Colau insiste en un acuerdo con ERC y PSC pero no cierra la puerta a la oferta de Valls

El alcaldable de Barcelona Manuel Valls./EFE
El alcaldable de Barcelona Manuel Valls. / EFE

«Me ha sorprendido la oferta de Manuel Valls», ha afirmado la alcaldesa en funciones

CRISTIAN REINOBarcelona

La alcaldesa en funciones de Barcelona, Ada Colau, sigue sin soltar prenda. En la noche electoral, compareció casi derrotada y sin ánimo de dar la batalla por la reelección. Pero al día siguiente, empezó a cambiar de registro. La dirigente de los Comunes se ha mostrado esta mañana partidaria de tejer un pacto a tres entre Esquerra, Comunes y el PSC, pero no ha cerrado ninguna puerta. En una entrevista en TV-3, no ha dado por hecho que el alcalde vaya a ser Ernest Maragall. El hermano pequeño del alcalde socialista de Barcelona olímpica aseguró ayer que Colau ya habría aceptado que él será el próximo alcalde, pero la edil barcelonesa lo ha negado y ha reprochado al republicano que ponga en boca de otros frases que no han dicho.

Tampoco ha descartado la posibilidad de sellar un acuerdo con los socialistas y luego presentarse el día de la investidura y a ver qué pasa. En ese escenario, Manuel Valls ya ha dicho que apoyaría a la exactivista de la PAH. Al respecto, Colau ha dicho dos cosas esta mañana. «Me ha sorprendido la oferta de Manuel Valls», ha asegurado. Y también ha apuntado que no tiene previsto hablar con el exprimer ministro francés. A Valls y Artadi (JxCat) les he trasladado en el marco de una «relación cordial» que «solo tendré conversaciones con las fuerzas de izquierdas». Pero ha eludido responder si aceptaría los votos de Valls en una sesión de investidura. «En Barcelona en Comú hay un acuerdo unánime para sellar pactos progresistas«, ha apuntado. »No estoy recibiendo presiones para evitar un alcalde independentista«, ha rematado. «No permitiré que Barcelona se supedite al independentismo o al antiindependentismo, ni a los intereses de partido», ha avisado.

En el fondo, podría configurarse un pacto a la andaluza, en el que los Comunes solo pactan con el PSC, y Valls lo hace desde fuera con los socialistas. En cualquier caso, su línea argumental gira en torno a la ida de que «la mayoría de barceloneses ha votado progresismo« y el pacto a explorar es el tripartito de izquierdas. «Eso de que ese pacto es imposible no me lo creo», ha señalado. Pero tanto Esquerra como los socialistas se rechazan mutuamente. Maragall ha abierto conversaciones en paralelo con Colau y Artadi. Su propósito sería alcanzar una alianza a tres, pero comunes y postconvergentes se vetan mutuamente. Colau propone añadir a los socialistas y excluir a JxCat, pero Maragall y los socialistas se rechazan.

Valls ha reiterado esta mañana en Onda Cero su oferta a Colau. Ofrece sus seis escaños sin condiciones. Ciudadanos trató ayer de desautorizarle pero él ha reivindicado su autonomía. «Arrimadas tiene mucho carácter pero sabe que yo también lo tengo sobre mi independencia», ha asegurado. Aun así, no cree que las discrepancias acaben en ruptura con Cs.

Mientras, el líder del PSC, Jaume Collboni, ha alabado la «generosidad» y «responsabilidad» de Manuel Valls por ofrecer sus votos a la alcaldesa. «La pelota está en el tejado de Colau», ha dicho. Colau tiene que elegir si mantiene el poder o si abre una profunda crisis en su partido.

Collboni: «La pelota está en el tejado de Colau y tiene que decidir»

El alcaldable del PSC por Barcelona, Jaume Collboni, ha instado a la alcaldesa y líder de los comunes, Ada Colau, a aclarar si quiere un gobierno «pro independencia» con ERC o si prefiere uno «pro Barcelona» con él: «La pelota está en el tejado de Colau y tiene que decidir», ha subrayado.

En declaraciones a Telecinco, Collboni ha defendido que la articulación de un gobierno que ponga la ciudad «por encima de todo» es «más factible que nunca» después de que Manuel Valls, el candidato a quien respalda Ciudadanos, se haya ofrecido a facilitar la investidura de Colau -en alianza con el PSC- sin pedir nada a cambio.

«Fue un gesto de responsabilidad y generosidad, y es de justicia y razonable agradecerlo», ha recalcado Collboni, que ha pedido a Colau que se posicione de forma «nítida» sobre esta posibilidad.

Para el socialista, un gobierno entre los comunes y los socialistas sería el que mejor representaría la voluntad que manifestaron los barceloneses en las urnas, donde el 26M votaron mayoritariamente a favor de opciones «progresistas» y no independentistas.

«Los resultados electorales del domingo indican que el 60 % de los barceloneses no votaron independentismo. De hecho, han bajado de 18 a 15 sobre 41», ha resuelto.