Barcelona-Sevilla

Quince jugadores que viajaron entre el Camp Nou y el Pizjuán

Messi y Rakitic pugnan por un balón en un Sevilla-Barcelona de septiembre de 2012. /Jorge Guerrero (Afp)
Messi y Rakitic pugnan por un balón en un Sevilla-Barcelona de septiembre de 2012. / Jorge Guerrero (Afp)

Lenglet, Rakitic, Alves, Saviola o Maradona son algunos ejemplos de futbolistas que vistieron las camisetas de Sevilla y Barcelona

JACOBO CASTROMadrid

Barcelona y Sevilla se enfrentan este sábado en un duelo de viejos conocidos. Ya no sólo por los equipos, que se han encontrado muchas veces en los últimos años, sino por la cantidad de futbolistas que han compartido ambos conjuntos. Este es un repaso de varios de ellos.

Aleix Vidal Un viaje de ida y vuelta

El catalán, que jugó en los infantiles del Barcelona, acabó regresando al conjunto culé en 2015 a cambio de 17 millones de euros tras una grandísima temporada en el Sevilla. Sin embargo, después de tres temporadas en el Camp Nou con una grave lesión, un gol en un 'clásico' y apenas protagonismo, este último verano cogió el billete de vuelta al conjunto hispalense, esperanzado en volver a ser el que fue.

Aleix Vidal celebra un tanto en el Santiago Bernabéu con la camiseta del Barcelona.
Aleix Vidal celebra un tanto en el Santiago Bernabéu con la camiseta del Barcelona. / Curto de la Torre (Afp)
Clément Lenglet El último fichaje con el sello de Monchi

Monchi y el Sevilla apostaron por Lenglet a inicios de 2017 procedente del Nancy, pagando menos de cuatro millones de euros. Un año y medio después, tras rendir a gran nivel en el conjunto hispalense, el Barcelona pagó 35 para llevárselo, convirtiéndose, hasta la fecha, en el último jugador contratado por Monchi en el Sevilla y fichado posteriormente por el Barcelona.

Clément Lenglet, durante su etapa en el Sevilla.
Clément Lenglet, durante su etapa en el Sevilla. / Ian Kington (Afp)

Iván Rakitic Lideró al Sevilla antes de maravillar al Camp Nou

Ivan Rakitic aterrizó en Sevilla en 2011, siendo la enésima apuesta de Monchi por un jugador semidesconocido. Tres años y medio después, tras ser la pieza clave del Sevilla campeón de la Europa League, a Rakitic le esperaba el Barcelona, que pagó 18 millones de euros por él. Desde su fichaje, ha logrado tres ligas, cuatro Copas del Rey, una Champions, con gol en la final, y se ha convertido en unos de los mejores jugadores del equipo catalán.

Ivan Rakitic besa el trofeo de la Europa League que conquistó el Sevilla en la final ante el Benfica disputada en mayo de 2014.
Ivan Rakitic besa el trofeo de la Europa League que conquistó el Sevilla en la final ante el Benfica disputada en mayo de 2014. / Marco Bertorello (Afp)

Denis Suárez Sin pena ni gloria en ambos equipos

El gallego recaló en el Sevilla como parte de la 'operación Rakitic' en la temporada 2014/15 cedido por el Barcelona tras haber dado un gran nivel en el filial culé. Sin embargo, su aportación en el conjunto hispalense fue mínima. Jugó muchos partidos, pero apenas la mitad como titular, y no fue capaz de ganarse un puesto en el equipo de Unai Emery. Pese a que le quedaba otro año de cesión, el Sevilla lo devolvió al conjunto culé, que lo vendería al Villarreal para recomprarlo al año siguiente. Desde su vuelta a Barcelona, apenas ha tenido protagonismo.

Denis Suárez, con la camiseta del Sevilla en un partido de la Europa League en 2014.
Denis Suárez, con la camiseta del Sevilla en un partido de la Europa League en 2014. / Cristina Quicler (Afp)

Gerard Deulofeu Una gran decepción

Cuando Luis Enrique llegó al Barcelona en el verano de 2014 pidió al club el regreso de Rafinha Alcántara y Deulofeu, que se encontraban cedidos. Sin embargo, cuando apenas iba un mes de pretemporada, el técnico decidió ceder al extremo afirmando que le faltaba compromiso defensivo. El catalán llegó al Sevilla con la intención de quitar la razón al técnico. Sin embargo, fracasó. Tras ser un fijo hasta enero, Emery le relegó al banquillo la segunda parte de la temporada. Al finalizar el curso el Barcelona lo envió de vuelta al Everton. Posteriormente, tras un buen paso por el Milan, lo recuperó en el verano de 2017. Sólo aguantó media temporada como culé y desde enero de 2018 juega en el Watford.

Gerard Deulofeu, en su etapa en el Sevilla.
Gerard Deulofeu, en su etapa en el Sevilla. / Cristina Quicler (Afp)

Alberto Botía Sin suerte en ambos equipos

Alberto Botía debutó en Primera con el Barcelona en mayo de 2009, cuando el conjunto de Guardiola ya tenía la liga ganada. Unos meses después fichó por el Sporting de Gijón, donde rindió a buen nivel durante tres temporadas. Finalmente, con el descenso del conjunto asturiano a Segunda, llegó al Sevilla en el verano de 2012 a cambio de tres millones de euros. Tras una decepcionante temporada en el conjunto hispalense, se marchó cedido al Elche y acabó siendo vendido al Olympiacos.

Alberto Botía trata de interceptar sin suerte un disparo de Messi en un Barcelona-Sevilla en febrero de 2013.
Alberto Botía trata de interceptar sin suerte un disparo de Messi en un Barcelona-Sevilla en febrero de 2013. / Albert Gea (Reuters)

Adriano Correia Un gran multiusos

Fue otra apuesta de Monchi. En enero de 2005, Adriano llegó al Sevilla procedente de la liga brasileña. En cinco temporadas y media como hispalense ganó dos Uefas y dio un muy buen rendimiento. En 2010, Guardiola se fijó en él por su polivalencia, ya que al ser ambidiestro, podía jugar en ambos laterales, además de poder adaptarse al centro del campo. Los culés pagaron 9,5 millones al Sevilla por un futbolista que en sus seis temporadas como azulgrana llegó a jugar incluso de central, pero donde su rendimiento fue de más a menos. Eso sí, ganó, entre otras cosas, cuatro ligas y dos Champions.

Adriano, en un Barcelona-Arsenal de Liga de Campeones.
Adriano, en un Barcelona-Arsenal de Liga de Campeones. / Carl de Souza (Afp)

Martín Cáceres Una apuesta que no resultó

Cuando Guardiola llegó al Barcelona en 2008, pidió al club el fichaje de Martín Cáceres, que se encontraba cedido en el Recreativo pero pertenecía al Villarreal. Era un joven central de 21 años. Los culés pagaron 17 millones de euros por su pase. Sin embargo,tras una temporada como azulgrana, el club decidió cederlo a la Juventus y, posteriormente, al Sevilla, que lo acabó comprando en el verano de 2011 por tres millones. Tras jugar poco en el Sánchez Pizjuán, terminó volviendo a la Juve, que finalmente pagó por él ocho millones de euros.

Martín Cáceres trata de frenar a David Villa en un Barcelona-Sevilla de octubre de 2010.
Martín Cáceres trata de frenar a David Villa en un Barcelona-Sevilla de octubre de 2010. / Albert Olivé (Efe)

Daniel Alves El mejor lateral de la historia de los dos equipos

El mayor ejemplo de lo que fue Monchi en el Sevilla. Alves llegó al Sevilla en 2002 siendo un jugador desconocido y en seis temporadas se convirtió en el mejor lateral derecho del mundo, siendo clave en las dos Uefas seguidas logradas por el equipo de Juande Ramos. En 2008, el Barcelona se lo llevó por 36 millones de euros y lo hizo dueño de su banda derecha durante ocho años en los que hizo historia, logrando seis ligas, tres Champions y cuatro copas del Rey.

Dani Alves trata de frenar una internada de Jesús Navas en un Barcelona-Sevilla de enero de 2010.
Dani Alves trata de frenar una internada de Jesús Navas en un Barcelona-Sevilla de enero de 2010. / Gustau Nacarino (Reuters)

Seydou Keita Clave de la era Guardiola

El gran equipo de Pep no se entendería sin su aportación siempre desde un segundo plano. Keita llegó al Sevilla en el verano de 2007 y en un año fue fichado por el Barcelona. En su paso de cuatro años por el equipo blaugrana se convirtió en la primera opción para suplir a los insustituibles Xavi e Iniesta. «Es una de mis niñitas», dijo Guardiola una vez.

Seydou Keita remata en un Sevilla-Barcelona de 2010.
Seydou Keita remata en un Sevilla-Barcelona de 2010. / Marcelo del Pozo (Reuters)

Fernando Navarro De intranscendente en el Barcelona a capitán sevillista

Fernando Navarro debutó en 2001 con el F.C Barcelona. Era un lateral izquierdo de la cantera que, tras varios años sin contar demasiado, decidió coger las maletas y marcharse a Mallorca. En el conjunto balear disputó tres temporadas a gran nivel que le sirvieron para ir a la Eurocopa 2008 con España y proclamarse campeón. Al finalizar el torneo, Fernando no regresó a las islas. El Sevilla pagó casi cinco millones de euros por el pase de un futbolista que jugó siete cursos en el conjunto hispalense, con el que ganó dos Europa League y una Copa del Rey.

Fernando Navarro hace una entrada a Alexis Sánchez en un Sevilla-Barcelona de septiembre de 2012.
Fernando Navarro hace una entrada a Alexis Sánchez en un Sevilla-Barcelona de septiembre de 2012. / Cristina Quicler (Afp)

Javier Saviola 'El Conejo' sólo ganó con el Sevilla

El Barcelona apostó por Saviola en 2001 confiando en reeditar una operación como la de Ronaldo Nazario años atrás. El argentino venía de ser campeón y meter muchos goles en la liga argentina con apenas 19 años, por lo que el club catalán no tuvo ni una sola duda cuando pagó 36 millones de euros por su fichaje en 2001. Tras tres temporadas como culé, en las que anotó 60 goles pero no se ganó ningún título, fue cedido al Mónaco después de la llegada de Eto'o. Tras un año en el club monegasco, acabó volviendo al Barcelona y siendo cedido al Sevilla. Curiosamente, en el conjunto hispalense logró su primer título en Europa, ganando la Uefa en una temporada en la que anotó 15 tantos. Después, volvería un año al Barcelona antes de fichar por el Real Madrid en 2008.

Saviola pugna con Edmilson en un Barcelona-Sevilla de 2005.
Saviola pugna con Edmilson en un Barcelona-Sevilla de 2005. / Guido Manuilo (Efe)

Pablo Alfaro El capitán de Caparrós

Pese a que muchos no lo recuerden, Pablo Alfaro jugó en el Barcelona. Con 23 años fue contratado por el conjunto culé, en el que sólo estuvo una temporada pero logró una Liga, una de las de Tenerife. Unos años después, acabó aterrizando en un Sevilla que buscaba la vuelta a Primera División. Tras el ascenso, estuvo cinco temporadas más con el conjunto hispalense, donde formó una polémica pareja de centrales con Javi Navarro y vivió en primera persona el crecimiento del equipo sevillano.

Javi Navarro agarra por el cuello a Luis Enrique, en presencia de Pablo Alfaro, en un Barcelona-Sevilla de 2003.
Javi Navarro agarra por el cuello a Luis Enrique, en presencia de Pablo Alfaro, en un Barcelona-Sevilla de 2003. / Lluis Gene (Afp)

Juan Carlos Unzúe De la portería a ser segundo entrenador

El meta navarro llegó al Barcelona en 1988 tras dos cursos en Osasuna. Sin embargo, las pocas oportunidades en el conjunto culé, donde apenas jugó cinco partidos en dos temporadas le llevaron a fichar por el Sevilla en 1990. Allí estuvo siete años defendiendo la portería. Muchos años después formó parte del cuerpo técnico del Barcelona.

Juan Carlos Unzué, junto a Luis Enrique, en su etapa como segundo entrenador del Barcelona.
Juan Carlos Unzué, junto a Luis Enrique, en su etapa como segundo entrenador del Barcelona. / Juan Medina (Reuters)

Diego Armando Maradona El principio y el fin del 'Pelusa' en España

Maravillado por su rendimiento en la liga argentina con apenas 20 años, el Barcelona se lanzó a por Maradona antes del Mundial 82. Los culés cerraron su incorporación para después de un campeonato en el que Argentina no logró lo que se esperaba de ella. En el conjunto culé estuvo dos temporadas marcadas por los problemas físicos y de salud, aunque logró varios títulos. Tras una sanción por una pelea en la final de la Copa del Rey frente al Athletic, acabó marchandose al Nápoles. Muchos años después, tras haber maravillado en Italia y de haber logrado un Mundial, el argentino podía volver a jugar tras un año y medio sancionado por dopaje. Pese a que el Nápoles insitió en mantenerle en plantilla, Maradona pidió a la FIFA para que intercediese y le dejase irse a Sevilla junto a Carlos Bilardo, su seleccionador en Mexico 86. Finalmente acabó recalando en la capital hispalense, donde tras una temporada con problemas en la rodilla y enfados con Bilardo, decidió volver al fútbol argentino.

Ángel Mur (hijo), mediando en una discusión entre Maradona y Sarabia durante la final de la Copa del Rey de 1984.
Ángel Mur (hijo), mediando en una discusión entre Maradona y Sarabia durante la final de la Copa del Rey de 1984. / Achivo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos