73ª edición

Quintana afronta la Vuelta como una revancha del Tour

Nairo Quintana, en la última edición del Tour de Francia. /Jeff Pachoud (Afp)
Nairo Quintana, en la última edición del Tour de Francia. / Jeff Pachoud (Afp)

«Llego bien de forma y psicológicamente muy animado», señala el colombiano, décimo en la 'Grande Boucle'

EFEMÁLAGA

El colombiano Nairo Quintana (Movistar) se ha mostrado ambicioso a dos días del comienzo de la Vuelta en Málaga y ha admitido afrontarla con «la intención de ganar», teniendo en cuenta que el décimo puesto en el Tour supo a muy poco.

«Llego bien de forma y psicológicamente muy animado, con ganas, y además tenemos un buen equipo, muy equilibrado, con corredores para todos los terrenos y que saben a qué venimos y cuál es la responsabilidad que tenemos en una carrera especial para nosotros. La idea es ganar la Vuelta y lo voy a intentar», ha dicho Quintana en Málaga.

Quintana, ganador de la Vuelta 2016, no tendrá esta vez la obligación de compartir el liderato del equipo con el español Mikel Landa, ausente por lesión, por lo que asume los galones del Movistar sin presión alguna, así como su condición de favorito. «Que me den como favorito es normal, lo asimilo con naturalidad y espero demostrar en la carretera por qué se me considera candidato al maillot rojo en Madrid».

Rivales

El ciclista boyacense sabe que a pesar de las ausencias de Froome y Dumoulin, no faltarán rivales de gran potencial. «Hay muchos rivales peligrosos, que me van a dar mucha guerra, ahí estarán Nibali, los hermanos Yates, Miguel Ángel López... y otros que van a salir. Tenemos la responsabilidad y el compromiso de hacerlo bien».

Quintana se tomará la Vuelta como una revancha del Tour de Francia, donde acabó décimo. «El Tour lo preparé bien, pero las cosas no salieron como queríamos. Ahora en la Vuelta tengo ganas de hacer algo bueno, pero para ello también espero que acompañe la suerte».

El jefe de filas del Movistar ha recordado que aún siente «algunos golpes» de las caídas que sufrió en el Tour, pero en general se encuentra bien «y totalmente recuperado de aquellas lesiones». Sobre el recorrido ha comentado que «es bueno para el equipo que haya mucha montaña», pero no ha destacado ninguna clave en concreto, sino «ir a tope desde el primer día».

Valverde, con un ojo en el Mundial

El murciano Alejandro Valverde, compañero de Quintana en el Movistar, llega a la edición de este año de la Vuelta a España «bien» de condición física, «sobre todo tranquilo» en cuanto a preparación y con un ojo puesto en el Campeonato del Mundo de Insbruck de finales de septiembre.

«Si luego ganó el Mundial, si no hago nada en la Vuelta tampoco pasa nada», ha dicho el murciano, un poco en tono jocoso, pero también en serio, en la comparecencia ante los medios que han llevado a cabo los ciclistas más relevantes de la gran carrera española por etapas.

Valverde ha avanzado que llega «sobre todo tranquilo» después de una preparación en la que tampoco ha dado «grandes palizas». «Creo que estoy bien», ha indicado en todo caso asegurando que «el líder (del Movistar) será Nairo (Quintana)», aunque durante la carrera el equipo telefónico «irá viendo día a día» como estas las cosas e irá «decidiendo» conforme a ello.

Valverde ha lamentado la ausencia Landa pero «más porque es una pena que no esté» que porque ello le obligue a una mayor responsabilidad en una carrera que se toma «con libertad» y sin la necesidad de vaciarse desde el principio. «La responsabilidad es igual que con Mikel», ha apuntado. «No debo machacarme al máximo porque la última semana de la carrera será la más dura y luego hay Mundial», ha añadido.

También ha asegurado que «de todos» los rivales «el que más viene pensando en el Mundial es (Vincenzo) Nibali». «Y yo también, por supuesto», ha confesado. «Cuando Nibali dice que piensa en el Mundial hay que creerle porque viene de una lesión muy dura y no creo que pueda estar en una condición muy buena», ha explicado.

Ya sobre su equipo, ha avanzado que su objetivo inicial es el de «salir a intentar ganar la Vuelta». «Más que reválida (del Tour) lo que queremos es hacerlo bien». «El Tour no salió mal pero tampoco bien porque de salida íbamos a ganarlo. Y ahora también salimos a intentar ganar la Vuelta. Luego ya veremos», ha reflexionado. Aunque ha recordado que «hay otros equipos» y «muchísimos rivales» a tener en cuenta que tienen que tomar sus responsabilidades. «No están (Geraint) Thomas, (Chris Froome) ni (Tom) Dumoulin, pero la participación es muy buena», ha indicado.

Por último, ha pedido «tranquilidad» para el ecuatoriano Richard Carapaz, sensación de la temporada con su cuarto puesto final en el Giro de Italia, ya que cree que debe afrontar la Vuelta «pensando en el futuro porque viendo cómo anduvo en el Giro puede ser el líder del equipo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos