Cristina cede protagonismo para terminar con Macri

Mauricio Macri. /Efe
Mauricio Macri. / Efe

Sorprende a Argentina al proponer una lista para las presidenciales en la que sería número dos de un antiguo jefe de Gabinete más moderado

MARCELA VALENTEBuenos Aires (Argentina)

De manera totalmente inesperada la expresidenta Cristina Fernández lanzó este sábado un anuncio que sacudió el escenario político electoral argentino. La exmandataria favorita en los sondeos, que no se había lanzado a la carrera presidencial de octubre, reveló que le pidió a su exjefe de Gabinete Alberto Fernández, que sea el candidato, con ella como postulante a la vicepresidencia.

Mediante un video, Cristina declaró que «la ambición personal tiene que estar subordinada al interés general» y remarcó que la realidad económica actual es «muy dramática y difícil de revertir». Consciente de que su figura concentra amores y odios, confió en que su exjefe de Gabinete puede «convocar a los más amplios sectores sociales y políticos no sólo para ganar una elección sino para gobernar».

Sus seguidores destacaron el anuncio como un gesto de grandeza. Si la fórmula Fernández Fernández es la más votada, ella sería vicepresidenta y presidenta del Senado.

Alberto reveló que la expresidenta le propuso el desafío el miércoles. Le dijo que el país «no necesita a alguien que divida como yo sino a alguien que sume como vos (tú)», contó el flamante precandidato. Fernández fue jefe de Gabinete del esposo y antecesor de Cristina, Néstor Kirchner, y también durante el primer gobierno de ella hasta que renunció con críticas a la gestión. Durante algún tiempo formó parte del peronismo «no kirchnerista» pero volvió junto a Cristina.

Según adelantó la expresidenta, la nueva fórmula se someterá a las primarias de agosto. Pero ya dos precandidatos del espacio anunciaron que abandonan la competencia.

El movimiento, totalmente sorpresivo, desorientó al gobierno de Mauricio Macri que va por su reelección. Macri viene perdiendo apoyos debido a la grave crisis económica y sus aliados le reclaman que ceda su candidatura en favor de otro referente de la coalición menos desgastado y con más oportunidades. El problema es que si el presidente declina pelear por su reelección corre el riesgo de quedar debilitado para terminar su mandato y entregar el gobierno en diciembre.

«Volver al pasado sería autodestruirnos», reaccionó Macri al conocer la novedad, y reiteró que a pesar de las enormes dificultades económicas su gobierno está en el «rumbo correcto».

La decisión de Fernández -anunciada a través de un video en redes sociales en el que se la escucha explicando las razones que la impulsaron- fue bien recibida por dirigentes de su espacio y también por otros peronistas, incluso gobernadores del partido más cercanos al peronismo identificado como 'Alternativa Federal'. Éste sector se considera opositor a Macri pero es crítico con el llamado 'kirchnerismo'. Ahora varios de estos dirigentes celebraron la promoción de Fernández.

La voz más esperada era la de Sergio Massa, otro exjefe de Gabinete de Cristina que armó el Frente Renovador para oponerse a ella y durante algún tiempo contó con Alberto Fernández en sus filas. Massa manifestó «respeto por Alberto» y sostuvo que la decisión muestra «comprensión de que el escenario de la grieta (política entre Cristina y Macri) lastima a la Argentina». «El enorme desafío que tenemos es el de construir una nueva mayoría y ganarle al gobierno», disparó Massa, todavía sin definir si se alinea con Alberto o se va con Alternativa Federal.

Antes del anuncio diversas encuestas mostraban a Cristina primera y a Macri segundo, con mayor o menor cercanía. En segunda vuelta ella ganaba. Tercero se ubicaba Massa. La nueva decisión cambia el juego. Ahora Cristina no será candidata presidencial y todos los demás contendientes deberán volver a analizar el tablero para resolver su jugada.