Jornada 8

Al cuarto tropiezo, el Barça perdió el liderato

Messi empató el tempranero gol de Garay en Mestalla, pero el vigente campeón de Liga sigue atascado en la competición

JESÚS BALLESTEROSBarcelona

Tenía que llegar el día, tras cuatro jornadas de Liga sin ganar, en la que el Barcelona perdiera el liderato. El empate ante el Valencia en Mestalla fue el detonante y el Sevilla encabeza desde esta octava jornada la competición. No fue capaz el equipo de Valverde de remontar el tempranero gol de Garay que volvió a mostrar la miserias de esta escuadra. Por momentos, recuperó el equipo de Valverde su juego fluido y vertical, pero no estuvo certero de cara a la portería de Neto. La mejor versión vista en Champions días atrás no encontró continuidad en tierras valencianas para enmendar la plana liguera. No gana el Barcelona desde la cuarta jornada cuando venció en Anoeta.

El Barça salía con los jugadores de Wembley con el único cambio de Vermaelen por Lenglet. Por segundo partido consecutivo, Dembélé quedaba algo marcado en los planes de Ernesto Valverde.

1 VALENCIA CF

Neto; Piccini, Garay, Gabriel, Gayà; Soler, Kondogbia (Coquelin, min.79), Parejo, Guedes (Cheryshev, min. 12); Batshuayi y Gameiro (Rodrigo, min. 67).

1 FC BARCELONA

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Vermaelen, Alba; Rakitic, Busquets, Arthur (Rafinha, min. 87), Coutinho (Dembélé, min. 84), Messi y Luis Suárez.

Árbitro:
González González (castellano-leonés). Amonestó a Luis Suárez, Soler, Parejo, Coutinho.
Goles:
1-0. min. 2. Garay. 1-1. min. 23. Messi.
Incidencias:
Estadio de Mestalla. 46.249 espectadores. Jornada 8 de LaLiga 18-19.

El Valencia no caía en Liga desde la jornada segunda, llegaba crecido a este choque tras lograr un empate sin goles en la Champions League ante el Manchester United de Mourinho. Si bien, el equipo de Ernesto Valverde también afrontaba este duelo crecido por romper con la inercia negativa de la Liga en la máxima competición continental.

Cabe recordar que el vigente campeón llegaba a Mestalla tras una semana nefasta en la competición casera, los empates ante Girona y Athletic de Bilbao en el Camp Nou y la derrota frente al Leganés en Butarque habían destapado el tarro de las críticas y las dudas sobre el equipo azulgrana.

Unas críticas que se habían centrado en la labor defensiva. Más que justificadas si tenemos en cuenta que nada más comenzar el choque el Barça ya regala el gol. Apenas a los dos minutos se adelantaba el equipo local gracias a un gol de Garay en un saque de esquina del Valencia en el que el Barça no pudo defender peor. Urge encontrar la cura al mal que asola a Piqué quien no es más que una caricatura del jugador que fue.

El Valencia, un equipo al que le cuesta un mundo crear gol, le hizo uno a un rival que se ha acostumbrado peligrosamente a encajar fácil y mucho en cada jornada. Pudo hacerle mucho daño al equipo culé en los primeros minutos en los que Batshuayi se erigió protagonista haciendo olvidar al ausente Rodrigo.

No aprovechó el equipo de Marcelino el estado de shock en el que se encontraba el Barcelona tras unos primeros minutos muy malos. Y en esas, apareció el de siempre. Messi marcaba su sexto gol de la Liga y mantenía su particular idilio con el gol que inició en Wembley.

Entre el gol del Barcelona y la lesión de Guedes, el Valencia se sumió en un profundo malestar que aprovechó el rival para acosar la portería de Neto. Jugó sus mejores minutos el equipo de Valverde que volvió a mostrar eso ramalazos brillantes que han aparecido esta temporada en alguna ocasión. Acostumbrada está ya la parroquia azulgrana a la bipolaridad de su equipo que tocaba y tocaba buscando la remontada para desesperación del adversario.

Con el gol, Messi entró más en juego y la sociedad con Coutinho y Arthur comenzó a fluir para beneficio culé y desesperación de Mestalla. Es cierto que ambos equipos bordearon el gol, pero fue el cuadro visitante quien se mantuvo más regular. Gayá salvaba a lo suyos de un gol claro de Coutinho justo cuando el último cuarto de hora del partido comenzaba a descontar. Fue una de las últimas ocasiones claras del duelo que se perdió en cambios y despropósito entre uno y otro conjunto. Con los minutos, el Barça fue cayendo en el infortunio y no pudo completar la remontada soñada para salvar el liderato.

 

Fotos

Vídeos