Ryder Cup

La mujer que recibió un bolazo en el ojo apunta a la organización de la Ryder

Corine Remande, con su ojo completamente tapado./AFP
Corine Remande, con su ojo completamente tapado. / AFP

Corine Remande culpa directamente a los comisarios en una entrevista y critica la actitud del resto de espectadores

COLPISA / AFPMadrid

Corine Remande, la espectadora que perdió la visión de su ojo derecho tras recibir el impacto de una bola lanzada por el estadounidense Brooks Koepka, declaró estar «enfadada contra los organizadores» de la Ryder Cup en una entrevista a AFP, en la que explica que ha presentado una demanda para «alertar sobre la seguridad del público» y para «obtener respuestas».

Con su ojo lesionado recubierto por un gran apósito, Corine Remande explicó al mencionado medio cómo recibió el pasado viernes «una bola llegada de ninguna parte», lanzada por Koepka, vencedor del US Open y del Campeonato PGA este año, sobre el hoyo 6 del campo de Le Golf National. «Fue un choque terrible, ya que esas bolas salen a 240 km/h», asegura, mientras explica que tras el impacto de su ojo empezó a brotar sangre y que, posteriormente, en el hospital le diagnosticaron 'explosión del bloque ocular«.

Remande denuncia haber estado tirada en el suelo durante cerca de una hora sin que los socorristas interviniesen antes de ser evacuada «en un gran descontrol». «Tuve miedo de ser pisoteada porque llegaba Tiger Woods y la muchedumbre aumentaba alrededor nuestro» declara. Por otro lado, critica mucho la actitud del resto de personas que estaban presenciando su situación. «Lo que me impactó también fue que los espectadores me hacían fotos, pero ninguno de ellos llamó a los socorristas», critica esta apasionada del golf de 49 años y residente el El Cairo, que había viajado a Francia con su marido Raphaël para asistir al torneo.

«Los comisarios tenían que haber gritado 'bola'. No lo hicieron», asegura. Remande apunta directamente a la organización «Para aumentar el espectáculo, los organizadores avanzaron la salida de los jugadores del hoyo 6 con el fin de permitir a los grandes pegadores llegar al 'green' de un solo golpe. Lo hicieron sin advertir a los espectadores. Sin que el público viese a los jugadores y pudiese anticipar y protegerse. Por eso estoy enojada. Por eso y porque durante tres días nadie de la organización nos pidió noticias de mi estado», insiste.

«Ahora hemos presentado una demanda con el fin de tener respuestas a nuestras preguntas, para interpelar al conjunto de organizadores sobre la seguridad del público», dice la afectada, que por ahora no quiere volver a pensar en la práctica del golf. «Por ahora, la prioridad son las curas. No tengo consignas de los médicos. Voy a vivir con este hándicap, eso puede llevarme un tiempo. Y veré como adapto mi práctica a este hándicap» explica.

Durante algunas semanas aún, Corine Remande permanecerá en Lyon, donde viven sus padres, porque de momento no le autorizan a tomar un avión para regresar a Egipto, donde su marido regresará el jueves.

Temas

Golf
 

Fotos

Vídeos