Jornada 26

Morata mantiene al Atlético en cabeza

El delantero del Atlético de Madrid, Antoine Griezmann. / JAVIER SORIANO (AFP)

Un doblete del madrileño en Anoeta en acciones a balón parado termina con la condición de invicta de la Real Sociedad en 2019 y mantiene el sueño rojiblanco por la Liga

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

El Atlético no pierde la cabeza de la Liga y sigue a siete puntos del Barcelona gracias a dos testarazos en tres minutos de Álvaro Morata que fueron decisivos y suficientes para superar a una Real Sociedad mustia que perdió su condición de invicta en 2019. El equipo rojiblanco completó un encuentro muy práctico, gracias a que Simeone tiene de nuevo un comodín ofensivo ideal que le permite ejecutar su plan. El técnico apostó por fichar al delantero, al borde de una depresión en Londres, pese a que sabía que parte de su hinchada le iba a recibir de uñas.

No suelen ser productivos los refuerzos invernales pero no es el caso del internacional español. En algo más de un mes, su rendimiento está fuera de dudas. Lleva tres goles legales, alguno más mal anulado y más allá de eso su juego ayuda al resto: genera opciones (Rulli le sacó con el cuerpo un remate a bocajarro), estira al equipo, libera a Griezmann o Costa cuando coinciden en el campo... Simeone está encantado y sus críticos ya son menos.

0 REAL SOCIEDAD

Rulli, Zaldua, Llorente, Raúl Navas, Theo, Zubeldia (Rubén Pardo, min. 75), Oyarzabal, Mikel Merino, Zurutuza (Juanmi, min. 68), Sandro Ramírez, Willian José (Bautista, min. 26).

2 ATLÉTICO

Oblak, Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luís (Arias, min. 46), Koke, Rodrigo, Saúl, Lemar (Thomas, min. 58), Morata (Correa, min. 71), Griezmann

GOLES
0-1: min. 29, Morata. 0-2: min. 32, Morata.
Árbitro:
José Luis González González (Castilla-León). Amonestó a Zaldúa, Rodrigo, Godín. Expulsó por doble amarilla a Koke (40' y 61').
Incidencias:
Partido correspondiente a la vigesimosexta jornada de Liga, disputado en Anoeta ante unos 24.000 espectadores. Antes del encuentro Jesús Vidal, premio al actor revelación en los últimos Goya por su papel en la película «Campeones», de Javier Fesser, hizo el saque de honor como homenaje junto a Asier Illarramendi. William José tuvo que ser sustituido por lesión y Filipe Luis por precaución debido a molestias musculares en la pierna. Godín se perderá el próximo partido por acumulación de amonestaciones.

Y es que ya es el segundo máximo goleador en Liga del Atlético de Madrid. Su celebración del segundo gol, con el gesto del arquero ideado por Kiko y perfeccionado por Fernando Torres, ayuda a rebajar la tensión con un ariete que demostró sus condiciones a balón parado, apareciendo para poner la cabeza en dos momentos adecuados. En el 0-1 estuvo de risas con Theo, canterano atlético que hizo el camino contrario pero ahora está cedido en San Sebastián, y después se le adelantó para remachar una bola peinada por Godín en un córner puesto por Lemar, más comprometido en defensa que en otras tardes. El segundo lo certificó en una falta que él mismo forzó y puso con calidad Koke, que después fue expulsado por exceso de intensidad defensiva.

La Real, ni contra diez

Sólo la roja del motor colchonero, bien secundado por Rodrigo, complicó la recta final del encuentro a un Atlético que rozó el 0-3 ante una Real Sociedad desconocida. Solo cuando tuvo superioridad numérica en la media hora final logró achuchar a su rival, que había optado en el descanso por prescindir de un tocado Filipe y reclutó a Arias, pasando a Juanfran a la banda izquierda. Simeone recompuso al equipo, que ya había dado un paso atrás, con Correa por Morata y gracias a su orden (1-4-4-1) no pasó grandísimos apuros pese que le merodeaban ya que Sandro sigue con la pólvora mojada y Bautista no mejoró al lesionado Willian José.

«Mientras que haya puntos, vamos a pelear; tenemos que ganar todos los puntos posibles» Álvaro morata

Eso sí, Oblak tuvo que sacar sus mejores manos para frenar un buen cabezazo de Merino tras pelota colgada por Pardo. El mérito del Atlético fue convertir a su rival en un equipo menor, que pese a tener la pelota apenas llegó a inquietar a un equipo que mantiene el sueño de pelear por la Liga sabiendo que el Barça deberá medirse al segundo clasificado dentro de un mes. «Mientras que haya puntos, vamos a pelear», resumió tras el duelo un feliz Morata, ya integrado como una pieza más del engranaje de Simeone.