GP de Tailandia

Márquez toma ventaja en Buriram ante una carrera muy abierta

Marc Marquez tras logar la pole en Tailandia./Soe Zeya Tun (Reuters)
Marc Marquez tras logar la pole en Tailandia. / Soe Zeya Tun (Reuters)

El piloto de Cervera sumó su pole número 50 en MotoGP, la quinta de 2018, en un sábado marcado por la retirada del gran premio de Jorge Lorenzo. Todo ante una carrera llena de incógnitas con varios favoritos en la pelea por la victoria y el podio

BORJA GONZÁLEZBurinam (Tailandia)

Faltará Jorge Lorenzo en la carrera de este domingo de MotoGP, la primera que se va a disputar en Tailandia. Y faltará porque el mallorquín estaba llamado a ser uno de los candidatos a la pelea en una categoría que en los últimos meses se ha acostumbrado a vivir duelos a tres, con él como uno de los protagonistas junto a su compañero Andrea Dovizioso y al líder Marc Márquez. La retirada de Lorenzo debería haber dejado, sobre el papel, el asunto como una cosa de dos, aunque la novedad del trazado, con las incógnitas que eso genera, y las altas temperaturas, que afectan a todo, neumáticos, motos y rendimiento de los pilotos, abren la baraja para una prueba en la que se esperan otros invitados. Sobre todo, las dos Yamaha oficiales, sumidas en una profunda depresión y que, como por arte de magia, y sin mediar grandes cambios, han reaparecido, una afirmación realizada con la cautela a la que obliga el rendimiento que han venido demostrando en este año. «Como dije el jueves, habíamos hecho unas pequeñas modificaciones, pero todas pequeñas, y he sentido que la moto iba bien», explicó tras el entrenamiento oficial Valentino Rossi, segundo en la parrilla después de terminar a sólo 11 milésimas de Márquez, el más rápido en Buriram. «Sobre el papel esto no debía marcar una gran diferencia. Muy probablemente la mejora venga por la pista con las gomas de aquí. Hay que ver cómo va mañana, porque la Yamaha es como el Inter de Milán», espetó entre risas en referencia al equipo del que es aficionado. «Los pilotos a batir son Dovizioso y Márquez, que son un poco más rápidos, y después estoy yo y Maverick, porque él tiene exactamente el mismo ritmo que yo, ya sea con neumático nuevo o usado. La lucha por el podio está ahí». Un pronóstico con el que coincidieron todos los protagonistas, aunque el análisis de tiempos podría incluir a otros pilotos como Cal Crutchlow, Danilo Petrucci, o alguna Suzuki.

«Me gustaría que ganara una Yamaha», reconoció Maverick Viñales, cuarto en la parrilla, después de ser cuestionado por si sería el resultado deseable aunque él mismo no fuese el ganador, en una carrera a la que llega más preparado que nunca. «Creo que sería muy importante para la confianza de la fábrica. Por mi parte, se ha encontrado un camino que no se había probado y está funcionando bien. También era importante esta carrera para el año que viene, porque viene bien adelantar faena», concluyó el catalán, en un razonamiento que difunde en público, lo mismo que Rossi, después de las decepciones de este 2018. «A nivel de velocidad sí es posible que tengamos alguna décima de ventaja; dependerá de cuánto se consuman los neumáticos», explicó por su parte Dovizioso sobre él mismo y Márquez. «Hemos intentado hacer el máximo número posible de vueltas para comprenderlo, aunque no está nada claro, y no habiendo corrido nunca aquí estos detalles no los podemos conocer nunca del todo. Que somos un poco más rápidos que el resto es verdad, pero a muchas vueltas no creo que sea demasiada influencia porque si tenemos que pilotar salvando el neumático estas prestaciones no servirán para nada, pero desde luego es mejor estar en nuestra situación». Y es que con esta duda se acostarán todos los pilotos de MotoGP, pensando en cómo funcionará realmente todo mañana, con el calor, con la tensión de carrera, con los neumáticos duros, la opción que tendrán que usar en Tailandia, con el depósito lleno y después de que Moto2 y Moto3 llenen el asfalto de la goma que soltarán sus neumáticos.

«Será una carrera táctica, bastante táctica por el lado de Dovizioso, que es el que sobre el papel tiene más», analizó el autor de la pole, que hizo otra de las suyas: se lió en el tercer libre, un entrenamiento que terminó con una caída y quedando fuera de los diez mejores, lo que le obligó a pasar por la repesca de la Q1. En esta se impuso con cierta facilidad para marcar el hito de lograr una pole viniendo de ese primer oficial. «Las dos Yamaha están ahí, luego faltará por ver qué hacen en la primera parte de carrera que es quizás en lo que ellos tienen más dudas, porque la segunda parte la harán bien. Y Dovi y yo la tenemos que gestionar bien porque en la segunda parte quieras o no aquí sufren bastante». Un Márquez que, de nuevo, valora como crucial terminar en Tailandia encima del podio y que asegura que sólo arriesgará si ve claro que puede ganar. Aunque esto viniendo de Marc Márquez nunca se sabe bien qué puede terminar significando una vez se encuentre dentro de la pista.

Más información

 

Fotos

Vídeos