Ribera insta a actuar «con diligencia» para retomar la subida del diésel

Teresa Ribera./Efe
Teresa Ribera. / Efe

La ministra de Transición Ecológica alega que «no hay justificación ambiental» para que el gasóleo siga bonificado frente a la gasolina

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

A pesar de que el Gobierno no pudo sacar adelante los Presupuestos del Estado, que incluían una subida del precio del diésel para equipararlo con el de la gasolina, la ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, ha puntualizado que tanto si es ella como si es otra persona el titular de su departamento «se pondrá a trabajar con la mayor diligencia» para poner en marcha esta medida en la legislatura que ya ha echado a andar.

Ribera quiere retomar cuanto antes esta iniciativa, que suponía un incremento de 3,8 céntimos de euro por litro para el gasóleo, en un camino que le llevaría a medio plazo a igualar su coste de venta al público con el de la gasolina. La ministra considera que «no hay justificación ambiental que explique por qué hay una diferencia tan grande» en el tratamiento fiscal de ambos tipos de carburantes. El margen que existe ahora entre esos productos se encuentra en los 11 céntimos de euro, según el último Boletín de Productos Petrolíferos de la UE, que registra un coste del diésel de 1,260 euros y de 1,357 euros para la gasolina.

La titular de las políticas energéticas y medioambientales del Ejecutivo ha sido una de las principales defensoras de este tipo de políticas en los meses de la pasada legislatura cuando se negociaban las cuentas públicas de 2019 que finalmente fueron tumbadas en el Congreso. Ahora recuerda que España «no puede perder de nuevo este tren» de la sostenibilidad y no puede dar «señales equivocadas a inversores y consumidores». «Nos tiene que resultar fácil y natural hacer lo que le conviene al conjunto de la sociedad», ha indicado en una entrevista en RNE.

Ribera ha recordado que los informes de organismos como la Comisión Europea o la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) «son muy claros» en cuanto al hecho de que «España está muy por debajo de la media en cuanto a fiscalidad medioambiental». Por ello ha instado a hacer «un repaso» de todas esas políticas, y no solo de lo relativo a los combustibles, que llevarían a gravar la contaminación en diferentes sectores.

La propuesta de elevar restar exenciones y beneficios fiscales al diésel necesitaría en cualquier caso la validación del Congreso donde el PSOE tendría que volver a negociar con el resto de partidos unas cuentas públicas para poder aplicarla, al no disponer de mayoría absoluta.

En la entrevista, Ribera también ha recordado la «necesidad» que tiene el sector de la automoción en España -cuenta con 17 grandes fábricas y genera un 10% del PIB- de transformarse para producir la nueva generación de modelos eléctricos que están por venir. «Hay que acompañar a esa industria», ha insistido la ministra, quien a la vez ha recordado al sector que «está cayendo la demanda de coches de combustión» y que hasta el 85% de las unidades que salen de las plantas españolas van destinadas a la exportación a otros países.

Por otra parte, la ministra ha asegurado que tomaba al presidente de Repsol, Antonio Brufau, por «un hombre moderno que entendía los tiempos y los desafíos de una empresa energética que tiene por delante unos cuantos interrogantes importantes» y ha subrayado que negar la realidad del proceso de cambio económico y social en materia de medio ambiente «no es inteligente». De este modo, ha respondido a la intervención del directivo en la junta de la petrolera el pasado viernes cuando pidió cautela ante el «ambicioso liderazgo» que el Gobierno quiere asumir para frenar las emisiones contaminantes porque podría perjudicar a la industria del país.