El BCE cree que la posibilidad de recesión es «baja» pero aplaza la subida de tipos

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) , Mario Draghi./Efe
El presidente del Banco Central Europeo (BCE) , Mario Draghi. / Efe

El organismo se alinea con los pronósticos del FMI y la OMC y decide posponer este aumento hasta 2020 e inyectar más liquidez a largo plazo

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Que 2019 ha empezado con mal -o regular- pie en lo relativo a la economía global no es ninguna sorpresa. Sin embargo, los principales organismos internacionales rebajan la previsión de caída para intentar parar las alarmas. Si hace solo unos días el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial del Comercio (OMC) pronosticaban que la desaceleración existiría, pero no de una forma tan intensa como parecía, ahora es el Banco Central Europeo (BCE) quien insiste en que «ni la zona euro ni la economía global están en recesión y la probabilidad de ello sigue siendo relativamente baja».

Así se desprende de las actas de su última reunión de política monetaria publicadas este jueves, en la que decidió posponer la subida de los tipos de interés e inyectar más liquidez a largo plazo. Debido a la falta de acuerdo entre unos miembros del Consejo de Gobierno del BCE y otros sobre hasta cuándo posponer la subida de tipos, consideraron que era más apropiado ir actuando de forma gradual según los datosa los que la economía mundial se vaya enfrentando porque «persiste una elevada incertidumbre».

«Rebote» de la economía

Las actas señalan que los miembros decidieron finalmente prolongar la orientación sobre los tipos de interés hasta «finales de 2019». El BCE decidió en marzo posponer la subida de los tipos de interés hasta 2020 porque prevé un debilitamiento económico, que también evitará que repunte la inflación. Sin embargo, ahora pronostica un rebote de la economía en la segunda mitad del año si mejoran algunos factores de carácter temporal, el comercio externo y se relajan los conflictos comerciales.

La primera subida de los tipos de interés se producirá en la tasa de depósitos, que ahora es negativa y por ello el BCE cobra a los bancos por el exceso de liquidez. El BCE considera que se debe asegurar que la liquidez de las nuevas operaciones «pasa a la economía real».

Más información