Análisis

Zidane rescata la fórmula del doblete

Lucas Vázquez y Militao felicitan a Vinicius por su gol ante Osasuna. /Óscar del Pozo (Afp)
Lucas Vázquez y Militao felicitan a Vinicius por su gol ante Osasuna. / Óscar del Pozo (Afp)

Los fichajes de verano vitaminan y rejuvenecen la segunda unidad, clave en el histórico curso 2016-2017 que culminó con la conquista de la Liga y la Champions

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Tres años después, el Real Madrid otea la tabla como líder de Primera tras la sexta jornada. Desde aquel histórico curso 2016-2017 en que anudaron el doblete Liga-Champions, los blancos no comandaban en solitario la clasificación. La victoria ante Osasuna, sumada al triunfo frente al Sevilla, ha devuelto la alegría al equipo de Zinedine Zidane apenas una semana después del naufragio en el Parque de los Príncipes que disparó todas las alarmas.

Siete días han sido suficientes para disipar la prematura crisis que hizo aflorar el nombre de José Mourinho como posible relevo en caso de que el marsellés no consiguiese reconducir la situación. Su equipo, por el contrario, comparecerá este sábado en el Wanda Metropolitano con la moral fortalecida, sus jóvenes valores acaparando elogios y las fuerzas de sus centuriones dosificadas gracias a la notable puesta en escena de la segunda unidad, que tramitó un partido trampa ante los rojillos emulando la solvencia de aquel otro 'plan B' que resultó clave en la mejor temporada en más de medio siglo en Chamartín.

«Soy el entrenador del Real Madrid y voy a contar con todos los jugadores. No creo que haya sido valiente. Tengo 25 jugadores, voy a contar con todos y hoy han respondido. Estamos trabajando, creemos en lo que hacemos y estamos contentos», se congratulaba Zidane tras el triunfo ante Osasuna, el tercero consecutivo en Liga de los blancos y el segundo sin conceder un tiro a puerta, algo inédito en la última década.

Con el derbi en puertas, en pleno maremágnum de citas de tronío y el margen de maniobra comprometido por la sucesión de lesiones desde el regreso de vacaciones, el técnico revolucionó el once con ocho modificaciones respecto al bloque que plantó en el Sánchez Pizjuán y sólo tres de sus pretorianos -Sergio Ramos, Casemiro y Kroos- para dar resuello a los titularísimos en medio de un calendario frenético. Una decisión no exenta de riesgos. Osasuna llevaba sin perder desde el 22 de marzo y ya había frenado al Barça en la tercera jornada. Pese a ello, fue el envite escogido por Zizou para comenzar a rescatar la fórmula que resultó determinante en la confección de su obra magna.

«Soy el entrenador del Real Madrid y voy a contar con todos los jugadores. No creo que haya sido valiente. Tengo 25 jugadores, voy a contar con todos y hoy han respondido»

«Soy el entrenador del Real Madrid y voy a contar con todos los jugadores. No creo que haya sido valiente. Tengo 25 jugadores, voy a contar con todos y hoy han respondido» Zinedine Zidane

Jovic, la cruz

Sólo Nacho y Lucas Vázquez, de quienes formaron en la foto del miércoles, resistían de aquella reserva a la que recurrió Zidane para enlazar Liga y Champions en una campaña inolvidable en la que los Isco, Morata, James, Kovacic o Asensio se exhibieron en estadios como Riazor, El Molinón o Los Cármenes. El colombiano tuvo unos minutos en la recta final frente a Osasuna para rememorar aquellos partidos en los que la celebérrima 'unidad B' despertaba loas por donde transitaba.

Pero con el malagueño aún sin rodaje tras salir de lesión, el madrileño ganándose una doble amarilla en Mallorca que le privará de disputar su segundo derbi oficial como rojiblanco, el croata en Londres y el balear sumido en el largo proceso de recuperación de la rotura de ligamento cruzado anterior y del menisco externo de su rodilla izquierda que sufrió en la pretemporada, fueron los fichajes de este verano los que asumieron la responsabilidad de demostrar que pueden estar a la altura.

Cumplieron con nota, desde la portería, donde Areola transmitió seguridad pese al poco trabajo embolsando con suficiencia y a un solo guante un balón que sobrevolaba el área para luego ganarle un mano a mano a Cardona, hasta la línea de ataque, en la que Rodrygo emuló al mismísimo Ronaldo Nazario al marcar en su primera acción en partido oficial como madridista. El 'Fenómeno' necesitó 62 segundos frente al Alavés hace 17 años para inaugurar su casillero, pero ya sabía lo que era la Liga tras su fulgurante paso por el Barça. El ex del Santos tardó 31 segundos más en batir a Rubén tras un control que, a decir de Zidane, fue «la hostia», convirtiéndose de paso, a sus 18 años y 260 días, en el tercer extranjero más joven en anotar de blanco, siguiendo la estela de Varane (18 años y 152 días) Vinicius (18 años y 206 días).

Primer madridista nacido en el siglo XXI en ver puerta en Liga, Rodrygo acababa de relevar a Vinicius, otro que salió reivindicado de un partido que puso fin a casi ocho meses sin ver puerta del ex del Flamengo y en el que intentó catorce regates, récord de la presente campaña. No fue el único. El duelo con Osasuna sirvió para ver al Militao expeditivo al corte que se convirtió en pieza fundamental del Oporto la pasada temporada o a un Valverde «tremendo» y con un papel creciente. La única nota negativa la puso Jovic, que sigue reñido con la portería.

Sumando también a Mendy, ahora en la enfermería pero que dejó muestras de su solvencia defensiva frente a Villarreal y Sevilla, Zidane cuenta con una segunda unidad vitaminada y rejuvenecida, determinada a tener un papel preponderante para desempolvar la pócima del éxito que encumbró al francés y hacer olvidar el mustio rostro del 'plan B' que contribuyó a su adiós tras la final de Kiev.