La CNMV quiere que los sueldos del Ibex dejen de mirar solo a los resultados inmediatos de las firmas

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella./EFE
El presidente de la CNMV, Sebastián Albella. / EFE

El supervisor recomienda retribuciones «coherentes» con la estrategias sostenibles y a largo plazo, y aconseja que sean asesores externos los que ayuden a incorporar independientes a los consejos de administración

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Las retribuciones millonarias que cobran los directivos de las compañías cotizadas -entre las que se encuentran, sobre todo, las que componen el selectivo Ibex-35- deberían estar más ligadas a los objetivos a largo plazo de las compañías, así como una estrategia de rendimiento sostenible y que también tenga en cuenta la asunción de riesgos. Esa es una de las recomendaciones que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la propuesta de Guía Técnica sobre Comisiones de Nombramientos y Retribuciones, que ha sacado a consulta pública hasta el próximo 20 de diciembre.

En el campo de las remuneraciones, aconseja que la comisión habilitada a tal efecto someta una propuesta de sueldos que sea «clara, precisa, verificable y basada en criterios objetivos». Entre otras recomendaciones incluidas en ese documento, se encuentra la posibilidad de incluir cláusulas que abren la puerta a la posibilidad de que un ejecutivo tenga que devolver a la compañía su retribución total o parcialmente si ese pago «ha estado vinculado a un objetivo que después se demuestra que es falso», aclaran fuentes de la CNMV. Son las llamadas cláusulas 'malus' y 'claw-back', así como límites a las propias indemnizaciones que algunos gerentes reciben.

La Guía de la CNMV también hace referencia a la necesidad de mejorar los procesos de selección de los consejeros que forman parte de una cotizada aconsejando la ayuda de un asesor externo que reclute a los candidatos que sean más idóneos para ese puesto. Por ahora, son pocas las compañías que usan esta figura. Desde el organismo reconocen que «a veces, hay un único asesor externo -o ninguno- que participa y coopera en todos los procesos. Se observa cierta heterogeneidad, habiendo algunas comisiones muy desarrolladas en cuanto a nivel de sofisticación y, otras, menos», indican esas fuentes.

Por otra parte, el documento hace un llamamiento a «extremar la cautela» a la hora de comprobar que un consejero independiente «realmente lo es». Por eso, la CNMV, cuyo presidente es Sebastián Albella, aconseja que se identifique de quién parte la propuesta para incorporar a ese ejecutivo al consejo; que se le exija información «suficiente» sobre potenciales conflictos de interés; que sepa «qué se espera de él»; que se valore «el desempeño y la evaluación» del mismo; así como que la comisión de Nombramientos tenga en cuenta la «necesidad» de realizar una renovación progresiva de este órgano de dirección.

La Guía también se adentra en recomendaciones ligadas a las salidas traumáticas que, en ocasiones, protagonizan la vida de las cotizadas. Por eso, insta a «recabar las razones» del consejero que ha cesado en su puesto, más allá de la que muchas veces es la excusa habitual: 'motivos personales', que después se demuestran que no son ciertos, aclaran en la CNMV. Por eso, recomiendan que la compañía haga públicas las razones de esa salida «en la forma más fiel posible».

 

Fotos

Vídeos