Real Madrid

El Madrid no medita cambiar a un Lopetegui que se mantiene fuerte en la tormenta

Julen Lopetegui observa a su equipo desde el banquillo/Reuters
Julen Lopetegui observa a su equipo desde el banquillo / Reuters

A pesar de los malos resultados el club, que ahora sí medita refuerzos en invierno, no se plantea sustituir al técnico blanco, convencido de que el equipo será capaz de recuperar su identidad

MELISA CABALEIROMadrid

La derrota del Real Madrid en Mendizorroza fue el último capítulo de una mala racha que viene prolongándose desde el doloroso correctivo del Sevilla en el Sánchez Pizjuán. 10 días negros en los que el conjunto blanco ha sido incapaz de ver puerta, una pesadilla de la que tampoco fueron capaces de despertar en el feudo vasco. Ante el CSKA, los palos jugaron su papel. Tres disparos al travesaño, de Casemiro, Benzema y Mariano evitaron el gol blanco. La maldición del Luzhniki, quizá porque históricamente siempre salió mal parado del estadio moscovita. Pero ante el Alavés, el Real Madrid tenía una oportunidad única para redimirse. Un rival al que llevaba venciendo durante más de 80 años. Nadie podía imaginar un tropiezo, más aún cuando volvía Gareth Bale, descansado al haber quedado fuera de la convocatoria en Champions.

Sea como fuere, el Real Madrid acumuló su cuarto partido sin marcar. Cerca de siete horas sin gritar gol. 409 minutos, algo que no se repetía con ningún entrenador desde hacía más de 30 años. El primero en alcanzar este registro fue Vujadin Bóskov en 1982. El serbio fue despedido apenas 11 días después. El segundo, Amancio en 1985. El coruñés corrió peor suerte, ya que fue despedido de inmediato. De aquellas reacciones impulsivas parece haber aprendido un club que, a pesar de la tempestad en la que parece estar sumido el equipo, quiere seguir contando con Julen Lopetegui y darle así la oportunidad de demostrar todo su potencial. Solo ocho jornadas de Liga y dos de Champions -la primera de todas ellas, ante la Roma, muy exitosa para el equipo hace menos de 20 días- no pueden ser suficientes para juzgar si un entrenador está capacitado o no para llevar las riendas de un equipo. Así lo piensa el cuerpo técnico que no medita cambiar al preparador y confía en que tras el parón, el equipo vuelva al redil ganador. De hecho, hay plena confianza en que si ante el Victoria Plzen y el Levante en casa se cosechan resultados positivos, el equipo podrá ser capaz de jugar con carácter y vencer en el Camp Nou.

El club, pese a la desilusión del inicio liguero, está convencido de que todo lo malo que podía pasar (en forma de lesiones e infortunio de cara) ya ha sucedido, que lo importante es dejar los fantasmas atrás y recuperar la identidad de principios de temporada. Esa buena imagen con la que el club blanco comenzó ganando al Getafe y goleando a Girona y Leganés antes de la exhibición coral ante la Roma. Quizá se magnificó, como ahora sucede con esta crisis. Sergio Ramos fue uno de los pocos que dio la cara tras el partido. «Quien da al Madrid por muerto se equivoca a la larga. Paciencia. Somos los primeros que estamos jodidos», afirmó. «Quizá ahora sin Cristiano se hable más pero con él también tuvimos crisis de gol. El gol va a volver», aseguró Ramos, que también defendió a su entrenador de las críticas y calificó como «una locura» el hecho de que pudiera ser sustituido. «¿Destituir a Lopetegui? Nunca es bueno que haya un cambio de entrenador. Es pronto para hablar de eso. Sería una locura», dijo el capitán.

De igual manera, tanto Raphael Varane como Álvaro Odriozola, ambos titulares en el duelo ante el Alavés, aprovecharon para alzar la figura de Julen como líder del vestuario y hombre de confianza. «Estamos encantados con él (Julen). Estamos muy tranquilos con él, trabajando y vamos a ser positivos», afirmó el francés. El calendario, al regreso del parón, le depara dos duelos como local (Levante y Viktoria Plzen) ante de visitar el Camp Nou a una distancia de solo un partido. Una victoria en Barcelona podría volver a cambiar toda la perspectiva. «El trabajo es el único secreto para revertir esta situación y los jugadores vamos a muerte con el míster», expresó el donostiarra, uno de los pocos refuerzos llegados en verano. El club consideró que no era necesario reforzar a una plantilla que ha logrado tres Champions consecutivas.

Pero la pregunta es... ¿dónde están los goles perdidos? Para intentar recuperarlos, el cuerpo técnico está convencido de que hay que hacer una serie de modificaciones que servirían para agitar la coctelera. Aunque sean dolorosas. En la planta noble ahora si considera la posibilidad de fichar en el mercado de invierno a un mediocentro y a un lateral izquierdo, para tener recambios de calidad que permitiesen rotar con mayor facilidad. Incluso un '9', si el mercado ofrece una buena opción, que pueda suplir el hueco dejado por Cristiano. «No se puede tapar el sol con un dedo», expresó con sinceridad Keylor Navas el pasado miércoles sobre la importancia del luso en la conquista de las tres 'orejonas' consecutivas. Todo ello para seguir luchando por una Liga que todavía tienen en su mano y de una Champions, en la que a pesar del tropiezo en Moscú, en la que sigue siendo uno de los favoritos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos