Sahlework Zewde: la reina solitaria de África

La recién nombrada presidenta de Etiopía, Sahle-Work Zewde.-/Reuters
La recién nombrada presidenta de Etiopía, Sahle-Work Zewde.- / Reuters

Diplomática de carrera, se ha convertido en la primera presidenta de la historia de Etiopía, la única mujer que ocupa dicho cargo en todo el contiente

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSOMadrid

Desde este jueves, Etiopía ya puede presumir de haber tenido más presidentas de Gobierno que España, Francia y Estados Unidos juntos. También de ser la única nación africana en la que una mujer ocupa actualmente en dicho cargo. El parlamento de la nación del segundo país más poblado del continente -solo Nigeria cuenta con más habitantes- ha designado por unanimidad a Sahlework Zewde para sustituir a Mulatu Teshome, que ocupaba dicho puesto desde 2013. Aunque trata de un cargo principalmente honorífico porque el poder ejecutivo seguirá en manos del primer ministro Abiy Ahmed Ali, ya se ha convertido en todo un símbolo a nivel mundial.

Un símbolo porque en Etiopía la tasa de morbilidad para las mujeres, es decir, la posibilidad de enfermar, se encuentra en el 75% frente al 25% de los hombres, según datos de Unicef. El principal motivo es que en ellas recae todo el trabajo agrícola, de sol a sol, además del doméstico. Todo esto desde temprana edad: el 40% de niñas etíopes se casan antes de cumplir los 18 y cerca del 20% lo hacen antes de los 15.

No fue el caso de esta reina solitaria de África, que pudo marcharse al extranjero a estudiar Ciencias Naturales en la Universidad de Montpellier (Francia), donde aprendió a manejar con perfección el inglés y el francés.

Diplomática de carrera, hasta ahora trabajaba como representante especial en la Unión Africana bajo las órdenes del secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Ella comenzó su carrera como responsable de Relaciones Públicas en el Ministerio de Educación etíope. También ha sido embajadora ante Senegal, Malí, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Gambia, Yibuti y Guinea. En 2002 fue destinada a Francia como embajadora ante la UNESCO y desde 2006 y hasta 2009 ejerció como jefa de la Oficina de Naciones Unidas ante la UA con rango de secretaria general adjunta.

Un puesto al que Zewde renunció a principios de esta semana con el fin de allanar el camino para su elección como presidenta de Etiopía. Le había llegado el momento de abandonar un cargo seguro y bien remunerado para ocupar su lugar en la historia.

«Necesitamos convertirnos en una sociedad que rechace la opresión de las mujeres», fueron las primeras palabras de la presidenta ante el Parlamento etíope tras jurar el cargo.

«En una sociedad patriarcal como la nuestra, un líder femenino no sólo establece el estándar para el futuro, sino también las mujeres normales, las decisivas en la vida pública», escribía en Twitter Fistum Astega, jefe de la oficina del primer ministro.

El componente étnico

Aunque en Europa se vea este movimiento como un avance en los derechos de la mujer, hay que comprender que el nombramiento de Zewde también responde a un intento de equilibrar la composición étnica del gobierno. El actual primer ministro, Abiy Ahmed, pertenece a la etnia Oromo, al igual que Mulatu y el ministro de Asuntos Exteriores, Workneh Gebeyehu, mientras que Shalework es de la etnia Amhara.

La primera presidenta de África

Zewde no es la primera presidenta del continente. Ellen Johnson-Sirleaf, nadida en Monrovia, Liberia, en el año 1938, se convirtió en la mujer en presidir su país después de ganar las elecciones presidenciales del año 2005. «Su lucha no violenta por la seguridad de las mujeres y los derechos de las mujeres a la plena participación en los trabajos de construcción de la paz» le valieron un premio Nobel de la Paz que recibió junto a Tawakkul Karman y Leymah Gbowee.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos