Fútbol

En Irak, del Mundial a la carrera electoral

Cartel electoral con la imagen de Ahmed Radhi, en Bagdad. /AFP
Cartel electoral con la imagen de Ahmed Radhi, en Bagdad. / AFP

Ahmed Radhi y Basil Gorgis, compañeros en México-86, pugnan por una plaza en el Parlamento, como el presidente de la Federación de halterofilia o el exnadador internacional Abdelilá

COLPISA/AFPBagdag

En 1986, Ahmed Radhi y Basil Gorgis defendían juntos los colores de Irak en el Mundial de fútbol de México. Hoy se enfrentan por un escaño en el Parlamento. En esta otra competición, prevista para el 12 de mayo, se enfrentan además a Shaker Mohamad Sabar, que los sucedió en el equipo nacional y actualmente es candidato en la provincia de Al Anbar. Pero, el fútbol no es el único deporte representado en esta consulta. El presidente de la Federación iraquí de halterofilia, Taleb Faysal, se presenta por la lista 'Estado de Derecho', liderada por el exprimer ministro Nuri al Maliki. El exnadador internacional Sarmad Abdelilá, por su parte, se adhirió a la 'Alianza de la victoria' del actual primer ministro Haider al Abadi.

Todas estas figuras deportivas llegan a la vida pública con una importante ventaja en un país en que desde hace años manifestantes denuncian el desbarajuste del Estado y la corrupción de los políticos. «Éstos ya tienen hinchas» a causa de sus éxitos deportivos, afirma Husein Hasan, de 45 años, elector en Bagdad. «Es ahora, alrededor de estas estrellas ponerse al servicio del pueblo» y, en cualquier caso, «les brindamos más confianza que a los políticos que no aportaron ningún cambio».

Un argumento en concreto: Ahmed Radhi ha sido el autor del único gol iraquí en una Copa del mundo. Esto parece haber sido bien entendido por parte del electorado. «Los iraquíes necesitan alguien que les demuestre que se ocupa de sus intereses y quiera garantizarles una vida decente», afirma este candidato de la lista 'Alianza Nacional'.

Ésta, liderada por el vicepresidente chiita Iyad Allaui -que se presenta como laico- y el presidente sunita del Parlamento Salim al Juburi, «reúne a todas las comunidades y confesiones», explica el exinternacional de 54 años. Es la razón principal por la cual la eligió. «Una lista liberal que trasciende el confesionalismo, es lo que quiere hoy la gente», explica.

Basil Gorgis, de 57 años, se presenta por la lista 'Abna al Rafideyn', que agrupa a cristianos caldeos, asirios y siríacos, una minoría que en 15 años pasó de un millón de integrantes a menos de 300.000. Este exjugador actualmente administrador del equipo nacional se presenta en Erbil, capital del Kurdistán, para «defender los intereses de los cristianos que hasta ahora no cuentan con leyes o textos que protejan sus intereses y bienes».

Proteger los intereses de su comunidad minoritaria, es también el objetivo de Shaker Mohamad Sabar, un sunita. Este iraquí de 50 años, que ha jugado en el equipo nacional ocupando todos los puestos con excepción como arquero, en diferentes clubes, es el número 10 en la lista 'Tamadun' que aboga por un Estado no confesional. Se presentará en Ramadi, feudo sunita y capital de Al Anbar, de donde el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en 2016.

Otro exinternacional, Hasan Farhan, de 65 años, además diplomado en Ciencias Políticas y Militares, se presenta en Bagdad en una nueva lista, 'Partido Civil', una coalición de tecnócratas laicos. Para él, «la gente confía más en los deportistas que en los políticos que han debilitado al Estado».

Pero, algunos atletas piensan que entrar al Parlamento será la forma de recuperar blasones deportivos para un país devastado por las guerras y apartado de las instancias mundiales. Pero la celebridad no lo hace todo en una elección, en la que por ejemplo, Iman Kazem, electricista en Bagdad, «no confía en ningún candidato, puesto que sabemos que sólo pensarán en ellos una vez en el Parlamento».

Temas

Bagdad, Irak

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos