Ginés Clemente afirma que el sector de la aeronáutica atraviesa «algunas turbulencias» con motivo del parón del Boeing 737

Ginés Clemente, consejero delegado de Aciturri. /Ricardo Ordóñez / Ical
Ginés Clemente, consejero delegado de Aciturri. / Ricardo Ordóñez / Ical

El consejero delegado de Aciturri imparte en la Universidad de Burgos una conferencia sobre la evolución de su empresa desde su comienzos hasta la actualidad

N.M.J. / ICALBurgos

El fundador, propietario y consejero delegado de Aciturri, Ginés Clemente, ha afirmado en Burgos que actualmente el sector de la aeronáutica está «atravesando algunas turbulencias», con motivo del parón del Boeing 737 MAX 8 y 9 , después de que más de 40 países suspendieran los vuelos de estos aviones, debido al accidente que tuvo lugar el pasado domingo en Etiopía. Sin embargo, Clemente ha señalado que Boeing «es una gran empresa» y que será capaz de «resolver» los problemas.

En este sentido, el consejero delegado de Aciturri, ha explicado que el sector aeronáutico es un sector que crece al cinco por ciento al año, y que esos «momentos de turbulencias», les dan «visibilidad, posibilidades y trabajo a largo plazo» . Asimismo, ha remarcado que es un sector que «genera y requiere mucho conocimiento», así como «muchos puestos de trabajo y cierto nivel de conocimiento».

Clemente ha sido el encargado hoy de dar una conferencia en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Burgos (UBU), a los alumnos del Máster Universitario de Administración de Empresas (MBA). Durante la misma, ha abordado la evolución que ha sufrido su empresa, Aciturri, desde sus comienzos en 1977 hasta la actualidad, así como las raíces sobre las que se asienta la misma, y las claves que caracterizan sus proyectos.

En declaraciones previas a los medios de comunicación, Clemente ha indicado que su objetivo con esta charla es que los jóvenes «sepan lo que es una empresa», así como «la ilusión que tiene que generar un proyecto empresarial para las personas». En relación a esto, ha destacado «lo ilusionaste» que es el hecho de «poder participar en la creación de puestos de trabajo», y en definitiva «vender y ocular el veneno de ser empresario». Además, ha añadido que buscan «transmitir» a los jóvenes estudiantes que terminan de estudiar, «que contemplen la posibilidad de que un día puedan ser ellos empresarios».

Aciturri ha comenzado su andadura en 1977, y desde entonces ha ido creciendo progresivamente, logrando convertirse en suministrador de primer nivel de los principales cosntructores aeronáuticos, como pueden ser Boeing, Airbus y Embraer. Además, destaca también por ser proveedor de grandes fabricantes de motores aeronáuticos como Safran, Rolls Royce o General Electric.

Actualmente Aciturri emplea directamente a más de 1.500 personas, y cuenta con centros de trabajo en varias zonas de España, como Castilla y León, Madrid, País Vasco, Andalucía, Asturias; e incluso en Portugal. Sin embargo, Clemente ha afirmado que «una empresa nunca llega a ningún sitio», sino que «siempre tiene que estar permanentemente creciendo y creando».

Por último, el fundador y propietario de Aciturri ha querido aconsejar a los futuros empresarios, que «tengan mucha ilusión y ganas», y que además «hagan las cosas bien, con pasión y con corazón», ha concluido.