Semifinales | Ida

Las vidas cruzadas de dos titanes

Kroos, por entonces en el Bayern, encimado por Benzema en las semifinales de la Champions del curso 2013-2014. /Juanjo Martín (Efe)
Kroos, por entonces en el Bayern, encimado por Benzema en las semifinales de la Champions del curso 2013-2014. / Juanjo Martín (Efe)

Bayern de Múnich y Real Madrid velan armas para el choque en el Allianz Arena con cromos cambiados

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Siete futbolistas han lucido tanto la camiseta del Real Madrid como la del Bayern de Múnich a lo largo de la más que centenaria historia de estos dos titanes del fútbol continental. Tres de ellos saltarán previsiblemente este miércoles al césped del Allianz Arena, escenario donde también estará Jupp Heynckes, el técnico que devolvió la 'orejona' a Chamartín 32 años después para, acto seguido, poner pies en polvorosa, hastiado de una plantilla que campaba a sus anchas y que se refería al preparador de Mönchengladbach como «gusiluz» por la facilidad con que afloraban los colores a su rostro. E incluso habrá otro protagonista que lleva tiempo deseando hacer las maletas para sumar su nombre al intercambio de cromos entre bávaros y merengues y que este verano podría ver satisfecho su sueño. Son las vidas cruzadas de dos equipos que por vigésimo quinta vez se verán las caras en el gran clásico continental en pos de la final de Kiev.

Arjen Robben, James Rodríguez y el mencionado Heynckes, del lado teutón, y Toni Kroos, por el bando visitante, encararán al club que un día defendieron con la misión de cercenar ahora su anhelo de reinar de nuevo en Europa. En las filas locales, Robert Lewandowski, verdugo del Real Madrid en aquellas semifinales de la Liga de Campeones del curso 2012-2013 en las que su póker de goles en el Signal Iduna Park sirvió para sellar el pase a la final del Borussia Dortmund, que luego caería en Old Trafford ante el Bayern de Múnich de Heynckes. Un equipo este último en el que recalaría una campaña después el polaco para convertirse en pieza capital de sus éxitos desde entonces.

Quedó grabado a fuego en la retina de los aficionados madridistas aquella exhibición del demoledor artillero de Varsovia. De esa época bajo el dictado de Jürgen Klopp viene el cortejo de la planta noble del Santiago Bernabéu al ariete, cuyo afán de vestir la zamarra blanca es notorio. Anduvieron más raudos los rectores de la entidad bávara, que rubricaron su fichaje a coste cero aprovechando la fe de Florentino Pérez en Karim Benzema. Se vanagloriaron entonces de reclutar a «uno de los mejores delanteros del mundo» para apuntalar el proyecto de Pep Guardiola. Respondió con creces a las expectativas. El 'killer' acumula 149 tantos en 190 partidos repartidos en sus cuatro campañas en el Bayern. En ese mismo periodo de tiempo, Benzema ha firmado 78 dianas en 169 encuentros con el Real Madrid.

La agudización de la anemia ofensiva del galo ha reavivado el interés de los blancos por Lewandowski que, a sus 29 años, parece determinado a tomar el último tren hacia el club de sus amores. Por ello abandonó a Cezary Kucharski, su agente de toda la vida, para encomendarse a Pini Zahavi, cercano a Florentino Pérez. El israelí maniobra en silencio mientras la directiva del Bayern proclama que su marcha en verano es imposible. Una buena eliminaría ante el Real Madrid podría ser la mejor forma de convencer al presidente de ACS de que es el hombre indicado para revitalizar una delantera que hoy depende casi por completo de Cristiano Ronaldo.

La brújula que dejó ir Guardiola

El mismo viaje que podría hacer en verano Lewandowski lo completó hace cuatro años Toni Kroos. El germano, que ingresó como cadete en el Bayern en 2006, abandonó el club bávaro en 2014. Pese a ser pieza destacada tanto con Heynckes como con Guardiola, el mediocentro optó por cambiar de aires. Aterrizó en Concha Espina tras ganar el Mundial de Brasil para incorporarse a un precio ridículo (25 millones de euros) a un club que venía de conquistar la 'décima'. «El gran objetivo es ganar la Champions también este año», dijo en su presentación. Falló por una campaña. Tuvo que esperar al curso 2015-2016 para contribuir a la 'undécima', aunque de inmediato llegaría también la 'duodécima' del Real Madrid y tercera para él, que contabilizaba la última del Bayern.

Una lesión apartó a Kroos de aquella final en Old Trafford ante el Borussia Dortmund. Si la disputó, por contra, Robben, que tras dos campañas con el Real Madrid plagadas de lesiones, buscó y halló una segunda juventud en el Bayern. Anotó el holandés el tanto decisivo en el 'Teatro de los Sueños' para darle a la escuadra teutona la quinta Copa de Europa de su historia.

Robben, que compartió vestuario con Kroos en el Bayern, lo hace ahora con James Rodríguez. Dos Champions atesora el colombiano, suplente en la final de Milán que significó la 'undécima' del Real Madrid y también en la de Cardiff que rubricó la 'duodécima'. Miembro de lujo de la afamada 'unidad B' de Zidane esa última campaña, el pasado verano cambió Madrid por Múnich. Cesión por dos años a cambio de 6,5 millones anuales con opción de compra en 2019 que el Bayern ejecutará desembolsando otros 42 millones. El cafetero, que llegó para reencontrarse con Carlo Ancelotti, con el que vivió sus mejores días como merengue, ha acabado luciendo con Heynckes, el ninguneado artífice de la 'séptima' al que dentro de unas semanas recordará el madridismo con aprecio por aquel hito y quién sabe si con cierta ira en caso de que vuelva a convertir al Bayern en la 'bestia negra' que fue en tiempos añejos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos