Atletismo

Ellas recogen el testigo de Usain Bolt

La atleta jamaicana Elaine Thompson. /Lucy Nicholson (Reuters)
La atleta jamaicana Elaine Thompson. / Lucy Nicholson (Reuters)

Sin figuras relevantes en la velocidad masculina, el atletismo en Jamaica vuela de la mano de sus mujeres, con leyendas de regreso como Thompson y Fraser-Pryce

MIGUEL OLMEDAMadrid

En agosto se cumplirán dos años de la retirada de Usain Bolt, el hombre más rápido de la historia, sin un dominador claro que ocupe su lugar. A nivel mundial, los estadounidenses Christian Coleman (9.79 en 100 y 6.34, récord mundial, en 60), Noah Lyles (9.86 en 100 y 19.65 en 200), Ronnie Baker (9.87 en 100 y 6.40 en 60) y Michael Norman (19.70 en 200 y 43.45 en 400) acaparan los focos del esprint... Pero en Jamaica, la otra cuna de la velocidad, el sector de la corta distancia es un cráter sin vida.

En 2019, únicamente el sempiterno Yohan Blake se cuela entre los diez más rápidos del planeta. Hace casi una década, el caribeño se convertía en el segundo hombre más veloz de la historia, corriendo el hectómetro en 9.69 segundos. Hoy, pelea por hacerlo en menos de diez. Esta temporada, de hecho, es el único jamaicano en lograrlo, aunque sus 9.98 apenas le valen el noveno puesto del ranking mundial que lidera Coleman con 9.85. En año de Campeonato del Mundo, pinta feo.

El ejercicio pasado, las cosas no le fueron mejor a Jamaica en un sector que hace nada fue exclusivamente suyo. Desde 2009 a 2017, el país caribeño incluyó al menos a tres hombres en el 'top 10' mundial, llegando a seis en 2011, y liderándolo en solitario Asafa Powell entre 2005 y 2007 con varios récords, justo antes del desembarco de Bolt en Pekín 2008. Desde el oro olímpico de este último en Río 2016 (9.81), ningún compatriota suyo ha bajado de 9.90, y en 2018 apenas tres superaron la barrera de los diez segundos. Nada que ver con lo que sucede en categoría femenina.

'Mamá Jamaica' ha vuelto reclamando su sitio. Faltan 100 días para que comience el Mundial de Doha y, ante el fenómeno Sha'Carri Richardson (que ganó la NCAA en 10.75), las velocistas caribeñas no quieren quedarse atrás. En la madrugada del viernes al sábado (hora española), tres mujeres protagonizaron en los 'trials' jamaicanos una de las mejores carreras de la historia del hectómetro.

Después de arrasar con un doblete en los Juegos de Río, una serie de problemas físicos alejaron a Elaine Thompson de su mejor nivel, ese que la situaba en el cuarto escalafón histórico de 100 (10.70) y 200 (21.66), pero esta temporada el volcán ya había avisado: volvía a estar activo. En Kingston ganó su semifinal en 10.88, pero se dejó lo mejor para la final: 10.73 remontando a Shelly-Ann Fraser-Pryce, otro mito, que se aseguró su plaza en Doha con la misma marca (la diferencia fue de siete milésimas).

El regreso de Fraser-Pryce tiene más mérito, si cabe, al llegar con 32 años y un embarazo de por medio. Nadie había corrido tan rápido después de dar a luz, ni se había visto en una misma carrera a dos mujeres por debajo de 10.75. Solo otras tres atletas en la historia aparte de ellas han mejorado su último registro: la plusmarquista Florence Griffith-Joyner, Carmelita Jeter y Marion Jones.

Y si hay una candidata a dar relevo a Thompson, de 26 años, y a la más veterana Fraser-Pryce, esa es Briana Williams, tercera en los 'trials' a sus 17. Todavía una adolescente, en Kingston selló su billete a su primer Mundial absoluto con la plusmarca global sub18 (10.94), que la coloca cuarta en el ranking del año. En Doha peleará por las medallas con sus dos compatriotas, la británica Dina Asher-Smith y la otra sensación de la velocidad, la estadounidense Sha'Carri Richardson, dos años mayor que ella, que se fue hasta 10.75 para ganar los campeonatos universitarios de la NCAA a principios de junio. Aunque solo Williams puede presumir de haber ganado el doblete 100-200 en un Mundial sub20, en Tampere en 2018. Ellas son el legado de Bolt en Jamaica.