El Ibex-35 cae con una presión de la Banca mitigada por las eléctricas

Sede de la Bolsa en Madrid. /Javier Lizón (Efe)
Sede de la Bolsa en Madrid. / Javier Lizón (Efe)

El euro llegó a caer contra el dólar hasta poner en peligro la cota de 1,12 unidades

CRISTINA VALLEJOMadrid

El Ibex-35 arrancó la sesión con dudas, aunque con ciertas ganas de conquistar, por fin, los 9.300 puntos. Pero se respiraba cierta tensión: los inversores estaban a la espera de que el Banco Central Europeo comunicara su decisión de política monetaria y de que su presidente, Mario Draghi, explicara el escenario económico con el que trabaja. 

A las dos menos cuarto se supo que el Banco Central Europeo mantenía el precio del dinero y que planea dejarlo en niveles mínimos históricos durante todo el año, cuando el mercado tenía descontando que podría haber una subida de tipos después del verano. Además, trascendió que en septiembre la institución retomará las subastas de liquidez para la banca y que durarán hasta marzo de 2021. 

La primera reacción del Ibex-35 a las noticias procedentes del BCE fue alcista. De niveles en el entorno de los 9.320 puntos saltó hasta los 9.360 puntos. En ese entorno estuvo desde poco antes de las dos de la tarde hasta pasadas las dos y media, es decir, hasta los primeros compases del discurso de Mario Draghi. A partir de poco antes de las tres de la tarde el índice perdió terreno, para entrar a continuación en números rojos. Al cierre, el selectivo español se dejaba un 0,5%, para dar un último cambio en los 9.249,9 puntos. 

El PSI-20 de Lisboa fue el peor del día, con un recorte del 1,09%. El Ftse Mib de Milán, por su parte, se dejó un 0,74%. El Dax alemán, mientras, bajó un 0,6%, y el Ftse 100 británico, un 0,53%. El mejor del día fue el Cac 40 francés, que perdió un 0,39%.  

Jeremy Gatto, de Unigestion, explica que la sorpresa real no residió en las medidas anunciadas, sino en el 'timing': se esperaba que el BCE lanzara una nueva ronda de liquidez para la banca, pero no que la anunciara ya, sino más adelante, quizás en la reunión del mes que viene. Este cambio, afirma Gatto, puede explicarse por el enfriamiento de la macro, que está siendo muy rápido: «En Europa, si la desaceleración continúa a este ritmo durante dos meses, podemos ver al área entrar en una recesión». Y, por eso, este experto advierte sobre la situación de los Bolsas: «Creemos que parte de la recuperación en los mercados de acciones a la que hemos asistido desde principios de año no obedece a los fundamentales subyacentes, que continúan deteriorándose y decepcionando, sino por los factores técnicos que pueden fácilmente darse la vuelta y también por el reciente giro de los bancos centrales a una posición más 'dovish'. Notamos, sin embargo, que lo último está empezando a estar justamente puesto en precio en los mercados». 

Ana Stupnytska, economista global de Fidelity Internacional, comentaba: «Claramente, el Consejo de Gobierno (del BCE) manifiesta que la trayectoria de la economía desde la anterior reunión no ha estado a la altura de las previsiones, y pospone los planes de normalización de las políticas hasta después de la terminación del mandato de Draghi». Por ello, a juicio de esta economista, «las medidas de hoy del BCE están totalmente justificadas por el telón macro de fondo». 

Efectivamente, el BCE ha revisado a la baja sus expectativas de crecimiento para la zona euro para este año desde el 1,7% hasta el 1,1%, en línea con la revisión realizada por la OCDE ayer. También ha revisado a la baja la previsión de inflación para este año desde el 1,6% hasta el 1,2%. 

Como señala Tim Courtney, de Exencial Wealth Advisors en declaraciones a Bloomberg, el BCE dio una nueva indicación de que los miedos a un crecimiento lento se están confirmando. 

La banca, la más afectada

El sector más afectado por estas noticias fue el bancario, con el Sabadell retrocediendo un 7,25%, convertido en el peor del día. A continuación se colocaron Bankia y CaixaBank, que perdieron un 5,33% y un 3,86%, respectivamente. También el Santander, Bankinter y BBVA se situaron entre los quince peores valores de la jornada, al perder un 3,51%, un 3,05% y un 2,85%, por ese orden.

En el Eurostoxx 50, además de los españoles, otros bancos también se colocaron entre los peores. Así, el farolillo rojo del Eurostoxx 50 fue Société Générale, que perdió un 4,32%. BNP Paribas, mientras, retrocedió un 3,38%. ING e Intesa SanPaolo también se colocaron entre los diez peores, con pérdidas de un 2,60% y de un 2,22%, respectivamente. 

Sentó mal a las entidades financieras que no vayan a subir los tipos de interés tampoco este año, de acuerdo con las previsiones del BCE, y ello supone que sus márgenes continúen muy presionados, al igual que su capacidad de generación de beneficios. Y no compensó el anuncio de las inyecciones de liquidez. De hecho, según apuntó Johannes Müller, de DWS, que las subastas de liquidez sean aún necesarias diez años después del estallido de la crisis financiera muestra que el sector bancario está aún lejos de haberse normalizado. 

Pero también hubo un sector favorecido, el de las 'utilities', al que benefician unos bajos tipos de interés. Así, el valor más rentable del día fue Iberdrola, que se anotó un 3,52%, mientras que Endesa se apuntó un 3,29%. Naturgy y Enagás avanzaron alrededor de un 2,8%, mientras que Red Eléctrica sumó un 2,64%. 

Consecuencias en los bonos y en la deuda

Además de consecuencias en las Bolsas, también las vimos en los bonos. El interés del título alemán a diez años cayó del 0,10% hasta el 0,06%, su nivel más bajo desde finales de 2016. El rendimiento del título español a ese mismo plazo retrocedió desde el 1,10% hasta el 1,04%. El de su comparable italiano, desde el 2,58% hasta el 2,48%.

La prima de riesgo de España se estrechó un poco más respecto a los últimos días, para colocarse en los 97 puntos básicos. 

En el mercado de divisas, la reunión ordinaria de política monetaria del Banco Central Europeo provocó una fuerte depreciación para el euro: la moneda comunitaria, al cierre de la sesión europea, cedía un 0,9%, para colocarse al filo de la pérdida del nivel de 1,12 unidades. Se colocó en su nivel más bajo en veinte meses. 

Wall Street y materias primas

Los descensos no fueron exclusivos de las Bolsas europeas. También los índices de Wall Street se movían a la baja. Pasadas las seis de la tarde, el Dow Jones retrocedía un 0,87%, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq bajaban alrededor de un 0,7%. En el Dow Jones, únicamente tres valores se salvaban de los recortes: Verizon, Exxon y Merck. 

Y si a la baja se movía la Bolsa de Nueva York, también caía el interés de los títulos americanos a diez años, desde el 2,70% hasta el 2,65%. 

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, subía por cuarta jornada consecutiva, hasta rebasar los 66 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, ganaba un 0,62%, hasta los 56,57 dólares. 

El precio del oro se mantenía plano en los 1.285 dólares la onza.