GP de Catar

Dovizioso bate a Márquez en otro espectáculo de MotoGP

Dovizioso bate a Márquez en otro espectáculo de MotoGP

El italiano gana por 23 milésimas una carrera con los cinco primeros en seis décimas

BORJA GONZÁLEZCircuito de Losail (Catar)

«Ha sido un gran inicio de carrera para nosotros los pilotos y para los aficionados», comentaba sonriente el británico Cal Crutchlow, tercero en Losail, en una prueba igualadísima en la que las cuatro grandes marcas terminaron en el grupo delantero, aunque Yamaha evidenciase que no está todavía para grandes cosas. Y eso que la M1 de Maverick Viñales partía desde la pole, aunque el catalán de nuevo fallase en la salida y no fuese capaz de meterse en el grupo delantero, algo que sorprendentemente (o no tanto viendo su trayectoria) sí que hizo Valentino Rossi, no muy sobrado, pero después de salir decimocuarto y de sufrir a lo largo del fin de semana. El italiano fue uno de los ocho que se mantuvo en gran parte en ese pelotón delantero, en una carrera en la que hasta los que estaban rondando los últimos puestos que dan derecho a los puntos eran capaces de ver a la cabeza a una distancia razonable. El top cinco en seis décimas, los ocho primeros en apenas cinco segundos, los once primeros en menos de diez, los quince en quince. «Losail es raro, y tendremos que esperar a Le Mans, mínimo, porque los dos circuitos que vienen son raros. Hemos visto que todos están a muy buen nivel: seguimos teniendo una buena aceleración y punta, y eso nos ayudará en muchos sitios, aunque creo que aún nos falta algo», explicó por su parte el ganador, Andrea Dovizioso, el más hábil a la hora de interpretar las condiciones de carrera, y el que decidió bajar un punto el ritmo de la prueba con la obsesión de conservar los neumáticos.

«Rezaba antes de la carrera en que hubiese un ritmo lento, y 'Dovi' me lo ha dado. Hoy sólo pilotaba con el neumático trasero», analizó por su parte Marc Márquez, segundo a sólo 23 milésimas del italiano, cuatro milésimas más cerca de lo que finalizó en 2018, en uno de esos finales apretados entre los dos primeros de la general de los dos últimos cursos. «El motor me ha dado la segunda posición, me ha dado ese extra», continuó el campeón del mundo que, pese a sentir cierta inferioridad respecto a su rival, volvió a probarlo en la última curva. «Ha sido una repetición de lo del año pasado, pero creo que tenía más posibilidades el año pasado, con el neumático medio hoy no me sentía tan cómodo frenando. Lo he intentado por intentarlo», reconoció, en un día que terminó con una reclamación desestimada de cuatro marcas (todas menos Yamaha y, obviamente, Ducati), por el uso de un apéndice en la Desmosedici ubicado delante de la rueda trasera que consideraban ilegal. «Había un piloto más rápido que yo y era Dovizioso», concluyó el de Honda, acompañado en el podio por Crutchlow, y con Jorge Lorenzo muy lejos, fuera de tono tras un accidentado fin de semana (aunque terminó la narración de su gran premio con una afirmación rotunda y esperanzadora para el futuro cercano: «Me gusta mucho esta moto»).

En ese pelotón cabecero de ocho pilotos también estuvieron las dos Suzuki, con Alex Rins terminando cuarto, y con un sorprendente Joan Mir, el mejor de los debutantes, la segunda Ducati oficial a los mandos de Danilo Petrucci, mucho menos efectivo que su compañero de equipo en una primera oportunidad perdida de demostrar que está al nivel de una montura oficial, y las dos Yamaha. Viñales naufragó y sufrió durante toda la prueba, muy lejos de la versión que se esperaba de uno de los pilotos más fuertes en la pretemporada; Rossi volvió a sorprender con su capacidad de cambiar la cara los domingos, algo que no ha perdido a sus 40 años. Fue él el que cerró ese grupo de cinco que cruzó la meta en un suspiro, lo que se intuye como una evidencia de que estamos ante uno de los MotoGP de más nivel y de más igualdad de todos los tiempos. Aunque Losail siempre es un trazado raro que engaña en sus conclusiones, algo que también se achaca a Termas de Río Hondo (Argentina) y el Circuito de las Américas (Estados Unidos), los escenarios de los dos próximos grandes premios. «Es un poco como ha dicho Dovizioso, cuando lleguemos a Le Mans y Mugello se podrá ver quienes están y quiénes no, y nosotros lo que tenemos que hacer es mantenernos en este grupo delantero porque eso será buena señal», concluyó Márquez tras su segundo puesto en Catar.

Más información