Amistoso

Piqué mandó callar a los que cantaban «¡qué puta es España!»

Los futbolistas de la selección catalana celebran el gol de Javi Puado. / Foto: Robin Townsend (Efe) | Vídeo: Atlas

El central del Barcelona demandó respeto a la grada durante el partido que midió en Montilivi a la selección catalana con Venezuela

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Gerard Piqué fue uno de los grandes protagonistas del partido que enfrentó este lunes a la selección catalana contra Venezuela en el Estadio Municipal de Montilivi ante 12.671 espectadores. Y no sólo por motivos deportivos, sino, en mucha mayor medida, por los extradeportivos. El central del Barcelona, que disputó 46 minutos a las órdenes de Gerard López hasta que fue sustituido por su compañero en el Barça Riqui Puig, mandó callar a un grupo de aficionados que gritaban «¡Qué puta es España!» al ritmo de la canción de Manolo Escobar titulada '¡Que viva España!'.

«Les he mandado callar porque hay que predicar con el ejemplo. Es intolerable la falta de respeto. El respeto, por encima de todo, pero por todas las partes. En Cataluña tenemos que predicar con el ejemplo», dijo el central a la conclusión de un partido de alto voltaje político en las gradas del estadio del Girona.

La presencia de la selección catalana, mientras se desarrolla el juicio contra los líderes del 'procés', y de Venezuela, un país convulsionado por el pulso entre el presidente Nicolás Maduro, y el presidente encargado de Venezuela y líder opositor Juan Guaidó, garantizaba el protagonismo de los mensajes políticos incluso por encima de los aspectos meramente deportivos. Y así fue, con abundancia de esteladas en las gradas y gritos en favor de los líderes del 'procés' y de la independencia de Cataluña.

No se arrepiente de dejar La Roja

Llevaba más de dos años sin disputar un encuentro la selección catalana, que no pudo contar con futbolistas como Xavi Hernández, del Al Saad catarí, los vallisoletanos Rubén Alcaraz o Jordi Masip, los vallecanos Alberto García y Álex Moreno ni con Enric Gallego y Álex Gallar, del Huesca, a los que sus clubes no permitieron acudir a la cita. Piqué, que dejó la selección española tras el Mundial de Rusia, era una de las grandes atracciones del encuentro y uno de los puntales de un combinado en el que también destacaban Marc Bartra, al que Luis Enrique no convocó para los duelos contra Noruega y Malta clasificatorios para la Eurocopa de 2020, Àlex Granell, Pere Pons o Bojan Krkic.

«Les he mandado callar porque hay que predicar con el ejemplo. Es intolerable la falta de respeto»

«Les he mandado callar porque hay que predicar con el ejemplo. Es intolerable la falta de respeto»

Precisamente el delantero del Stoke City fue el encagado de abrir el marcador en el minuto 52. Siete minutos después empataría Roberto Rosales para Venezuela, pero Javi Puado, futbolista del Espanyol, daría la victoria a la selección catalana en las postrimerías del partido cazando un balón que había quedado muerto en el área para batir a Faríñez.

Luego saldría Piqué a aclarar lo sucedido con su gesto a la grada y los motivos que le llevaron a dejar La Roja tras el Mundial de Rusia. «Tomé una decisión, quería estar con mi familia. Aquí vengo un día, un rato, me lo paso bien y mañana ya estoy con el equipo. Si hubiera seguido con España no hubiera venido», dijo el zaguero, que conquistó con la selección española el Mundial de Sudáfrica en 2010 y la Eurocopa de Polonia y Ucrania en 2012, pero que también fue silbado en varias ocasiones cuando jugaba con España por su posicionamiento en favor de un referéndum en Cataluña.

Se refirió Piqué a las ausencias. «Faltan Xavi, Cesc y muchos otros. Los equipos han decidido no arriesgar, lo entiendo perfectamente», dijo el defensa, que valoró también los centrales a los que está llamando Luis Enrique en busca de un compañero de baile para Sergio Ramos que intente emular sus prestaciones. «Hay muchos jugadores jóvenes y buenos. Que no esté yo no quiere decir que no haya gente de calidad: están Iñigo Martínez, Sergi Gómez, Mario Hermoso... Hay mucho nivel y necesitan minutos y que se sientan con confianza», enfatizó.