Huawei apela a la justicia americana para que declare inconstitucional el veto de Trump

Song Liuping, consejero legal jefe de Huawei./AFP
Song Liuping, consejero legal jefe de Huawei. / AFP

La tecnológica china presenta una moción en los tribunales pero asegura que la situación no afectará ni a sus productos actuales ni a su desarrollo

ZIGOR ALDAMAShenzhen

El gobierno de Estados Unidos no tiene ninguna prueba que justifique las medidas que ha tomado contra Huawei. Eso es lo que sostiene Song Liuping, consejero legal jefe de la tecnológica china. Y, por esa razón, Huawei decidió ayer plantar batalla y apelar a los tribunales estadounidenses, con la esperanza de que declaren inconstitucional la Sección 889 del Acta de Autorización de la Defensa Nacional, que impide a la multinacional de Shenzhen operar en territorio americano.

«Los políticos de Estados Unidos están utilizando la fuerza de una nación entera para dañar a una empresa privada. Están utilizando todas las herramientas a su alcance, incluidas las legislativas, administrativas y diplomáticas, para sacarnos del mercado. Esto no es normal. Casi nunca se ha visto en la historia», acusó Song durante una rueda de prensa en el cuartel general de Huawei, a la que acudió este periódico. Echando mano del refranero anglosajón, el consejero legal afirmó que Estados Unidos acusa a su empresa de un crimen en el que «ni se ha encontrado la pistola, ni hay humo de un disparo».

Porque, efectivamente, el presidente Donald Trump no ha hecho pública ninguna de las pruebas que le han llevado a considerar a Huawei una amenaza para la seguridad nacional. «Es solo especulación», apostilló Song. En opinión del directivo, esta es una situación que «atenta contra la libertad de elección de los consumidores y de las empresas americanas». Huawei sostiene que el veto de Trump afectará a «3.000 millones de consumidores que utilizan productos y servicios de Huawei en más de 170 países», y también «a 1.200 compañías americanas. Es más, la tecnológica china advierte de que se están amenazando decenas de miles de puestos de trabajo en Estados Unidos.

No obstante, preguntado por la prensa internacional, Vicent Pang, vicepresidente sénior de Huawei, aseguró que tanto los productos ya en el mercado como los planes de desarrollo futuro de la empresa no se verán afectados. «En previsión de una situación extrema como esta, hemos diseñado un plan de contención que asegura la cadena de suministros». La empresa ya había revelado que había hecho acopio de componentes para el próximo año, y que también ha estado desarrollando su propio sistema operativo, llamado Hongmeng, para hacer frente a esta eventualidad, pero Pang fue más allá y aseguró, aunque sin dar detalles, que su programa de contingencia «es a largo plazo».

En cualquier caso, Song señaló que la situación que vive Huawei sienta un precedente peligroso. «Hoy es Huawei, pero mañana podría ser otra industria, otra empresa, y otros consumidores. El sistema judicial es nuestra última línea de defensa, y confiamos en la independencia y en la integridad de los tribunales americanos. Esperamos que los errores cometidos puedan ser corregidos por los jueces», aseguró.

Finalmente, ambos directivos apuntalaron la idea de que Huawei no es una amenaza para la seguridad sino todo lo contrario. «Asegurar la seguridad de Internet es nuestra mayor prioridad, pero Estados Unidos está utilizando este asunto como excusa para lograr el apoyo del público a sus acciones diseñadas para lograr otros objetivos. Las acciones contra Huawei solo proporcionarán una falsa sensación de seguridad», sentenció Song.

Más información