Gran Premio de Azerbaiyán

El laberinto de Bakú mide el dominio de Mercedes

Lewis Hamilton. /Anton Vaganov (Reuters)
Lewis Hamilton. / Anton Vaganov (Reuters)

Hamilton llega como gran favorito a la primera carrera en terreno europeo de la temporada 2019

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMADRID

Aunque Azerbaiyán no es un país con larga tradición en la Fórmula 1, las calles de Bakú se han convertido en un imprescindible para los aficionados desde que debutara en 2017. Estrecho y peligroso como Mónaco en algunas zonas, las cercanas a la centenaria muralla; ancho y rápido en otras, donde se puede batir el récord de velocidad de la temporada, el trazado azerí ya tiene un sitio fijo en el 'gran circo'. Otro asunto es lo que esconde este gigantesco escenario plantado en un país donde la corrupción y las dudas sobre la legitimidad del gobierno están a la orden del día, por no hablar de políticas como la de pedir la confirmación de pruebas sobre el VIH para extender visados, algo que acaban de eliminar.

Tres carreras disputadas aquí han servido para que todos los pilotos tengan muy en cuenta este circuito a la hora de plantear sus temporadas. Lo sinuoso de su trazado lo convierten en un escenario perfecto para dar la sorpresa. Prueba de ello es el podio de Sergio Pérez aquí en 2018 o, sobre todo, el de Lance Stroll en 2017. El que no quiere que se le escape ni dar margen a la sorpresa es un Lewis Hamilton que, de los pilotos en activo, es uno de los dos que han ganado en Azerbaiyán (el otro es Daniel Ricciardo y no parece posible que vaya a repetir).

El pentacampeón del mundo no sólo ha salido indemne de las tres primeras carreras de la temporada 2019 de Fórmula 1, sino que tiene a su principal rival, Sebastian Vettel, a una cómoda distancia que le puede servir para dar un serio arreón por su sexto título antes del verano. La victoria ya no es un objetivo para el alemán, sino una necesidad acuciante, no sólo por la presión a la que le están sometiendo desde fuera, sino también desde dentro. La rivalidad con Charles Leclerc ha convertido el uso de órdenes de equipo en unos comodines que ya ha usado en las tres citas disputadas, y son muchas las voces que exigen a Vettel más merecimientos para gozar de ellas. Quizá por superstición o simplemente por pura estética, de momento ha empezado su remontada quitándose ese bigote que tantos 'memes' había generado.

«Veo mucho de mí en Charles (Leclerc). Y está haciendo un enorme trabajo ya, con unas expectativas tan altas como las que hay en un equipo grande como Ferrari»

«Veo mucho de mí en Charles (Leclerc). Y está haciendo un enorme trabajo ya, con unas expectativas tan altas como las que hay en un equipo grande como Ferrari» Lewis Hamilton

Irónicamente, Hamilton es uno de los que mejor entiende a Vettel y lo que está ocurriendo en Ferrari. «Creo que Charles (Leclerc) es un poco más joven de lo que era yo, pero cuando eres joven... particularmente, recuerdo que quería llegar a la Fórmula 1 lo antes posible. Cuando llegas ahí, lo que quieres es ganar lo antes posible y vencer al campeón que tienes al lado. Así que sí, es muy muy similar, veo mucho de mí en Charles. Y está haciendo un enorme trabajo ya, con unas expectativas tan altas como las que hay en un equipo grande como Ferrari. Está pilotando muy bien, si sigue haciéndolo así, seguro que ganará», destaca el pentacampeón desde fuera de la Scuderia.

Sainz, a por los puntos sin presión

No está siendo el arranque soñado con McLaren para Carlos Sainz, indiscutiblemente. El madrileño ha tardado tres carreras en acabar una con la escudería británica, pero de momento su casillero sigue marcando un colosal '0' mientras que el de su compañero Lando Norris, novato en Fórmula 1, cuenta con un '8'.

Eso no le ha generado ningún tipo de ansiedad. «Tengo ganas de tener por fin un fin de semana normal, limpio y poder lograr mis primeros puntos con McLaren, pero ansiedad o desesperación no. Igual si estuviéramos hablando de victorias o podios estaría más desesperado por lograr uno, pero no, son puntos, he logrado muchos y es más una cuestión de tiempo y que nos dejen de pasar cosas que cuestión de cambiar cosas ahora», afirmaba el madrileño antes de ponerse manos a la obra.

«Tengo ganas de tener por fin un fin de semana normal, limpio y poder lograr mis primeros puntos con McLaren, pero ansiedad o desesperación no»

«Tengo ganas de tener por fin un fin de semana normal, limpio y poder lograr mis primeros puntos con McLaren, pero ansiedad o desesperación no» Carlos Sainz

Si bien para él es más parecido a Macao que a Mónaco, lo cierto es que Sainz tiene ante sí una oportunidad de oro. Aunque la dificultad del circuito de Bakú es igual para todos, el piloto español se crece en trazados así, como demuestra el 'top 5' que consiguió en 2018 y que le permitió ganarse los elogios unánimes. Si hay una oportunidad para brillar, esa será este fin de semana.