El Ibex-35 recupera los 9.400 por primera vez desde mayo

Sede de la Bolsa de Madrid. /Efe
Sede de la Bolsa de Madrid. / Efe

La rentabilidad del bono alemán a diez años se colocó en el -0,40%, igualando el tipo de depósito que aplica el Banco Central Europeo

CRISTINA VALLEJO

Tras las fuertes subidas de la sesión de este miércoles, los índices bursátiles se mostraron algo más débiles en la sesión de este jueves. Quizás a los inversores les ha dado un poco de vértigo pensar que los índices europeos se encuentran en máximos anuales. Por ejemplo, el gran paneuropeo Stoxx 600 Europe, que también está en sus niveles más altos desde mayo del año pasado.

A los inversores también les pesó que Wall Street cerrara hoy por la festividad del Día de la Independencia. Y ello, la víspera de la publicación del informe oficial de empleo americano correspondiente al mes de julio y que puede tener la capacidad de alterar la decisión de la Reserva Federal norteamericana sobre los tipos de interés en la reunión que mantendrá el próximo 31 de julio. El mercado pone en precio una bajada del precio del dinero. 

El Ibex-35 estuvo durante toda la sesión oscilando alrededor de los 9.370 puntos, lo que suponía un recorte de alrededor de un 0,30% respecto al cierre de la sesión anterior. En la última hora y media de negociación, el selectivo recuperó posiciones hasta borrar las pérdidas. Dio un último cambio en los 9.401 puntos, lo que supone un mínimo ascenso del 0,07%. El selectivo español no veía los 9.400 puntos desde principios del mes de mayo. El índice acumula ya cinco sesiones consecutivas de ganancias. 

El único índice del Viejo Continente que cerró en rojo fue el Ftse 100 británico, que se dejó un 0,08%. El Cac 40 francés terminó el día prácticamente plano y el Dax alemán se anotó apenas un 0,11%. Los mejores fueron el PSI-20 de Lisboa, que subió un 0,56%, y el Ftse Mib de Milán, que ganó casi un punto porcentual.

Apoyo de los bancos

Al selectivo español le ayudó que IAG encabezara los avances con una revalorización del 3,76%. Pero, sobre todo, que varias entidades financieras se colocaran entre los mejores valores del día. Por ejemplo, CaixaBank, que se anotó un 3,22%. Sabadell se apuntó un 2,09%; Bankinter, un 1,56%; BBVA, un 1,19%; y Santander, un 0,90%. 

Además, otros grandes valores acompañaron los ascensos: Telefónica sumó un 1,48% e Inditex, un 0,78%. 

Pero el selectivo español tuvo a las utilities en su contra. Así, Enagás fue el peor valor del día, con un descenso del 4,30%. A continuación se colocó Naturgy, que retrocedió un 3,37%. Ello, por temores a una regulación más adversa en la retribución del gas. Aunque estos miedos terminaron afectando al sector eléctrico en su conjunto. Red Eléctrica perdió un 1,69% y, algo más lejos, se situaron Iberdrola (-0,75%) y Endesa (-0,68%). En su conjunto, este tipo de compañías sufrió una corrección después del rally registrado a lomos de las caídas de los intereses de los bonos, algo que históricamente les ha favorecido.

Corrección en los bonos

En el mercado de deuda, en la jornada de hoy, se corrigió en parte la fuerte caída de los intereses que propició la elección de Christine Lagarde como próxima presidenta del Banco Central Europeo, además del fin del procedimiento por déficit excesivo a Italia sin ninguna sanción. Así, la rentabilidad del bono italiano a diez años subió desde el 1,58% hasta el 1,67%; mientras que la de su comparable español pasó del 0,21% al 0,24%. 

En cambio, el rendimiento del bono alemán a diez años continuó a la baja y marcó un nuevo mínimo histórico en el -0,40%, el nivel al que se encuentra ahora mismo la tasa de depósito del Banco Central Europeo, es decir, lo que el BCE cobra a las entidades financieras por dejar su exceso de liquidez depositado en el Eurobanco. Quizás el mercado, con ello, descuenta que en la próxima reunión Mario Draghi podría recortar aún más este tipo. También a la baja se movía el interés del bono francés: retrocedía del -0,10% al -0,13%. 

De todas maneras, de acuerdo con datos de Bloomberg, el 25% del total de la deuda global cotiza a tipos negativos, un récord de 13,4 billones de dólares. El 85% de la curva soberana alemana, el 75% de la francesa y el 55% de la española rinden a tipos negativos. 

En el mercado de divisas, el tipo de cambio entre el euro y el dólar se mantenía prácticamente sin cambios en el entorno de 1,1285 unidades. En el mercado de materias primas, caída del precio de la onza de oro: al cierre de la sesión europea se dejaba un 0,25%, hasta los 1.415 dólares. El barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 0,6%, hasta los 63,43 dólares.