La Navidad comienza con huelga en el tren

Unas azafatas ofrecen periódicos y comida a los pasajeros del tren Alvia. /José Ramón Ladra
Unas azafatas ofrecen periódicos y comida a los pasajeros del tren Alvia. / José Ramón Ladra

Este viernes próximo coinciden paros en Renfe, ADIF y los controladores ferroviarios, aunque también entre los vigilantes del aeropuerto de Barajas

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Cuenta atrás para el comienzo formal de las vacaciones navideñas, que se ve amenazado por una huelga en el transporte por tren que podría convertir en un caos las salidas previstas para el viernes próximo. Y es que el día 21, además del inicio del dispositivo especial de la Dirección General de Tráfico (DGT) -hasta el 8 de enero se prevén más de ocho millones de desplazamientos por las carreteras españolas-, habrá paros en Renfe, ADIF –la sociedad pública que gestiona la red de vías y las estaciones– y el colectivo de controladores ferroviarios.

En el caso de Madrid, además, la situación será especialmente compleja al coincidir también con la huelga que los vigilantes de seguridad del aeropuerto de Barajas comienzan ese día y pretenden extender hasta el 8 de enero. No son los que controlan los accesos a la zona de embarque y los escáneres de seguridad, que en agosto de 2017 provocaron el caos en el aeródromo barcelonés de El Prat, pero sí tendrán un impacto aún por determinar al afectar a los filtros de acceso de los empleados –además de la vigilancia exterior del recinto–, que podrían llegar tarde por ello a sus puestos.

No obstante, el sindicato Alternativa Sindical amenaza con extender las movilizaciones también a los filtros de pasajeros, e incluso a otros aeropuertos donde la concesionaria sea la empresa de seguridad Eulen, a la que acusan de incumplir tanto el convenio colectivo como los acuerdos sectoriales suscritos el año pasado con la mediación de los Ministerios de Fomento y de Trabajo. También en el transporte aéreo los sindicatos de tripulantes de cabina de Ryanair estudiaban otra huelga -sería la cuarta este año- para Navidad, aunque probablemente aplacen la medida. Asimismo, en Madrid habrá paros de los maquinistas del Metro toda esta semana.

Volviendo al tren, en ADIF y Renfe habrá otra huelga el 7 de enero -el sindicato convocante CC OO, al que se ha unido CGT, reclama un incremento considerable de plantilla, más allá de la reposición de bajas y jubilaciones-, en pleno regreso de las vacaciones navideñas, mientras los controladores ferroviarios volverán a parar el 28 de diciembre. Los interventores ya lo hicieron el viernes y no descartan repetir las dos próximas semanas. Aquí los servicios mínimos en AVE y Cercanías llegaron al 78%, pero aún así se tuvieron que suspender 154 trenes, la mitad de ellos en servicios de alta velocidad.