Nicolás Maduro será candidato a la presidencia... de España

El presidente venezolano Nicolás Maduro durante su participación en el acto de cierre de la Asamblea Internacional de los Pueblos en Caracas (Venezuela)./EFE
El presidente venezolano Nicolás Maduro durante su participación en el acto de cierre de la Asamblea Internacional de los Pueblos en Caracas (Venezuela). / EFE

El sucesor de Chávez anunció ayer que, como es nieto de español, solicitará su pasaporte europeo para presentarse con el lema «¡Fuera corruptos!»

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

La izquierda española ya tiene a quien votar. Nicolás Maduro, el sucesor de Hugo Chávez, y actual mandatario «usurpador» de Venezuela, parece buscar un refugio sin abandonar el cargo, aunque sí esté dispuesto a mudarse de país. Ayer, en un discurso frente a 400 personas en el principal teatro de Caracas, Maduro anunció que se presentará a las elecciones presidenciales españolas. «Estoy pensando en postularme a las elecciones en España», dijo con la entonación habitual. «¡Para darle una revolcada a toda la clase política, a toda la élite corrupta de España! Y decir: ¡Fuera corruptos! ¡Fuera bandidos! Lo estoy pensando». En este punto despertó la sonrisa entre algunos de los asistentes, entre ellos la vicepresidente Delcy Rodríguez, pero también los aplausos.

La «habitual extravagancia con la que imita a su papá galáctico», como la califica el analista de comunicación Óscar Lucién, prosiguió con la ambigüedad del discurso que encierra un entrelineado que sólo saben leer aquellos a los que va dirigido, y que algunas veces parece chiste y otras, tragedia. «Dado que mi abuelo, Pablo Antonio Moro, es descendiente de españoles, hijo de españoles, yo tengo derecho a el pasaporte y la identidad españoles. Puedo ser candidato en España. El 28 de abril. Le he dicho a la vicepresidencia que tramite los documentos para firmar mi inscripción como candidato».

Además, aseguró que obtendrá mayoría absoluta: «Gano con más del 50% de los votos, tengan la seguridad. Porque el pueblo de España quiere un gran cambio. Y quiere gente valiente, honesta, al frente del Gobierno». Antes, para defenderse de la actual actuación del presidente «encargado» Juan Guaidó, se aferró a las palabras del ministro Borrell, que afirmó que el gobierno de Pedro Sánchez es contrario a una actuación regional en Venezuela. «Yo sé que el pueblo de España está en contra del intervencionismo en política internacional. El pueblo de España acompaña a Venezuela en su lucha por la dignidad, lo sé. El pueblo de España admira la lucha de la revolución bolivariana». Ya entonces, entre aplausos y vítores, se lanzó a candidato presidencial de España. Una comicidad televisiva tan graciosa como verlo bailar salsa mientras las fuerzas de represión de su gobierno cargan contra la ayuda internacional.