Jornada 6

El líder baila a ritmo de samba

El líder baila a ritmo de samba

Dos golazos de Vinicius y Rodrygo validan las rotaciones del Real Madrid, que visitará el Metropolitano crecido tras el buen partido de su segunda unidad

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Un golazo con una pizca de fortuna de Vinicius y otro no menos brillante de Rodrygo en su puesta de largo en partido oficial con la camiseta del Real Madrid permitirán a los blancos visitar el Metropolitano como líder en solitario de la Liga. Envidó Zinedine Zidane con un equipo plagado de teóricos suplentes y sus precoces talentos brasileños validaron la apuesta llenando de samba el Santiago Bernabéu.

Entendió el técnico del Real Madrid que el duelo con Osasuna era el momento oportuno para agitar el árbol, con ocho variantes en su once respecto al que atenazó al Sevilla a base de sacrificio y pundonor. Primera titularidad del curso para Areola y segunda para Odriozola y Militao. Estreno también para Nacho en el carril zurdo ante las ausencias por lesión de Marcelo y Mendy. La carestía de efectivos en la medular obligó al marsellés a seguir exprimiendo a Casemiro y Kroos, los únicos que lo han jugado todo de inicio. Para ellos no hay tregua. Arriba, tridente remozado para dar oxígeno a Bale, Hazard y Benzema con el derbi a la vista y ante un Osasuna también con muchos cambios respecto a la jornada anterior.

Replicó el Real Madrid con su segunda unidad el plan que tan buen resultado le dio en el Sánchez Pizjuán. Líneas juntas, solidaridad en la presión e intensidad ante un Osasuna desacomplejado que sólo pudo discutirle el mando en la primera media hora. El Bernabéu quería ver una versión tan comprometida de su equipo como la que exhibió en Nervión, pero demandaba mayor ambición ofensiva, lo que provocó unos silbidos tempraneros cuando Lucas Vázquez reculó para ceder a Areola ante la presión rojilla.

2 Real Madrid

Areola, Odriozola, Sergio Ramos, Militao, Nacho, Casemiro, Valverde (James, min. 82), Kroos, Lucas Vázquez, Jovic y Vinicius (Rodrygo, min. 71).

0 Osasuna

Rubén, Lillo, Raúl Navas, Roncaglia, Estupiñán, Rober Ibáñez (Roberto Torres, min. 70), Moncayola, Fran Mérida, Rubén García, Brandon (Villar, min. 65) y Cardona (Chimy Ávila, min. 65).

Goles:
1-0: min. 36, Vinicius. 2-0: min. 71, Rodrygo.
Árbitro:
Mateu Lahoz (Valenciano). Amonestó a Militao, Lillo, Nacho y Chimy Ávila.
Incidencias:
Partido de la sexta jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu ante unos 62.000 espectadores.

El paso atrás es anatema en el coliseo blanco y el extremo goza de mucho menos crédito entre su parroquia que frente a Zidane. La impaciencia alcanzó incluso a Vinicius, pese a que en uno de sus culebreos germinó la primera aproximación venenosa del Real Madrid, con un centro de Odriozola por la derecha que a punto estuvo de aprovechar Jovic tras un rocambolesco despeje de Raúl Navas contra su propia portería al que replicó Rubén mandándosela al ariete que, desprevenido, la envió alta en posición forzada. El acercamiento envalentonó al Madrid, que volvió a probar con un latigazo desviado de Kroos.

Más información

Rearme anímico

Faltaba claridad en la circulación por parte de los locales, fiados más al individualismo que al espíritu comunitario que abrochó su triunfo frente al Sevilla. Faz muy distinta a la que exhibía Osasuna, cómodo en un duelo de ritmo pausado y más brega que virtuosismo hasta que Vinicius exorcizó sus fantasmas poniendo el balón en la escuadra con la diestra. No llevaba aparente peligro el acercamiento de los blancos, menos aún teniendo en cuenta que el brasileño había pasado casi ocho meses reñido con el gol, camino ya del diván por sus sempiternos problemas a la hora de definir. Pero se desquitó con un tanto de bandera. Desde la esquina del área y con algo de suerte al tocar el esférico en la bota de Raúl Navas para hacer estéril la estirada de Rubén. Golazo al fin y al cabo de un futbolista cuyo rostro atestiguaba el peso que se acababa de quitar de encima.

Creció a partir del gol el Real Madrid, con Vinicius liberado. El carioca citó a Jovic con la portería de Rubén, pero el serbio disparó blando. Cardona tuvo la única de Osasuna antes del intermedio, un mano a mano abortado por Areola. El francés se mostró sobrio en su puesta de largo como madridista, aunque tampoco es que Osasuna le exigiese en exceso, falto de colmillo arriba. Ni un disparo entre los tres palos en todo el partido pese a la encomiable entrega de los rojillos. El segundo consecutivo del Real Madrid sin ver amenazada su portería, signo del cambio de actitud que desencadenó la debacle ante el PSG en el Parque de los Príncipes.

Necesitaba alterar su hoja de ruta Jagoba Arrasate en busca del empate, pero fue el Real Madrid el que pudo meter tierra de por medio con un gran servicio de Lucas Vázquez a Jovic, que con toda la portería para él marró una ocasión pintiparada. Inexcusable el fallo en un ariete de su categoría. Se le resiste su primer gol de blanco pese a que llegó a celebrar uno poco después tras otro gran servicio del gallego que recogió en fuera de juego. Por milímetros, mas en la era del VAR no hay margen para la polémica en este tipo de acciones.

Recompuso Arrasate su once dando entrada a Villar y Chimy Ávila por Brandon y Cardona. Del 4-2-3-1 al 4-4-2 en busca de mordiente. Lo ajustado del marcador daba espacio a Osasuna para sacar algo positivo del Bernabéu tras nueve visitas consecutivas hincando la rodilla. Pero Rodrygo se encargó de disipar cualquier conato de rebelión. 95 segundos sobre el césped le bastaron al ex del Santos para sentenciar el choque, recortando sobre la frontal y definiendo con la diestra al palo largo. Ningún otro debutante 'mojó' tan rápido en su presentación de blanco.

Así, impulsado por los dos diamantes llamados a liderar el ataque del Real Madrid durante la próxima década, se cobraron los blancos su tercera victoria seguida, algo que no hacían en Liga desde marzo. Inmejorable noticia antes del derbi, que afrontarán rearmados anímicamente tras una derrota en el Parque de los Príncipes que parece haber operado como punto de inflexión en un equipo que volvió a mostrarse comprometido y con el punto de atrevimiento que aportan sus joyas brasileñas.