

El corredor colombiano del Ineos se alza con la victoria de etapa y se enfunda el maillot de líder

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

Iván Ramiro Sosa golpea primero. El corredor colombiano del Ineos, uno de los aspirantes a la victoria final en la Vuelta a Burgos, se ha enfundado hoy el maillot morado de líder tras alzarse con el triunfo de etapa en las exigentes rampas del Picón Blanco.

El número uno del pelotón, vigente campeón de la ronda burgalesa, se imponía a Óscar Rodríguez (Euskadi Murias) y Antonio Pedrero (Movistar) en los últimos metros del puerto, que ponía punto y final a una etapa de 150 kilómetros que partió de Sargentes de Lora. Por detrás del trío de cabeza entraban otros aspirantes al triunfo final, como David de la Cruz o Richard Carapaz, que no han sido capaces de aguantar el empuje de Sosa en los dos últimos kilómetros de etapa, marcados por la intensa niebla.

La etapa comenzó con varios corredores intentando formar la escapada, pero no fue hasta el inicio del primer puerto cuando seis corredores marcaron las primeras diferencias.

El grupo formado por Lucas de Rossi (Delko Marseille), Mathias Brändle (Israel Academy), Arnaut Courteille (Vital Concepto), Ángel Madrazo (Burgos BH), Juan Camacho ( Kometa) y Simón Pellaud (Iam Excelsior) buscaron puntuar en los primeros puertos así como ir abriendo distancia. En el Alto se la Mota pasaron Pellaud, De Rossi, Clercq y Madrazo con casi 3 minutos de margen. Pellaud volvió a puntuar en el Alto del Escaleron acompañado de Brändle, Madrazo y de Rossi. Estos tres primeros, junto a Courteille coronaron Ailanes rozando los 2 minutos una distancia de tiempo que bajaba ya que Ineos trataba de controlar la escapada.

El ritmo impuestos por Ineos y Movistar era muy fuerte por lo que algunos corredores como el líder Nizzolo se fueron quedando cuando aún quedaban más de 30 kilómetros para meta.

En el Alto Retuerta, con 124 kilómetros recorridos, puntuaron los cuatro mismos corredores que en el anterior puerto de montaña dejando claro que el suizo Pellaud quería estar en la clasificación general de la montaña al final de la etapa.

Poco a poco los corredores de la escapada fueron siendo absorbidos por el pelotón, quedando solo Madrazo y Pellaud cuando se comenzó a subir a Picón Blanco. El pelotón absorbió a los dos corredores a falta de 8 kilómetros; y fue entonces cuando Movistar impuso un ritmo muy fuerte, dejando el pelotón en unos 20 corredores que se iban a disputar la etapa.

El primer ataque fue de Sergio Samitier, corredor del Euskadi Murias, neutralizado pasados unos pocos kilómetros. Después fue David de la Cruz (Ineos), seguido de Richard Carapaz (Movistar), pero el ataque del catalán no fue demasiado fuerte. También lo intentaría Óscar Rodríguez, del Euskadi Murias, a falta de 2 kilómetros y medio.

Sin embargo, acabó siendo Iván Ramiro Sosa quien, a falta de dos kilómetros, saltaba del grupo de cabeza y abría un hueco insalvable para sus perseguidores. Y eso a pesar de los intentos de Pedrero y, sobre todo, Óscar Rodríguez, que en los metros finales recortó diferencias.

El colombiano se quita la espina de la ascensión al Picón Blanco de 2018, cuando fue superado en la última curva por su compatriota Miguel Ángel López. Además, esta victoria le sirve a Sosa para convertirse en el nuevo líder de la general, de la montaña y de los jóvenes.

Más información