Sabadell no descarta una fusión con Bankia pero a largo plazo

El presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu./EFE
El presidente del Banco de Sabadell, Josep Oliu. / EFE

«Aún no está encima de la mesa», ha apuntado Oliu quien también augura una consolidación de su filial británica cuando la estabilicen a tres años vista

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROAlicante

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, no ha cerrado la puerta a que la entidad acometa una integración con Bankia, aunque el ejecutivo ha especificado numerosos 'peros' a esta posible operación que, por ahora, ha descartado. «Todo lo que está debajo de la mesa puede plantearse cuando se ponga encima de ella», ha explicado durante un encuentro público previo a la junta de accionistas que el grupo celebrará este jueves en Alicante, donde se ubica su sede social desde la crisis independentista de octubre de 2017.

Sin embargo, Oliu ha apuntado que esta posibilidad «no está ahora encima de la mesa» y que solo la tendrían en cuenta si en el futuro así se planteara, una opción que descarta a medio plazo. En estos momentos, Bankia se encuentra en manos del Estado, donde el FROB tiene un 61% de su capital, aunque el Gobierno tiene de plazo hasta finales de 2021 para llevar a cabo la privatización del grupo que acometió en 2012 con una inyección de dinero que, en su totalidad, ha superado los 22.000 millones de euros. El mercado ha apuntado en algunas ocasiones hacia una integración de ambas entidades.

El presidente del Sabadell se ha mostrado en ese mismo sentido con cualquier otra posibilidad de integración con otras entidades, a pesar del entorno de bajos tipos de interés que podría inducir al sector a materializar consolidaciones. Esa posibilidad «no forma parte de nuestro proyecto de desarrollo actual», ha anticipado Oilu, quien ha indicado que la entidad trabaja ahora mismo en el desarrollo de sus dos grandes proyectos internacionales, el de TSB en Reino Unido y el de México.

En el caso de su filial británica, Oliu ha reconocido el «escollo» que ha supuesto la gestión de los problemas derivados de esta entidad, sobre todo los de la migración tecnológica, para Banco Sabadell. Por ello, ha apostado por conseguir mejorar su rentabilidad en los próximos tres años. Cuando consiga esa cuota «adecuada», ha indicado, entonces TSB será «un candidato a protagonizar consolidaciones» porque solo entonces es «cuando tendrá valor». De esta forma, ha abierto la puerta a integrar esa filial con otra corporación del mercado británico en el que trabaja.

El presidente del Sabadell ha reconocido el impacto que la política del BCE tiene sobre la banca, en general, y su entidad en particular, tras los anuncios de la institución de que no elevará los tipos de interés a corto plazo en 2019. Sabadell calcula que si no suben este año, no sufrirá ningún daño, mientras que si no lo hace en 2020 sufrirá «un poquito» y solo en 2021 ya tendría un impacto de hasta 100 millones de euros, como máximo.