Bush apadrinó a un niño filipino

Una carta de Timothy (derecha) y la respuesta del expresidente./
Una carta de Timothy (derecha) y la respuesta del expresidente.

El expresidente mantuvo en secreto la tutela, que se ha conocido tras su muerte

R.C.

Hasta después de su muerte, el pasado 30 de noviembre, nunca se ha hecho público que George H. W. Bush apadrinó a un niño filipino a través de la organización Compassion Internacional. Durante años, el menor, llamado Timothy, mantuvo correspondencia por carta con el 41 presidente de Estados Unidos, que firmaba con el seudónimo de George Walker y nunca le reveló su verdadera identidad. Aunque sí le dio algunas pistas, como cuando envió a su ahijado una foto de su perra, a la que presentó con estas palabras: «Esta es 'Millie'. Ha conocido a un montón de gente famosa». O cuando, siendo presidente, su hijo George W., le escribió:«Pasaremos las navidades este año con mi hijo en su casa. ¡Ah, él vive en una gran casa blanca!».

Bush comenzó su apadrinamiento en las navidades de 2000, cuando los asistentes a un concierto fueron requeridos en el descanso de la función para sumarse a esta causa solidaria. El ya expresidente levantó la mano sin dudarlo y gritó, para sorpresa general: «¡Yo quiero!». A lo largo del fluido intercambio epistolar que acompañó a su aportación económica, Bush se esforzó por buscar temas que interesaran al joven y haciéndole ver que era para él un ser querido. Cuando el muchacho le reveló que le atraía el arte, se encargó de hacerle llegar material de pintura. Y cuando la salud del exmandatario comenzó a declinar, se encargó de transferir la responsablidad a Angie Lathrop, asistenta ejecutiva del expresidente de la ONG, Wess Stafford. En 2010, ambos mantuvieron un encuentro en Filipinas con Timothy, a quien revelaron la identidad de su benefactor. «Se quedó atónito», revelan ahora.