Abanca comunica a Liberbank que quiere lanzarle una OPA

Cajero automático en una oficina de Liberbank. /R. C.
Cajero automático en una oficina de Liberbank. / R. C.

Ofrece 0,56 euros por título y que puedan seguir las fundaciones de las cajas, tras haber negociado ya con una parte de sus accionistas

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

A los rumores de OPA sobre Liberbank le ha seguido la confirmación, por escrito, de que Abanca quiere hacerse con esa entidad financiera. El grupo que integra el negocio bancario de la antigua Novacaixagalicia informó ayer a la corporación que aglutina las antiguas cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura que tiene un «firme interés» en «promover» esta operación de la que, entiende, sería «muy beneficiosa» para ambas partes.

La misiva, dirigida al consejo de administración de Liberbank y remitida en un hecho relevante a la CNMV, especifica las condiciones de esa OPA en la que Abanca tiene un «serio interés». Ofrece 0,56 euros por cada título de Liberbank. Este importe supondría una prima cercana al 20% con respecto al cierre que registraron ayer las acciones de la entidad. Cerraron a 0,47 euros, tras dispararse un 20%. La revalorización llegó después de que la cotización de Liberbank se mantuviera suspendida tras las informaciones que anunciaban la operación.

Plantea pagar en efectivo hasta un máximo del 75% del capital de Liberbank, aunque ofrece la posibilidad a sus accionistas de esta entidad de canjear su participación por acciones de Abanca. En este caso, el porcentaje de capital de Liberbank susceptible de canje oscilaría entre el 25% y el 45%. El grupo aclara que esta fórmula permitiría que todos los accionistas de Liberbank «pudieran recibir el precio de la oferta íntegramente en efectivo y, simultáneamente, que sus accionistas históricos», como las fundaciones de las cajas, «permanezcan en el capital con representación en los órganos de gobierno de Abanca».

La entidad presidida por Juan Carlos Escotet considera que la OPA representa una «gran oportunidad que pondría en valor a Liberbank». Además se compromete a fomentar la obra social en territorios donde la entidad tiene arraigo: zona norte, Extremadura y Castilla La Mancha.

Por ahora, Abanca solo se ha puesto en contacto con «los principales accionistas» privados de Liberbank, entre los que se encuentran el fondo Oceanwood, Fernando Masaveu o Norges Bank, a los que les ha planteado la operación. Y da un plazo de una semana para que la entidad cuyo consejero delegado es Manuel Menéndez, dé acceso a la información para estudiar la compañía.

Unicaja, a la espera

La carta a Liberbank llegó después de que el banco quisiera templar los ánimos del mercado porque se encuentra en plenas negociaciones con Unicaja –sus títulos cayeron ayer más de un 4% ante todos estos acontecimientos– para fusionarse. La firma afirmaba ayer por la mañana que no había recibido «ninguna oferta concreta» y que seguía su plan de integrarse con la firma de origen malagueño. Fue a mediados de diciembre cuando ambas entidades comunicaron oficialmente a la CNMV el inicio de las conversaciones para explorar una fusión entre ambos grupos, que ahora se ve amenazada por el movimiento de Abanca.