Bolsonaro es operado de las secuelas por el atentado sufrido

Imagen de un vídeo difundido por Bolsonaro tras su operación. /AFP
Imagen de un vídeo difundido por Bolsonaro tras su operación. / AFP

Los médicos han reconstruido el intestino y retirado la bolsa de colostomía al presidente de Brasil tras nueve horas de intervención

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

La operación a la que fue sometido este lunes el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, en el Hospital Israelita Albert Einstein de Sao Paulo, finalizó «con éxito», según informó la asesoría de prensa de la Presidencia tras nueve horas de una intervención quirúrgica que estaba previsto que durara entre tres y cuatro horas, tal y como habían anticipado los médicos.

Bolsonaro fue operado para la reconstrucción del tránsito intestinal y la retirada de la bolsa de colostomía. Eran las secuelas que arrastraba desde que fue apuñalado el pasado 6 de setiembre cuando hacía campaña para las elecciones en Minas Gerais. Estuvo hospitalizado varias semanas a raíz de la perforación de los intestinos y en ese período ya fue intervenido dos veces.

El jefe del equipo de cirujanos, doctor Antonio Luiz Macedo, había asegurado la víspera de la operación que ésta duraría entre tres y cuatro horas y que era menos arriesgada que la que debieron realizarle el 12 de setiembre, cuando el líder ultraderechista sufrió una severa peritonitis a causa del atentado.

No obstante, hoy, a medida que pasaban las horas y no había noticias sobre el resultado de la práctica, la preocupación comenzó a crecer. El vicepresidente, general Hamilton Mourao, pidió rezar por el éxito de la operación y «por la plena recuperación de nuestro guerrero, el presidente». Antes de que finalizara, su hijo Eduardo Bolsonaro, aseguró que «todo iba bien» y que luego de la intervención su padre estaría «en observación» por algún tiempo.

Por su parte, el general Augusto Heleno, jefe de Gabinete de Seguridad Institucional y único ministro que acompañó a la familia en el sanatorio, aseguró al diario 'Folha de Sao Paulo' que todo se desarrollaba de forma satisfactoria pero que el proceso era «delicado».

La cirugía comenzó a las 6:30 hora local, según reportó la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia, y finalizó en torno a las 15:30 horas. La oficina se limitó a informar de que la práctica había finalizado «con éxito» y que se esperaban detalles por parte del equipo médico.

En condiciones

Bolsonaro había sido internado el domingo en el Hospital Israelita para realizar los estudios previos a la intervención programada. Los médicos dijeron luego que el paciente estaba en condiciones de ser operado. No había ocurrido eso en diciembre, cuando la misma intervención se postergó. En aquel momento, previo a su investidura el 1 de enero, los expertos consideraron que no estaba listo para que se le retirara la bolsa de colostomía.

La víspera de la intervención, Bolsonaro, sentado en la camilla y con la bata celeste, repasó los primeros días de su Gobierno. Se refirió sobre todo a su presencia en el Foro de Davos, una visita que consideró un éxito, y a la más triste, al contemplar en helicóptero el municipio de Brumadinho, en Minas Gerias, donde el viernes colapsó una barrera de contención del dique de residuos mineros que provocó al menos 60 muertos y 292 desaparecidos.

 

Fotos

Vídeos