El 'Ibizagate' acaba con el Gobierno austriaco

Sebastian Kurz durante el voto de la moción de censura./EFE
Sebastian Kurz durante el voto de la moción de censura. / EFE

El canciller Kurz pierde la moción de censura tras haber sido el claro vencedor de las elecciones europeas en el país alpino

JUAN CARLOS BARRENACorresponsal. Berlín

El canciller federal austríaco, el conservador Sebastian Kurz, fue derrocado este lunes mediante una moción de censura parlamentaria, presentada por la oposición socialdemócrata (SPOE) y secundada por sus antiguos socios de gobierno, el ultraderechista Partido Liberal Austriaco (FPOE). Ironía de la vida, la caída de Kurz con el voto favorable de 110 de los 183 diputados que conforman el hemiciclo se produce después de que su formación, el Partido Popular Austriaco (OEVP), registrara el domingo un rotundo triunfo en las elecciones europeas, en las que superó en casi doce puntos al SPOE y 19 al FPOE.

La derrota parlamentaria de Kurz -tan solo 71 parlamentarios se opusieron a destituirle, 61 del OEVP y 10 del opositor partido liberal Neos- se produce diez días después de que el escándalo en torno a la llamada 'Causa Ibiza' o 'Ibizagate' reventara la coalición de conservadores y ultranacionalistas y obligara a dimitir al entonces vicecanciller federal y presidente de la formación populista, Hans Christian Strache. El detonante fue la publicación de un vídeo grabado en verano de 2017 con cámara oculta en una finca de la isla balear en el que Strache prometía a una presunta oligarca rusa jugosos contratos de Estado y el control de influyentes medios alpinos si ayudaba a financiar la campaña electoral de su partido para las legislativas en otoño de aquel año.

LA CLAVE

Un adiós breve.
Los sondeos indican que el ya exmandatario y el OEVP serán los más votados en los comicios de septiembre

En el debate previo a la votación parlamentaria, el joven canciller federal austriaco, de solo 32 años, dejó claro que la ruptura de la alianza con los populistas era la única opción posible a la vista del escándalo protagonizado por el ya expresidente del FPOE, a quien los medios acusaron de vender a su país y los principios de la república a una potencia extranjera para alcanzar poder.

Kurz afirmó estar orgulloso y satisfecho del trabajo realizado por su gabinete en los 18 meses de coalición de conservadores y populistas y subrayó que la publicación de la grabación comprometedora ha producido inevitablemente daños a los propios ultranacionalistas y a la imagen de Austria en el extranjero y conducido «al final de la buena colaboración» entre las dos formaciones de derechas. Igualmente criticó a los socialdemócratas por presentar la moción para derrocar a todo el Ejecutivo, poco días después de que las carteras del FPOE fueran asumidas por un equipo de expertos, funcionarios eméritos y técnicos del Estado, sin compromiso político.

Futuros socios potenciales

Y con la vista puesta en sus antiguos socios de gobierno, Kurz afirmó no entender «las ansias de venganza de algunos» que no tiene como prioridad el bien del Estado. Ante su inminente pérdida del poder, el joven líder conservador aseguró que colaborará en la medida de lo necesario con el nuevo Ejecutivo provisional que debe nombrar ahora el presidente de la república, Alexander van der Bellen, y que deberá gobernar hasta la celebración de las elecciones anticipadas previstas para el próximo mes de septiembre.

«Me he esforzado al máximo. En septiembre será el pueblo el que tenga la palabra. Hasta entonces la responsabilidad recae en el Parlamento. Y estoy convencido de que harán lo necesario», dijo Kurz al despedirse. Un adiós que todos los analistas dan por breve, ya que los sondeos demoscópicos indican que Kurz y el OEVP serán los más votados en los comicios a celebrar al final del verano. Tras conseguir más de un 35% de votos en las europeas, hay quien augura que los conservadores conseguirán con su joven líder superar el 40% de votos en las próximas legislativas.

Hasta entonces puede esperarse que Kurz haga campaña acusando a socialdemócratas y populistas de desestabilizar el país tras forzar el fin de un exitoso Ejecutivo. Y si las cosas salen a su gusto, es posible que pueda permitirse el lujo a comienzos del próximo otoño de ahorrarse cortejar al SPOE o al FPOE para formar un nuevo gobierno de coalición. A sus socios potenciales e ideales ya les hizo este lunes los primeros guiños. Durante el debate parlamentario, Kurz agradeció a los liberales de Neos su apoyo político y el rechazo declarado a la moción de censura. «No siempre hemos tenido opiniones coincidentes, pero Neos ha sido la única formación capaz de transmitirme propuestas e iniciativas para la fase de transición» previa a los comicios.

Strache consigue un escaño en la Eurocámara

El escándalo 'Ibizagate' le obligó a dejar el Gobierno de Austria y provocó un terremoto en la política nacional. Todos los ministros de su partido, el ultra FPOE, fueron expulsados de la coalición con el OEVP, se convocaron elecciones anticipadas... Pero el ex vicecanciller Hans Christian Strache ha obtenido una recompensa en medio de esta marejada. El domingo, y a pesar de ir el número 42 en las listas del FPOE, consiguió un escaño en el Parlamento Europeo al reunir suficientes «votos preferenciales», un sistema que en países como Austria permite priorizar a unos candidatos sobre otros. Aunque el partido sólo obtuvo tres diputados, Strache recibió más de 33.000 de esos votos preferenciales que le permiten adelantar puestos en la lista y tener derecho a un asiento. Ni el político ultra ni su partido han hecho público aún si recogerá el acta de diputado.