Luz verde al nuevo convenio de productores y distribuidores de vino y bebidas alcohólicas

Interior de una bodega en Gumiel del Mercado. /Alberto Migueza
Interior de una bodega en Gumiel del Mercado. / Alberto Migueza

La patronal y los sindicatos firman un documento de nueva creación que viene a ampliar el ámbito de actuación del antiguo convenio de almacenistas

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La provincia de Burgos cuenta desde esta semana con un nuevo convenio, vinculado a la Industria Elaboradora, Almacenistas y Distribuidores de Vinos, Licores y otras bebidas Espirituosas. Un convenio que la patronal y los sindicatos acaban de firmar tras varios meses de negociaciones sobre las cláusulas concretas de un texto de nueva creación.

Hasta ahora, el único convenio que regulaba el sector estaba circunscrito exclusivamente a los almacenistas. Así, y a la vista de la importancia del sector del vino y los licores en una provincia con dos denominaciones de origen, la patronal y los sindicatos decidieron tiempo atrás redactar un nuevo documento que permitiera ampliar el ámbito de actuación, incorporando al convenio a otros profesionales del sector, como los propios bodegueros o los distribuidores.

Este nuevo convenio nace, eso sí, con algunos meses de retraso. Inicialmente se confió en tenerlo redactado y firmado para finales del año pasado, pero la complejidad del texto ha retrasado su aprobación definitiva hasta esta misma semana.

Sea como fuere, el convenio se establece con un periodo de aplicación de cuatro años a contar desde 2018. El texto plantea mejoras salariales del 1,8% en 2019, del 1,9% en 2020 y del 2% en 2021. A mayores, las empresas adscritas al anterior convenio también aplicarán un incremento salarial con efectos retroactivos del 1,7 en 2018. Asimismo, se realizará una revisión cada uno de los años al I.P.C. real con efectos retroactivos.

El convenio también incluye una reducción de la jornada anual de 8 horas en en 2019 y otras 8 en 2020, así como un aumento de dos a tres días del permiso por fallecimiento de progenitor y de dos a cinco días por fallecimiento de cónyuge o hijo. Asimismo, el documebnto también contempla la posibilidad de acumular la lactancia en días completos y obliga a las empresas de más de 50 trabajadores a tener un plan de igualdad específico.