Segunda jornada

Valladolid–Barcelona, un duelo con mucha historia

Messi, durante la última derrota del Barcelona en Valladolid./AFP
Messi, durante la última derrota del Barcelona en Valladolid. / AFP

Los últimos goles de Bakero y Guardiola, el tanto salvador para Van Gaal de Xavi o una de las derrotas que sentenciaron al Tata Martino se produjeron en partidos entre catalanes y pucelanos

JACOBO CASTROMadrid

Este sábado, a las 22:15 horas, el Barcelona visitará Zorrilla para enfrentarse a un rival muy especial. Y es que los partidos en los que los culés se han enfrentado al Real Valladolid han dejado durante los últimos años varios hechos que todos los aficionados blaugranas recuerdan.

Los últimos goles de Bakero y Guardiola

Dos leyendas de la primera época gloriosa del Barcelona hicieron su último tanto ante el Real Valladolid. En su novena temporada como culé, Jose Mari Bakero decidió poner fin a su etapa en el club. Tras haber formado parte del 'Dream Team' de Cruyff, marcando aquel histórico gol al Kaiserslautern que sirvió para que el Barcelona superase los octavos de final de una Copa de Europa que terminaría ganando, el vasco decidió poner rumbo a la liga mexicana al entender que no contaba para Robson, que había llegado para sustituir a Cruyff.

Su último partido tuvo lugar un lunes, el 18 de noviembre de 1996, ante el Real Valladolid en el Camp Nou. El vasco jugó de titular, y en el minuto 55, en una jugada de ataque, empujó a la red un balón puesto desde la banda para hacer el 4-0. Con el brazalete de capitán puesto, se tiró al suelo cuando el balón entró y miró al cielo. Posteriormente, Robson decidió cambiarlo, siendo ese gol el último balón que tocó Bakero como culé.

Menos especial fue el último tanto de Guardiola. En 2001, harto de críticas y de supuestos rumores sobre su vida personal (se especuló con su orientación sexual y se llegó a decir que tenía SIDA), el centrocampista comunicó que dejaría el Barcelona a final de temporada. Su último tanto tuvo lugar el 10 de junio de 2001 en un partido en Zorrilla ante el Real Valladolid. Dos semanas después jugaría su último encuentro como culé.

Xavi salva a Van Gaal

Tras la marcha de Cruyff y de un año de transición con Robson, el Barcelona recurrió a Van Gaal para llevar a cabo un nuevo proyecto ganador tras el final del 'Dream Team'. En su primer año, el técnico logró Liga y Copa, un doblete que quedó empañado por la séptima Copa de Europa conquistada por el Real Madrid. En el siguiente curso, la cosa empezó mal, cayendo en la Supercopa ante el Mallorca, siendo eliminados de la Champions en fase de grupos y sumando solo 19 puntos en las primeras catorce jornadas, quedando el equipo décimo tras caer derrotado en casa 1-3 ante el Villarreal.

Todo indicaba que si Van Gaal no ganaba al Valladolid en Zorrilla, el 20 de diciembre de 1998, las Navidades traerían de regalo un nuevo técnico al banquillo culé. Sin embargo, el holandés salvó el 'matchball'. Un gol de un canterano de 18 años llamado Xavi Hernández daba la victoria al Barcelona, que a partir de ahí comenzó una racha brutal. En los 23 partidos de Liga restantes sumó 18 victorias, tres empates e únicamente dos derrotas. Gracias a esa victoria en Valladolid, Van Gaal pasó de estar destituido a llevar al Barcelona a ser campeón de Liga.

El primer gol de Carles Puyol

En su caso no cerró su cuenta de goleador como barcelonista, si no que la abrió frente a los pucelanos. El 11 de noviembre de 2001 el defensa marcó su primer gol con la elástica culé en un encuentro frente al Real Valladolid, también en el Camp Nou. Formando de lateral derecho, hizo una pared con Saviola para plantarse sólo ante el guardameta pucelano, al que batió con un fuerte disparo que se coló por la escuadra. Fue el primero de sus 18 tantos en el Barcelona.

La vigésima liga

El segundo año de Guardiola no fue tan exitoso como el primero. Los culés cayeron contra el Sevilla en los octavos de final de la Copa, mientras que en la Champions, el Inter de Mourinho los apartó de la final en el Santiago Bernabeu. La última carta era la Liga. Tras ganar en su visita al Real Madrid a pocas jornadas del final, los barcelonistas fueron capaces de gestionar su ventaja hasta la última jornada. En ese encuentro final, el Barcelona dependía de si mismo para ser campeón ante un Real Valladolid que se jugaba la permanencia en Primera.

Con dos goles de Messi, uno de Pedro y otro en propia meta, los catalanes golearon a los pucelanos por 4-0, llevándose su vigésimo título de Liga y mandando a los pucelanos a Segunda División.

La recaída de Tito

En la temporada 2012/13 el Barcelona estrenaba nuevo proyecto. Tras la salida de Guardiola el club apostó por su segundo, Tito Vilanova. Tras un inicio dubitativo, el equipo catalán se plantó a final del 2012 como líder en la Liga, con 46 puntos de 48 posibles, 9 más que el Atlético y 15 por encima del Real Madrid, en octavos de Copa del Rey, y en octavos de Champions tras llevar a cabo una fase de grupos casi perfecta. Toda ese buen momento se quedó en nada cuando el 19 de diciembre de 2012 se anunció que el entrenador culé había recaído de su enfermedad en la glándula parótida.

Vilanova dejó el banquillo parcialmente, siendo sustituído por su segundo, Jaume Roura. El primer encuentro sin el entrenador se produjo en el estadio de Zorrilla, frente al Real Valladolid el 22 de diciembre de 2012. Los jugadores del Barcelona saltaron al césped con una camiseta que mostraba el mensaje «Anims» con la foto del entrenador, mientras que por detrás se podía leer el mensaje «Seny, pit y collons», frase típica del 'mister'. Los culés ganaron ese encuentro por 1-3 con goles de Messi, Tello y Xavi. Fue el primero de muchos partidos sin su entrenador.

El principio del fin del Tata Martino

En la temporada 2013/14, Gerardo 'Tata' Martino sustituyó a Tito Vilanova en el banquillo culé. El entrenador era desconocido para el gran público y las sensaciones del equipo no fueron las mejores durante toda la temporada, en la que además contó con la ausencia de Leo Messi durante varios meses por lesión. El 8 de marzo de 2014 el Barcelona visitaba Zorrilla en lo que es, hasta la fecha, su último partido en el estadio pucelano.

Los culés se presentaban a la cita segundos en la tabla, a un punto del Real Madrid, que era líder, y dos por encima del Atlético de Madrid, que era tercero. Era necesaria una victoria para mantener el pulso por el título, pero no llegó. El partido fue un auténtico despropósito y los pucelanos se llevaron el partido con un gol de Fausto Rossi los primeros minutos. Fue el principio del fin del Tata Martino como entrenador de un Barcelona que, semanas después, quedaría eliminado de la Champions a manos del Atlético de Madrid en cuartos de final, caería en la final de Copa contra el Real Madrid, y sería incapaz de vencer en el último partido de liga a los colchoneros en el Camp Nou para proclamarse campeón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos