Correos «demoledores» y «sin literatura» que apoyan la tesis de los peritos judiciales

Vista general de la sede del Banco de España en Madrid./ EFE
Vista general de la sede del Banco de España en Madrid. / EFE

La declaración del inspector del Banco de España más crítico con la situación de Bankia y la fase pericial, claves para el resultado penal

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La parte más decisiva del juicio de Bankia está todavía por llegar. Y este martes será el primer gran plato con el testimonio de un ilustre desconocido en general, aunque de gran peso en parte de la instrucción. Es José Antonio Casaus, jefe del equipo de inspectores que estaba empotrado en la entidad dirigida entonces por Rodrigo Rato.

Él es el principal autor de una serie de correos electrónicos en los meses previos a ese estreno en julio de 2011, calificados por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional como «demoledores» y «sin una solo línea de literatura». Allí se hablaba de un panorama «desolador» en las cuentas del banco, cifras que él y su equipo llegaron a tachar «de mierda», y que como mucho darían «pan para hoy y hambre para mañana».

Esos mensajes, «especialmente contundentes» –insistían los magistrados–, advertían de que la matriz de Bankia, BFA, «no sería viable a medio plazo con un pasivo de 21.000 millones de euros... al que hacer frente básicamente con unas acciones valoradas en 9.000 millones». Es decir, al haberse convertido en el banco 'malo' de Bankia con sus activos tóxicos y rebajarse el precio de sus títulos, debido a lo reducido de su demanda, se había creado al final todo un círculo vicioso.

Rescate a la vista

Casaus y su equipo ya vislumbraban en la primavera de 2011 lo que empezaría a ocurrir un año después, tras la intervención del banco. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) lo rescataría de forma directa o indirecta, al convertir su deuda en nuevas acciones y tener que responder ante tenedores de subordinadas y preferentistas –Bankia, ya en manos del Estado, tuvo que resarcirlos–. «Habremossocializado así las perdidas» y desperdiciado unos «meses/años» por la «cuestionable honradez de sus gestores», se quejaron los inspectores.

Los informes que redactarían años después los también inspectores Antonio Busquets y Víctor Sánchez, los dos peritos judiciales del 'caso Bankia', se basarían en buena medida en esas primeras advertencias. Y aunque las defensas volverán a poner en tela de juicio su papel en la fase pericial una vez acaben las declaraciones de testigos en unas semanas, la Audiencia Nacional ya valoró su trabajo como «contextualizado y no al margen de la realidad económica y legislativa del momento». Ellos ya concluyeron que tanto el folleto de salida a Bolsa como sus balances anuales «contenían información falsa».

Más información