El absentismo se dispara un 13,4%, cuatro veces más que la ocupación

El absentismo se dispara un 13,4%, cuatro veces más que la ocupación

El perfil más habitual es el de una mujer, de 31 a 50 años, con una antigüedad en la empresa inferior a 3 años, según un informe de Asepeyo

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Durante 2018 se tramitaron de media 403.485 bajas laborales cada mes, la mayor cifra desde 2009, cuando se registraron más de 430.000 casos al mes, aunque todavía se está lejos de los niveles precrisis (en 2008 se comunicaban más de 450.000), según los datos que se extraen del 'Obervatorio Nacional del Absentismo' presentado este miércoles por Asepeyo. Supone además un incremento del 13,4% respecto a 2017, lo que implica que el absentismo creció cuatro veces más que los trabajadores protegidos por la Seguridad Social, que aumentaron un 2,9%.

Se trata del quinto año consecutivo que repuntan las bajas laborales, en línea con el periodo de recuperación económica, algo que suele ser sintomático, según resaltan los expertos: el absentismo crece en los momentos de bonanza y se reduce durante la época de crisis. Y así ha sucedido en España, donde las bajas tocaron mínimos de la última década en 2013, con poco más de 250.000 al mes, tras cinco ejercicios a la baja.

Durante todo el año pasado se acumularon un total de 186,9 millones de días de baja, lo que equivaldría a la jornada anual de 104.000 trabajadores. El perfil más habitual de una persona que solicita una baja es el de una mujer, de 31 a 50 años, con una antigüedad en la empresa inferior a 3 años, que cae enferma a inicio de semana pero con una duración corta, según se desprende del estudio.

Una duración media de 38,6 días

El subdirector de Asepeyo, Jorge Vilanova, explicó durante la presentación que los procesos de baja son más acusados entre las mujeres (54% frente al 46% de los hombres) debido a que se incluyen los derivados de la conciliación familiar, una cuestión que «sigue recayendo sobre ellas». Una de las grandes preocupaciones de la mutua es la duración de las bajas, ya que -pese a que la media está en 38,6 días- casi siete de cada diez duran menos de 15 días, lo que supone que ese coste lo soporten las empresas y que sea «muy difícil» establecer procesos de control y seguimiento. Además, el número de bajas se acumula en el inicio de la semana, ya que el 28% de ellas se producen los lunes y el 20%, los martes.

Las patologías más habituales son las de la columna, que aglutinan el 15,41% del total, seguido -aunque de lejos- por las psiquiátricas (8,7%). Una de cada dos bajas se concentra en los tramos de 31 a 50 años y, de igual manera, más de la mitad se producen en trabajadores que llevan menos de tres años en sus empresas.