Real Madrid

Sergio Ramos rentabiliza la fuga de Cristiano

Sergio Ramos celebra el segundo gol que le marcó al Girona. /Rodrigo Jiménez (Efe)
Sergio Ramos celebra el segundo gol que le marcó al Girona. / Rodrigo Jiménez (Efe)

El central firma ya su campaña más goleadora al sumar nueve dianas con el Real Madrid y otras cuatro con la selección española

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Si Borja Mayoral porta el dorsal '2' en el Levante, Sergio Ramos bien podría lucir el '9' a la espalda en el Real Madrid porque sus registros corresponden más a los de un delantero que a los de un central. Con su doblete ante el Girona, elevó a nueve la cuenta de tantos con su equipo desde que comenzó el curso, firmando ya su campaña más fructífera en el apartado ofensivo al superar los once goles con que cerró la temporada 2016-2017 teniendo en cuenta también las cuatro dianas que ha firmado ya con la selección española desde que se abrió la 'era Luis Enrique'. Contabiliza a sus 32 años un total de 102 goles como profesional y se ha convertido en una de las principales vías de contención del boquete que dejó la fuga de Cristiano Ronaldo.

Sergio Ramos siempre ha sido un defensa con espíritu de ariete, pero ahora va camino de reventar las previsiones que podían hacer en la zona noble del Santiago Bernabéu, donde se aprestaron a realizar números en julio para ver cómo paliar el déficit anotador derivado de la marcha del 'killer' más letal en la larguísima historia del Real Madrid. Es ya el tercer máximo artillero blanco de la presente campaña, con un gol menos que Gareth Bale y a cuatro de Karim Benzema, los supervivientes de aquella celebérrima 'BBC' que la directiva trató de mutar por la 'BBA', abonada a su confianza en un incremento de las prestaciones de Marco Asensio que no ha llegado, aunque Santiago Solari ha auspiciado un tridente de nuevas siglas dando minutos a Vinicius y Lucas Vázquez mientras el galés y el balear lamían sus heridas.

Impertérrito a esas metamorfosis, Sergio Ramos se ha repuesto a un dubitativo primer tramo de la temporada para emerger como uno de los líderes de la resurrección del campeón de Europa a partir del triunfo liguero frente al Sevilla. Reacción consolidada por la victoria copera frente al Girona, de la que el sevillano fue artífice con sendos tantos en los momentos más delicados. Desniveló primero el 1-1 con un lanzamiento de penalti y rompió de nuevo las tablas con el 3-2 que poco después ampliaría Benzema para dar al cuadro que tutela Santiago Solari una buena renta de cara a la vuelta en Montilivi. Dos dianas fruto de las suertes ofensivas que mejor domina el camero.

Eficacia

El '4' está rentabilizando a las mil maravillas la salida de Cristiano Ronaldo, que dejó huérfanos múltiples frentes. Uno de ellos, el lanzamiento de las penas máximas, lo cubrió de inmediato Sergio Ramos, infalible desde los once metros. Siete penaltis de siete convertidos con el Real Madrid desde que tomase el testigo del luso y otro con La Roja frente a Croacia en Zagreb le confirman como un seguro de vida en este arte en el que completó un particular ciclo contra el Girona al batir a Iraizoz para castigar el derribo del 'Choco' Lozano a Vinicius puesto que fue precisamente el navarro, por entonces en el Athletic, a quien le marcó el primero de los 23 penaltis que ha ejecutado como profesional. Sólo ha fallado cuatro, aunque algunos como el que marró frente al Bayern de Múnich en las semifinales de la Champions de la campaña 2011-2012 permanecerán siempre en el recuerdo.

Más información

No es sin embargo el andaluz hombre que se arredre por fallos pretéritos. Se crece en la adversidad. No le tiembla el pulso en su duelo con los porteros, que aún no le han cazado ni uno de los siete penaltis a lo Panenka con los que les ha desafiado, cuatro de ellos esta temporada.

Las otras cinco dianas que figuran en su casillero las ha anotado de cabeza Sergio Ramos, que ha dejado ya su impronta en 56 tantos por vía área a lo largo de su carrera. Su faceta más efectiva la lució ante el Girona por segunda vez esta campaña enfundado con la zamarra del Real Madrid -ya batió así al Al Ain en la final del Mundial de Clubes-, puesto que las otras tres que endosó con la testa llegaron defendiendo a la selección española. Con Marcelo esta vez como asistente en un apartado en el que ha dejado patente su dominio con vuelos como el que facultó la 'décima' en Lisboa, sacó lustre a la acepción más reconocida de la palabra 'testarazo' cinco días después de ilustrar a sus críticos sobre la polisemia de un vocablo que empleó para definir el misil de Casemiro ante el Sevilla.

«Al final da igual quien meta los goles, ganar partidos es cuestión de todos»

Goles que se suman al mando firme de un capitán determinado a enderezar el rumbo del Real Madrid mientras avizora el reencuentro con la Champions, cada vez más sólido también en el eje de la zaga. «Es un guerrero, un líder. Lo demuestra en defensa y en el área contraria al rematar el segundo gol», resumió Solari tras el pulso con el Girona, permitiéndose incluso bromear con sus hechuras de delantero. ¿Puede ser un 'nueve'? «No lo descarten», dijo el técnico sobre un futbolista que admitió su gran momento pero que ensalzó al colectivo por encima de las individualidades cuando le interpelaron por Benzema, el hombre que detenta el '9' en su elástica. «Al final da igual quien meta los goles, ganar partidos es cuestión de todos», sentenció.

 

Fotos

Vídeos