El 2 de junio se disputa la XXI Marcha BTT Pinares con salida en Canicosa de la Sierra

Salida de la prueba en una edición anterior. /BC
Salida de la prueba en una edición anterior. / BC

La prueba ofrecerá dos opciones: ruta corta (32 km y 850 metros de desnivel) y ruta larga (48 km y 1.300 metros de desnivel) con un recorrido común hasta el kilómetro 28

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Canicosa de la Sierra acogerá el 2 de junio la XXI Marcha BTT Pinares, la decana de todas las que componen el circuito provincial de BTT y una de las carreras de esta modalidad más antiguas a nivel nacional, organizada por el Club Deportivo Comarca Pinares, compuesto por más de 50 socios de todas las edades de la zona.

La marcha contará con sus dos opciones: ruta corta (32 km y 850 metros de desnivel) y ruta larga (48 km y 1.300 metros de desnivel) con un recorrido común hasta el km 28. Este año, sin embargo, el nivel de exigencia física y técnica se verá reducido, especialmente en la ruta corta, con el objetivo de poder acoger a un mayor número de participantes.

En esta edición los promotores de la marcha han querido darle un aire nuevo, cambiando no solo el recorrido y su dureza física y técnica, gracias a la amplia colaboración de empresas, sino que también habrá novedades en los premios, en la bolsa de corredor y en la ambientación de la carrera. Todos los interesados que deseen partipar deberán inscribirse en www.idjburgos.es . Los corredores tendrán que abonar 17 euros para participar y 3 para la comida.

Recorrido

La salida se dará a las 9:30 horas desde la Plaza Mayor de Canicosa. Los participantes tomarán rápidamente camino hacia el vecino pueblo de Vilviestre por la pista desde 'Las Callejas'. Estos 5 primeros kilómetros de pista servirán para separar a los que lucharán por las primeras plazas de la prueba de los que se lo tomarán con más tranquilidad, disfrutando del recorrido.

Una vez en Vilviestre, y pasando también por su Plaza Mayor, se tomará camino de Palacios, desviándose enseguida para tomar la subida hacia El Carrascal. Una subida corta de apenas 500 metros pero que exigirá el primer gran esfuerzo. La bajada también será rápida, con una primera zona de camino y otra última de sendero, que llevará de nuevo a la pista que une Vilviestre con Palacios.

Imágenes de ediciones pasadas,
Imágenes de ediciones pasadas, / BC

Pocos metros después se tomará de nuevo un desvío hacia la zona del Castillo de Palacios, mítico sendero de la prueba que llevará junto a la necrópolis altomedieval más grande de España, datada entre los siglos XI y XIII.

A continuación, y después de pasar por el casco urbano de Palacios, se tomará camino del bonito paraje de Matallana, acercando el recorrido, rodeado de robles, al primer avituallamiento situado justo antes de la subida al Carrascal, para reponer fuerzas y poder afrontar esta subida de poco más de 1 km con su parte más exigente en la parte final de la misma. La bajada, de poca dificultad técnica pero muy disfrutona, hará que se abandone el monte de robles y carrascos para adentrarse en un mar de pinos junto al cauce de Las Pajeras.

Aquí llegara la subida más larga y exigente para los participantes de la ruta corta, desde el inicio del pinar hasta que se abandone la pista de la subida al monte Carmona. Serán 4 kilometros de subida donde se superarán algo más de 300 metros de desnivel positivo. Todo sufrimiento tiene su recompensa ya que esta subida hará que los corredores se encaminen hacia la emblemática senda de Padul, sin duda una zona para disfrutar del entorno: un precioso sendero en un mar de pinos dentro del bosque más grande de la península ibérica.

Antes de cruzar la carretera que une Canicosa con Navaleno, se encontrará el segundo avituallamiento, último para los participantes de la ruta corta para reponer fuerzas antes de empezar la última subida para ellos, esta vez muy tendida y con poca dificultad: 1,5 kilometros y 100 metros de desnivel hasta el Raso Relais. Poco más adelante será donde los participantes podrán tomar el desvío para completar la ruta corta, bajando por el Collado de La Pisa, una bajada juguetona y con curvas, de las que gustan a todo amante del BTT, y que llevará hasta las afueras de Canicosa para encaminarse hacia meta.

Los corredores que quieran un poco más de picante podrán seguir 18 kilómetros más y continuar por la pista de Arañas, donde se tomará un desvío que lleva al arroyo de Padul. Aquí otro sendero junto al arroyo hará llegar hasta la subida más exigente de la prueba; solo 300 metros pero con un desnivel máximo del 28% que pondrá los corazones al máximo. Tras un sube y baja constante se llegará a Cepeda, donde el terreno será más favorable y se podrá rodar a más velocidad tanto por la zona de La Fuente del Sapo como ya aún más, en la pista de la Iruela, que tras 5 km se abandonará para encaminar la subida a Collalhierro; donde se encuentran 2 rampas consecutivas, muy duras pero de corta longitud.

De nuevo una zona de senderos en bajada llevarán otra vez al encuentro de la pista de Arañas donde se encontrará el tercer y último avituallamiento, necesario para afrontar los 1.200 metros de subida que restan a la cumbre del Pico Arañas, desde donde se puede otear toda la Comarca de Pinares, el pico San Lorenzo (Valdezcaray), Soria o incluso la Sierra de Madrid.

Aquí, los participantes se encontrarán con la gran novedad: La bajada del Pico Arañas es todo un espectáculo. De nuevo un mar de pinos rodearán el camino en una primera zona con un sendero muy ratonero, de poca dificultad técnica pero con muchas curvas. El último tramo de la bajada, mucho mas rápido, llevará a un robledal en las afueras de Canicosa, desde donde se encaminará la entrada al pueblo por la zona del complejo deportivo y la posterior entrada en meta situada en la misma plaza de Canicosa.