GP de Japón

Dovizioso busca retrasar el título de Márquez en casa de Honda

Marc Márquez escucha a Andrea Dovizioso durante la rueda de prensa de este jueves. /Kimimasa Mayama (Efe)
Marc Márquez escucha a Andrea Dovizioso durante la rueda de prensa de este jueves. / Kimimasa Mayama (Efe)

El español afronta su primera opción de cerrar el campeonato en un circuito en el que el italiano le derrotó en 2017

BORJA GONZÁLEZMOTEGI

«La idea es retrasar el título de Marc a la siguiente carrera. Hace muchas carreras que perdí mis opciones por el campeonato y lo que busco es volver a la senda de la victoria». Andrea Dovizioso repite desde hace algún tiempo un discurso por otra parte lleno de lógica. Y es que nadie duda de que Marc Márquez se va a proclamar por quinta vez campeón del mundo de MotoGP, la tercera consecutiva, en el que será su séptimo título mundialista. Una barbaridad para un piloto que este año ha cumplido los 25. La cuestión es ahora cuándo cerrará este 2018, con la primera bola de campeonato este domingo (a partir de las 7 de la mañana, hora peninsular). El escenario, el circuito de Motegi, donde ya se proclamó campeón en 2014 y 2016, pero donde perdió una apasionante carrera bajo la lluvia ante Dovizioso y su Ducati, precisamente el piloto que puede retrasar el alirón si consigue volver a doblegar al líder de la general.

«El duelo del año pasado puede repetirse perfectamente», apuntó el italiano, que desde la carrera de Brno, justo tras el parón veraniego, ha sumado exactamente los mismos puntos que su rival. «Me impresionó más ver la carrera por televisión que disputarla, por la velocidad que demostramos y por lo que fuimos capaces de hacer. Estoy feliz de estar aquí, puede ser una buena pista para Ducati, aunque está claro que Marc quiere ganar el título. Estaría bien aplazarlo».

De nuevo, el duelo a dos entre la Honda y la Ducati centrará toda la atención en MotoGP, una vez que el tercero que se había metido en esa pelea, Jorge Lorenzo, destaca más por sus dudas físicas que por sus opciones en pista. «En los últimos días no ha mejorado prácticamente la lesión. El dolor se mantenía ahí y las sensaciones eran malas, así que cuando llegué al circuito decidí hacer otro escáner, en Mito, que demuestra que la lesión no ha mejorado y que incluso se ve fracturada por completo», confesó el mallorquín, que se probará este viernes en el primer entrenamiento libre y que incluso tiene más dudas sobre su participación en el gran premio de las que expresó en Tailandia tras el accidente del viernes. «En Tailandia hubiese corrido. No al cien por cien, pero hubiera hecho un buen papel. Aquí es muy complicado».

«Lo intentaré conseguir aquí»

Sin Lorenzo el peso principal recae en los dos primeros de la general, aunque hay más pilotos -y motos- que muestran optimismo ante la cita nipona. Por un lado las Suzuki, que ya hicieron un buen papel en 2017 -cuarto y quinto- y que han mejorado mucho en los últimos fines de semana, con sus dos pilotos, Alex Rins y Andrea Iannone, capacitados para pelear por el podio; y con sentimientos dispares estarán también las Yamaha, la de Maverick Viñales, tercero en Motegi y que prefiere no tener demasiadas esperanzas en este gran premio, pese a sentir ciertas mejorías con su moto, y la de Valentino Rossi, que se muestra mucho menos optimista que su compañero de equipo.

«Lo intentaré conseguir aquí porque es la primera bola de partido y porque tengo ganas de ser campeón»

«Lo intentaré conseguir aquí porque es la primera bola de partido y porque tengo ganas de ser campeón» marc Márquez

«Afrontamos este fin de semana con dudas y esperanzas al mismo nivel», explicó Rossi, que finalizó en Tailandia a un segundo y medio del ganador, Márquez, del que cree que intentará cerrar este Mundial 2018 cuanto antes. «Yo lo haría así; esta es la casa de Honda y ganar aquí sería importante, aunque también es verdad que Dovizioso está muy fuerte y que eso puede hacer que fácilmente veamos aquí otra bonita pelea entre los dos, porque creo que al final serán ellos dos los que se terminarán jugando la carrera».

Más información

«Lo intentaré conseguir aquí porque es la primera bola de partido y porque tengo ganas de ser campeón, como las tenía en la primera carrera, pero no porque sea un circuito más especial o no», explicó el de Cervera en referencia a la presión extra que podría suponer que todo se decida en casa de Honda, con la certeza de que le valdría con terminar por delante de su máximo rival. «Dovizioso sabe, y sabemos todos los que conocemos cómo ha ido el año, que es uno de los circuitos en los que puede atacar y en los que, seguramente, tal y como se está desarrollando el campeonato, de los que tenía marcados en rojo para atacar, porque se adapta mucho a su estilo y a su moto».

Un pensamiento que esta vez tiene más fundamento y menos de tirar balones fuera o de pasar la presión al rival, pero que en cualquier caso vuelve a enmarcar el fin de semana de MotoGP en un duelo entre los dos protagonistas de 2018, o por lo menos de su segunda mitad, en unos días en los que todo girará en si se cierra o no este campeonato, o si hay que esperar una semana más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos