Los tres interrogantes de Lopetegui

Las dudas de Lopetegui se centran en el lateral derecho, el acompañante de Busquets en el medio y el ocupante de la posición de '9'./
Las dudas de Lopetegui se centran en el lateral derecho, el acompañante de Busquets en el medio y el ocupante de la posición de '9'.

El seleccionador tiene cuatro días para despejar las incógnitas del lateral derecho, del acompañante de Busquets y de su delantero centro

JON AGIRIANO

El expediente de Julen Lopetegui con España es impecable. Nadie lo discute. De su mano, la selección ha reflotado hasta el punto presentarse en este Mundial pudiendo presumir de llevar veinte partidos invicta y sin dejar de marcar en ellos al menos un gol, una racha que no se repetía desde 1951. No se trata de estadísticas que se puedan mirar de soslayo o con un exceso de relativismo. Aunque es cierto que la fase de clasificación fue fácil, también lo es que la tropa de Lopetegui siempre ha dado un gran nivel ante todos los rivales de entidad a los que se ha enfrentado: Italia en los dos partidos del grupo, y Bélgica, Inglaterra, Francia, Alemania y Argentina en los amistosos.

Hablamos, pues, de un equipo sólido y fiable, con empaque, verdaderamente competitivo. Lo cual no impide que, después de dos años de trabajo y a solo cuatro días de que comience su examen definitivo, el once titular tenga todavía algunas incógnitas que el técnico de Asteasu deberá despejar. Que quede claro que no se discute de estilo ni de convicciones respecto al juego. España no es ese alumno confiado que, en el último repaso, se da cuenta de que se ha olvidado de estudiar dos temas y, de repente, siente un escalofrío, la tierra abriéndose sus pies, y todo le parece peligroso y abismal. No. La selección, sencillamente, necesita definir con acierto tres piezas básicas de su maquinaria que todavía no están bien definidas: el lateral derecho, el acompañante de Busquets y su delantero centro.

En el caso del ocupante del carril del 2, la duda tiene que ver con un contratiempo: la lesión de Carvajal, indiscutible para Lopetegui. Que decidiera esperarle y le haya traído a Rusia sabiendo que sus posibilidades de jugar en la fase de grupos se limitarían al último partido contra Marruecos, lo dice todo sobre la importancia que le otorga. No es fácil de sustituir Carvajal. Para hacerlo, al seleccionador se le presentan dos opciones muy diferentes entre sí. La ofensiva que supone Odriozola y la más experimentada y defensiva que representa Nacho. Teniendo en cuenta lo que supone el debut en un Mundial y el rival que estará enfrente, todo indica que Lopetegui se decantará por el madridista. Odriozola sufrió en exceso el sábado con Badri Anis como para lanzarle al ruedo con un miura como Cristiano.

Respecto al acompañante de Busquets, podemos estar hablando de la duda que más desvela al seleccionador. Thiago es un futbolista al que conoce bien desde las categorías inferiores. Le aprecia y le gusta, pero no le acaba de encontrar un encaje claro. Si uno repasa los duelos antes rivales importantes que ha jugado la selección en estos dos últimos años descubre que Thiago nunca ha sido el escolta titular de Busquets. Lo fue, eso sí, en el primer partido oficial de Lopetegui con La Roja, el 8-0 ante Liechsteintein. Y también en su primer amistoso, frente Bélgica, pero entonces Thiago jugó más adelantado y fue Koke el que estuvo más cerca de 'Busy'. Lo del otro día ante Túnez, por tanto, tuvo algo de prueba porque lo cierto es que, cuando el jugador del Bayern ha salido de inicio como medio centro puro, es que Busquets no estaba en el campo, caso de los partidos ante Alemania o Argentina.

No son extrañas las dudas del seleccionador. Thiago Alcantara es un gran talento, pero también un futbolista peculiar, un espíritu libre que va y viene, con una tendencia natural a la dispersión. No es como era su padre, vaya, al que le dejabas las llaves de casa y sabías que podías irte tranquilo porque, a la vuelta, todo estaría perfecto y el hombre te abría arreglado hasta un grifo que goteaba. Su hijo es muy diferente. Ante Túnez cometió algunos errores que en un partido de Mundial te dejan helado. Lopetegui le sustituyó en el descanso por Koke, más predecible y fiable, más mecanizado. Aunque su temporada con el Atlético no haya sido muy brillante, es probable que el viernes salga de inicio. Como salió, por cierto, en los dos partidos de clasificación ante Italia. ¿Y Saúl? Algo significará que Lopetegui no la haya probado en estos dos últimos amistosos.

La tercera pieza en cuestión es el nueve. Se trata de un viejo debate sobre el cual, a día de hoy, se pueden afirmar tres cosas. La primera, que el entrenador guipuzcoano juega de inicio con un solo delantero puro. Lo hace siempre. Es más, ante Italia en el Bernabéu, es decir, en su compromiso más importante hasta la fecha, apostó por Silva como falso nueve para poder meter a Asensio. La segunda es que ha confiado en Diego Costa desde el primer día y lo sigue haciendo pese a que el delantero de Lagarto volvió a jugar en enero, no ha dado su nivel y solo ha marcado tres goles en la Liga.

Rodrigo está ahí, al acecho. Fue titular en el amistoso contra Alemania y el otro día ante Túnez. Algo querrá decir. El goleador del Valencia atendió este lunes a la prensa en Krasnodar y habló de sus compañeros de ataque. «Somos delanteros de características distintas. Iago es más versátil, Diego Costa es más de área y yo estoy en medio de los dos», dijo. La tercera realidad es que Lopetegui prefiere a Aspas de revulsivo, tal vez porque, desde aquella noche en Wembley el 16 de noviembre de 2016, siempre le ha funcionado como un reloj en ese papel.

 

Fotos

Vídeos