El turismo cubano vive de los cruceros

Un autobús turístico atraviesa la zona del Malecón de La Habana./EFE
Un autobús turístico atraviesa la zona del Malecón de La Habana. / EFE

La previsión de alcanzar los cinco millones de visitantes pincha por las sanciones decretadas por la Administración de Donald Trump

MILAGROS L. DE GUEREÑOCorresponsal. La Habana

A diario un enorme crucero atraca en el puerto de La Habana. Sus pasajeros descienden del hotel flotante del todo incluido para incursionar por las adyacentes calles de la ciudad vieja y descubrir un remozado pasado colonial salpicado de restaurantes y tiendas o llegar en autobús turístico a la plaza de la Revolución, el Capitolio y recorrer en unas horas lugares destacados de la capital de los cubanos.

Son parte de los 4.750.000 turistas que el Ministerio de Turismo de Cuba (MINTUR) registró hasta el pasado día 18. No se cumplieron los cinco millones previstos, pero las autoridades del sector, en cuyo potencial como motor de la economía se enfocan los esfuerzos del Gobierno de Miguel Díaz-Canel, celebran los datos porque las llegadas representan un 1,3 % de aumento respecto al año anterior, logrado sobre todo gracias a los cruceristas.

Su presencia eleva las estadísticas, pero no llena hoteles. Y, ante las medidas restrictivas adoptadas por la Administración de Donald Trump, también han sido afectados los cuentapropistas (trabajadores por cuenta propia) que invirtieron para preparar habitaciones de alquiler ante la que se prometía como «avalancha de gringos» tras el deshielo propiciado por Barack Obama y Raúl Castro. Según el MINTUR, el alquiler de habitaciones en casas particulares ha descendido un 44 %.

El primer país emisor sigue siendo Canadá, de donde para el día 31 llegarán 1.100.000 turistas. Lo sigue Estados Unidos, con 605.416 visitantes, la mayoría llegados en cruceros. Este sector ha experimentado un crecimiento del 48%, con el atraque a la isla de al menos una embarcación cada jornada.

En cambio, los vuelos han sufrido un descenso de pasajeros del 6%, aunque mantienen su presencia diaria en la capital y las principales capitales isleñas. Ésta es la vía utilizada por la mayoría de los 585.600 cubanos residentes en el exterior -representan el 13 % del total de visitantes al año-. De ellos más de 400.000 proceden de EE UU. Si a esas cifras se suma la de ciudadanos de otras nacionalidades residentes en territorio norteamericano el total asciende a 1.600.000 personas.

Campaña en Europa

José Reynaldo Daniel Alonso, director general de Desarrollo e Inversiones del MINTUR, indicó que desde Europa son Francia, Alemania, España, Reino Unido e Italia los mayores emisores, aunque han decrecido entre un 10 y un 15 %. Para remontar el bache, estas naciones del Viejo Continente serán objeto de una campaña comercial en el año que comienza ahora.

Un mercado prospero es el de Rusia, que implantó un récord del 30% de rusos disfrutando de vacaciones en la mayor de las Antillas. También un 26% de mexicanos, un 16 % de brasileños y un 10% de chinos y colombianos.

Por su parte, según el ministro de Economía, Alejandro Gil, la economía cubana creció solo el 1,2%, aunque considera que «ante las condiciones actuales es un resultado meritorio a pesar de no alcanzar el 2% planificado».

Los sectores en alza son el transporte y las comunicaciones (5,7%), la industria manufacturera (3,7%), el comercio (2%); la cultura y el deporte (2,3%) y la salud pública (1,3%). Decaen la industria azucarera y el turismo -fundamentalmente por los impactos de fenómenos meteorológicos-, así como agricultura, construcción y minas y canteras. «En términos generales dentro de la economía no alcanzamos el crecimiento planificado, pero no se decrece», explicó el ministro, quien informó de que «se produjo un incumplimiento del programa inversionista pues se estima que se cumpla en un 85% de lo planificado para este año», manifestó Gil.

 

Fotos

Vídeos