Este es Oskar Arngården, el cura sueco adicto al CrossFit que arrasa en Instagram

Este es Oskar Arngården, el cura sueco adicto al CrossFit que arrasa en Instagram

Arngården, cuyo físico recuerda al del actor Chris Hemsworth, cuelga vídeos de sus exigentes rutinas de ejercicios en los que exhibe sus músculos tatuados

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Los curas no sólo reciben la llamada de Dios. En el caso de Oskar Arngården, un pastor luterano sueco de 35 años, también se convirtió al CrossFit, del que se ha convertido en un auténtico devoto. Más que eso. Los vídeos de sus intensos ejercicios de entrenamiento colgados en su cuenta de Instagram se han hecho virales. Tanto por su intensidad como por su protagonista al que muchos de sus seguidores no dudan en compararlo por su parecido físico con el actor Chris Hemsworth, que recrea para la gran pantalla al mismísimo Thor, el dios del trueno para los vikingos.

El nombre de su cuenta de la red social @crossfitpriest (sacerdote del crossfit en castellano) ya es toda una declaración de intenciones, según publica El Correo. Entre las imágenes de Arngården oficiando bodas y posando con su alzacuellos en su parroquia aparecen los espectaculares fotos y vídeos de sus entrenamientos en el gimnasio. Y es ahí donde sus seguidores alucinan con la pasión incansable y la destreza con la que realiza los distintos ejercicios.

Desde burpees, lunges o push press pasando por las pesas rusas y las exigentes sentadillas con un balón medicinal. El pastor rubio y de ojos azules más cachas y atractivo de Suecia se atreve con todo. Después de ver sus numerosos vídeos y fotografías en las que exhibe sus músculos tatuados mientras practica las distintas rutinas, no resulta extraño que Arngården se defina en su perfil de Instagram como «Sacerdote en la Iglesia de Suecia con una gran pasión por el entrenamiento».

El caso es que dar a conocer su afición por esta práctica deportiva, nacida en los años 90 para poner en forma a los militares, le ha hecho muy popular tanto en su país como fuera de él. Es más, seguro que le ha aportado más de un feligrés extra, ya que Arngården aprovecha también para lanzar algún que otro sermón como la necesidad de perdonar y de dar las gracias. Cualquiera le lleva la contraria.

.