Ligue 1

Neymar comienza a madurar en el País de Nunca Jamás

Neymar, en el partido mundialista frente a México en el Samara Arena/Reuters
Neymar, en el partido mundialista frente a México en el Samara Arena / Reuters

El brasileño admite que «a veces» exagera sus caídas y aunque lucha «por mantener vivo al niño» que hay en su interior, asegura que es «un hombre nuevo»

MELISA CABALEIROMadrid

Que Neymar haya sido el principal foco de la polémica durante el pasado Mundial más por sus caídas que por su fútbol y por sus goles no es algo nuevo. Sus reacciones, en la mayor parte de las ocasiones bastante exageradas, han alimentado los debates en Brasil y también fuera de sus fronteras. La red se llenó de bromas y memes bien pronto, desde su partido ante Costa Rica en la segunda jornada de la fase de grupos. Pues bien, Neymar salió al paso de las críticas y admitió que sus reacciones durante el campeonato fueron, en ocasiones, «exageradas». En un anuncio de la marca comercial 'Gilette', que patrocina el futbolista, Neymar mostró su lado más humano. «La gente puede pensar que exagero. A veces reconozco que exagero. Pero es real que sufro dentro del campo. Y nadie imagina lo que vivo fuera de él», admitió.

Y es que, ante la selección costarricense, el brasileño se tiró dentro del área fingiendo un penalti. El colegiado holandés Björn Kuipers pitó la pena máxima pero luego dio marcha atrás gracias al VAR. En aquel momento, la 'Canarinha' estaba obligada a ganar -iba empatada a cero frente a Costa Rica-tras acabar en tablas ante Suiza en su debut mundialista. Y Neymar decidió 'salir al rescate'.

El defensa 'tico' Giancarlo González intentó frenar al atacante brasileño, que al mínimo toque se dejó caer. Y las reacciones no tardaron en producirse. La cara de Neymar integrada en el cuerpo de un nadador lanzándose cómicamente desde un trampolín a una piscina olímpica fueron algunas de las primeras bromas virtuales. «Si a veces parezco un niño mimado es porque no he aprendido a lidiar con la frustración», admitió. «Dentro de mí existe un niño, a veces encanta al mundo. A veces irrita a todo el mundo. Pero mi lucha es para mantener a ese niño vivo», aseguró el delantero del Paris Saint Germain. Un niño que se ha transformado en «un nuevo hombre», según las palabras del propio jugador.

Críticas por doquier

Pero el peor juicio todavía no había comenzado. El encuentro ante Serbia en la tercera jornada de la fase de grupos fue donde pasó al estrellato su más que exagerada voltereta. Todo comenzó con una entrada de Ljalic, una falta que hizo rodar al brasileño por la banda durante varios metros. Tras esta acción, llegaron los temidos memes. El más recurrente, el divertido montaje del futbolista brasieño dando volteretas por diferentes escenarios ficticios. Incluso se llegó a realizar un vídeo 'fake' de dos horas en el que una caricatura del brasileño se dedicaba a dar volteretas sin parar.

La repercusión de la jugada fue tal que hasta la cadena de comida rápida 'KFC' en Sudáfrica decidió rendir su particular homenaje: un anunció televisivo en el que una estrella del fútbol salía del terreno de juego rodando al más puro estilo Neymar hasta llegar al restaurante de comida rápida publicitado. «Yo me caí, pero solo quien se cae se puede levantar. La gente puede continuar tirando piedras o pueden dejar esas piedras y ayudarme a ponerme de pie, porque cuando yo me pongo de pie, Brasil entero se levanta conmigo», sentenció.

Lo cierto es, que las críticas no cesan y aunque Neymar haya reconocido su error y entonado el 'mea culpa', incluso desde su país le reprochan que lo haya hecho a través de una marca publicitaria. Otra de sus jugadas más polémicas del Mundial sucedió en el Brasil-México de octavos de final. Quizá fue el partido en el que recibió las críticas más duras, sobre todo, por parte de la afición y los integrantes de la 'Tri'.

Y es que, más que recordada será la reacción del brasileño ante un pisotón del mexicano Miguel Layún, un lance en el que Neymar se puso la máscara de actor e interpretó el papel de su vida, casi espasmódico sobre el césped. En él, permaneció durante unos largos 14 minutos. Una actuación ante la que nadie quedó indiferente y que el propio Layún criticó. «Si quiere estar en el piso, que vaya a su casa mejor», reconoció el ex jugador del Sevilla y actual jugador del Villarreal. Sin embargo, Neymar no se inquieta por nada y afirma que sus «espaldas son anchas» y que está «acostumbrado a las críticas».

El jugador brasileño, que seguía de vacaciones en Brasil desde que la selección cayó en cuartos de final ante Bélgica, se unirá a sus compañeros del PSG en China antes del primer partido oficial, el próximo sábado frente el Mónaco. «Le esperaremos desde el primer día», afirmó el técnico parisino Thomas Tuchel, tras vencer al Atlético de Madrid (3-2) en el amistoso celebrado esta tarde en Singapur.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos