Cristina Díaz: «Esta empresa es una apuesta personal, profesional y sobre todo, familiar»

Cristina Díaz Sánchez, empresaria./Laura Negro
Cristina Díaz Sánchez, empresaria. / Laura Negro

Gerente de Morcillas de Sotillo Pablo Díaz

Laura Negro
LAURA NEGRO

Morcillas de Sotillo Pablo Díaz cuenta con una larga tradición en la fabricación de morcillas. Su historia se remonta a 1992, cuando el emprendedor Pablo Díaz, con visión y pasión, hizo realidad su proyecto empresarial. Con su hija Cristina Díaz, la empresa inicia una nueva etapa en 2017. Sus pilares son la producción de calidad y la receta tradicional adaptada a los nuevos mercados. «Es una apuesta personal, profesional y sobre todo, familiar», ha afirmado esta emprendedora de Sotillo de la Adrada (Ávila). Ella ha dejado atrás su vida en Madrid para relanzar aquel proyecto que un día inició su padre. Un esfuerzo, que asegura que «está mereciendo mucho la pena».

Su cuidado proceso de producción ha llevado a esta empresa a conseguir un producto gourmet, muy equilibrado en sabor, textura y en valor nutricional. «Es una morcilla totalmente artesanal, sin aditivos ni conservantes y apta para celiacos e intolerantes a la lactosa», ha recalcado Díaz, orgullosa de su sello de calidad Plata de Ávila Auténtica y de que, gracias a su tienda online, distribuye sus morcillas por toda la geografía nacional. Ha sido precisamente esa fidelidad a la tradición, la adecuación a las nuevas necesidades del mercado y el hecho de pertenecer a un sector tan estratégico como el agroalimentario, los que han valido a esta empresa para alcanzar el primer galardón de Emprendecyl.